Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
1 diciembre 2013 7 01 /12 /diciembre /2013 14:31

Un valle de lágrimas rodea nuestras escuelas. Baja calidad, deserción, repitencia, desigualdad: el diagnóstico parece unánime, indudable. ¿Pero acaso esta dimensión del declive escolar no ensombrece otras facetas, quizás logros fugaces pero intensos que llevan a que los chicos y los maestros concurran y vuelvan a encontrarse en el aula, experimentando juntos la construcción de saberes, el asombro ante cada revelación, la comprensión de los problemas del compañero? Mientras el aula atraviesa un eclipse multicausal, la vitalidad de las interacciones entre maestros y estudiantes puede aún alumbrar alegrías y generar, a la manera como lo concibe la especialista en educación Silvia Duschatzky, inquietudes movilizadoras, lecciones locales pero que pueden enseñarnos la valentía de poner el cuerpo y el valor de imaginar e interrogar colectivamente.

Defender la educación pública, ¿acaso ya es algo que se convirtió en una consigna vacía?


Me interesa la escuela pública por sobre la consigna. Tal vez podríamos pensar que todo enunciado vuelto consigna se vacía o pierde potencia. No obstante, quisiera dar alguna vuelta en torno de la palabra defensa. La defensa es la reacción a un ataque o por lo menos a un peligro en ciernes. ¿Está en peligro la escuela? Diría que no.

¿Está en riesgo, entonces, la educación tal como fue concebida en el pasado?


A todas luces el peligro aconteció. “Los chicos no vienen como antes”: esta frase remanida, común en las escuelas en los últimos años, sintetiza la sensación de que las actuales presencias de chicos y niñas o jóvenes ya no nos evocan esos cuerpos moldeables imaginados en el pasado. Podríamos enumerar los signos que muestran la alteración palpable de los escenarios institucionales, alteración que también puede notarse en el cuerpo docente, especialmente en el cuerpo de los docentes agobiados, desorientados, cansados. Pero esta alteración no oculta ni empaña la sorpresa que alcanzamos cuando asistimos a invenciones poderosas que ocurren en muchas escuelas y prácticas educativas. Si algo sostiene a la escuela a lo largo de su historia es la capacidad de reunir, de juntar aun en la desunión y las múltiples derivas. Y en esta coyuntura, entonces, se trata de preguntarnos si queremos pensar la escuela en relación a su mito fundacional o si no sería más pertinente pensar sus cambios, su devenir inconcluso.

¿Cómo, entonces, hoy podemos pensar la escuela?


La escuela es hoy un hervidero de cosas que no sabemos pensar y por eso rápidamente las arropamos de interpretaciones y clasificaciones. “Add” (síndrome de déficit atencional) se dice cada vez que un pibe se presenta disperso. ¿Acaso esa dispersión de atención no expresa en ocasiones las marcas de una época sobre nuestros cuerpos? La pregunta podría ser ¿nos incomoda la “incapacidad” de que los chicos fijen la atención en un punto o no saber qué hacer con una atención que opera de otro modo? Decir desatención es no advertir que hay una atención en otro lado. Entonces, ¿qué nos incomoda? ¿Que los chicos no presten atención a nuestros requerimientos o que su atención flotante interpela nuestra desatención?

¿Pero la educación pública puede atender esas incomodidades?


La educación pública no es un hecho congelado. No se expresa meramente en la masividad, ni en la gratuidad ni en la caprichosa voluntad de sostener su tradición. La escuela efectúa su carácter público cada vez que suelta sus viejas imágenes de lo que debería ocurrir y se afirma y actúa desde su capacidad de generar experiencias que afecten sensiblemente a sus habitantes. La escuela será pública si aprovecha su circunstancia de albergar vidas y hace la experiencia de poner a prueba lo común de esas vidas.

¿El aula es un espacio caduco, a partir de Internet?


El carácter caduco de un objeto, una idea, un discurso no está dado en contraposición a la ventaja de la novedad. ¿Está caduco el libro; es caduco el cine, el teatro? Creo que la caducidad se presenta cuando algo se ha agotado. Cuando no activa imaginaciones ni ya es capaz de generar problema alguno. Algo caduca cuando pierde toda sensibilidad de conectarse con lo que está vivo, con lo que podría crecer. Entro a un aula y veo a los chicos conectados a sus netbooks: este mero dato no me dice nada. Aun llenos de actualización tecnológica podríamos asistir a un tiempo en el que nada pasa, en el que nada movilizante ni desafiante entre ellos acontece, pero también todo lo contrario. Si hubiera alguna caducidad, la encontramos en los modos reiterados y automatizados de hablar, de enseñar y pensar las cosas.

¿Qué sería lo opuesto a esa actitud caduca?


Lo opuesto a lo caduco no es la novedad sino la actitud problematizante. Pensar qué formas de agrupamiento podemos darnos para investigar juntos. En el aula, fuera del aula, en los pasillos, en la puerta de la escuela, en la calle, en el barrio. No es el espacio, es lo que nos pasa mientras compartimos un tiempo. El punto es: ¿qué queremos compartir con los pibes? ¿Qué problema podría crear una zona común entre las generaciones? ¿Qué pregunta, qué pasión me toma como maestra? El despliegue de inquietudes no se responde consumiendo compulsivamente capacitaciones ni aplicando prescripciones aggiornadas, sino investigando y probando posibilidades.

¿Qué puede hacer, que no ha hecho, la escuela pública para profundizar, darle densidad a la cultura democrática?


Hacer la experiencia de una vida democrática implica sobre todo una sensibilidad proclive a interesarse por lo que hay, abandonando el desencanto. Tomarse en serio a los pibes no supone proclamar sus derechos sino interrogar y experimentar con ellos, construir y buscar con ellos. La democracia no es sólo un asunto de derechos jurídicos. Se trata del problema de las posibles formas de vida que se deben abrir como posibilidades y potencias en vez de clausurar. Se trata de liberar fuerzas imaginativas que se sustraigan de políticas que nos aplanan en todos los planos vitales; económicos, sociales, simbólicos, afectivos, sexuales, también escolares. Se trata de inventar modos que amplíen nuestro poder de decidir y actuar en el medio de las tensiones en las que estamos. La democracia no pide declamaciones sobre ella sino expresarse en prácticas abiertas de hacer lo común. La escuela aloja distintas vidas. Queda aprovechar ese escenario multitudinario para hacerlo experiencia compartida. ¿Y qué compartimos? ¿Un espacio, una obligación, una coincidencia, una retórica, una fe? Lo que compartimos son los problemas y una cierta afinidad sensible para desplegarlos, para investigar las infinitas maneras de relacionarnos con las personas y las cosas.

¿Cómo la escuela, herramienta del pasado, puede gestar el futuro?


Si pensamos el futuro como destino trazado de un bien a alcanzar sólo resta el fracaso. El futuro tendría entonces alguna chance si lo pensamos como aquello que puede nacer a partir de advertir los campos posibles que anidan en las existencias reales. Cada situación vivida puede ser reconfigurada bajo otro régimen de percepción. Sentir de otro modo, ver de otro modo, pensar de otro modo. Allí brota el futuro, como campos de posibilidades que sólo nosotros podemos imaginar a la vez que nos procuramos los recursos para activar devenires que jamás sabremos de antemano. Y en este hacer, la escuela tiene un horizonte de posibilidades infinito.

La administración, la burocracia estatal en la escuela, ¿qué obstáculos provocan?


Los problemas que se viven en la escuela se padecen o se aprovechan. Pero no sólo se padecen por el extrañamiento que nos provoca enfrentarnos a lo que no sabemos. La perplejidad podría ser el motor de nuevas preguntas, podría activar búsquedas colectivas, podría abrir la oportunidad de una mutación sensible. Habría otro padecimiento efectivamente estéril. Con frecuencia los maestros se ven tironeados por cuestiones que los exceden. Que exceden sus potencias, sus fuerzas, sus posibilidades efectivas de pensar lo que los afecta. Pensar problemas es pensar también en qué condiciones podemos hacernos cargo de lo que nos pasa. Y las exigencias burocráticas no ayudan, ya que buscan satisfacer las necesidades del aparato que las engendra.

¿Entonces el Estado sería un obstáculo para la fertilidad del trabajo educativo?


Lo sería por su naturaleza exterior a los problemas reales. El Estado no es un actor secundario. Es indudable que no es factible prescindir del conjunto de recursos financieros, estratégicos, humanos provistos por el Estado y su política pública. Dejemos a un lado los lugares comunes que enfatizan la presencia del Estado. Problematicemos, en cambio, el modo de esa presencia. ¿Qué hace el Estado, ya no entendido como sujeto que emite normas de funcionamiento institucional? El Estado debería ser capaz de ponerse al servicio de las dinámicas reales, de las inteligencias efectivas que piensan y lidian con lo que irrumpe a diario en las escuelas.

¿Cómo retener chicos en las escuelas? ¿Qué se puede hacer para evitar deserciones?


Retener, ¿y luego qué? ¿Retener para qué? La retención en sí misma plantea horizontes pobres, acotados. Probablemente podríamos invertir la cuestión. ¿Qué pensar con los chicos? ¿Cómo leer sus mundos? ¿Cómo imaginar zonas comunes? Pensemos al revés. Si no fuera por los chicos que en efecto van a la escuela aunque de modos intermitentes y disímiles, no habría escuela. Y si están y si vuelven, habida cuenta de que no hay algo que los ate, será porque existe en ellos la necesidad de estar con otros. Lo que hay no es deserción, en todo caso hay formas ininterrumpidas de ir y venir. Y más allá de los datos que confirman que sí la hay, mucho más poderosa es la evidencia de que las escuelas no están ni vacías ni vaciadas. Hay presencias molestas, intempestivas, plagadas de información, de economías de intercambio, de crudeza y astucias. Invirtamos la pregunta. ¿Qué escuela debemos hacer, imaginar, pensar con estos niños y jóvenes que están en el mundo, que hacen el mundo y que nos desconciertan?

 

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
29 noviembre 2013 5 29 /11 /noviembre /2013 09:49

El Gobierno de la Ciudad lanzó un programa para que cualquier persona, independientemente de la provincia donde viva, pueda terminar la secundaria online con un título de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de una nueva versión del programa Adultos 2000, que fue presentada ayer por Mauricio Macri y el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich.

En Argentina hay 7 millones de personas que no tienen título secundario. A nivel nacional, el 50% de los estudiantes no termina la escuela en tiempo y forma.

“No podemos esperar hasta el 2015. Esta es una oportunidad para que quienes no hayan terminado el nivel medio lo puedan hacer en forma gratuita, desde La Quiaca hasta Tierra del Fuego”, dijo Macri en la presentación.

La inscripción está abierta todo el año y es por Internet, en el sitiowww.buenosaires.gob.ar/inscripcionescolar. El requisito es ser mayor de 16 años y lo único que tienen que presentar los interesados es un certificado de estudios escaneado en el que conste hasta dónde llegaron en su trayectoria educativa.

En función de esos datos, el programa ajusta la currícula a cada estudiante. En promedio, para quienes no tengan aprobada ninguna materia de la secundaria, el plan abarca 25 materias semestrales que duran en total 3 años. El título será el de un bachillerato común.

“La idea es aprovechar la tecnología para acortar distancias, y poner una secundaria de calidad al alcance de todos los argentinos”, afirmó Bullrich. El ministro explicó que, además de las clases, la iniciativa prevé que haya tutorías virtuales, para que los alumnos no tengan la necesidad de desplazarse. De esa manera, buscan garantizar la retención, que es uno de los grandes problemas del nivel medio.

Los materiales ya están en la Web (http://integrar.bue.edu.ar); quienes quieran empezar ya pueden consultarlos. De todas maneras, el ciclo lectivo comenzará oficialmente en febrero de 2014.

La única instancia presencial serán las evaluaciones: desde el ministerio estimaron que habrá mesas de examen mensuales, en los lugares de origen de los estudiantes. Bullrich señaló que el Ministerio porteño no firmó convenios formales con el resto de las provincias. Tampoco se consultó al Ministerio nacional para el lanzamiento de la iniciativa.

“Ninguna otra provincia ofrece una secundaria gratuita a distancia y online”, dijo Bullrich, que contó que está convenciendo a sus padres ­–ninguno de los dos terminó la escuela– para que se inscriban. “Tenemos que aprovechar que la gente le está perdiendo el miedo a la tecnología y que el mayor ancho de banda permite recurrir a múltiples formatos, como imágenes y video”, señaló el ministro.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
28 noviembre 2013 4 28 /11 /noviembre /2013 20:35

Y a esta altura es hora de hacer no sólo conclusiones del ciclo lectivo 2013, también podríamos hacer algunas conclusiones de la década…de la década ganada…

 

Y la conclusión de 2013, y de los últimos años-mejor dicho la sensación-es que las escuelas están edificadas sobre terrenos minados, donde permanentemente tenemos la sensación que puede pasar algo, que podemos “explotar” por algún motivo…es una sensación, y quizás no exista como la inseguridad, ya que solamente es “una sensación”, o como la inflación, donde sólo hay una sensación de suba de precios…pero nada más…en las escuelas hay esa sensación...hay una tensión, que quizás sea algo muy subjetiva, algo que solamente siento yo…pero es la sensación que tengo… es como si estuviéramos también sobre terrenos pantanosos…donde un mal paso podría llevarnos al fondo…qué sé yo…

 

Serale

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
27 noviembre 2013 3 27 /11 /noviembre /2013 20:11

Y a esta altura es hora de hacer no sólo conclusiones del ciclo lectivo 2013, también podríamos hacer algunas conclusiones de la década…de la década ganada…

 

Y en los últimos años la educación media se volvió obligatoria, tanto que a esta altura ya podemos encontrar dos visiones distintas sobre este tema, veamos:

 

La posición optimista: 

 

Está bien que los chicos vayan a la escuela hasta los 18 años, está bien que sea obligatoria la secundaria, se podría haber escolarizado mejor a esos nuevos alumnos, pero ahora gracias a esta nueva obligatoriedad de la educación media se están incorporando al sistema educativo sectores sociales que en décadas anteriores no tenían acceso a él. Es indudable que la masividad trajo como consecuencia una baja en nivel educativo, seguramente es algo con lo que las autoridades educativas tendrán que trabajar, pero es algo necesario, en el mundo de hoy la educación y la mayor capacitación es lo que permite un mejor posicionamiento en el mercado laboral, los jóvenes tienen que tener la mayor educación posible, tienen que manejar las nuevas tecnologías, y qué mejor que sea la escuela la que pueda transmitir esos nuevos conocimientos. Hay millones de adolescentes que solamente tienen la escuela, viven en contextos sociales muy complicados y la escuela es un instrumento de socialización, necesaria para muchos jóvenes que no tienen ni siquiera una familia donde apoyarse.

 

La posición pesimista:

 

No se puede meter a adolescentes en el sistema educativo “de prepo”, el que no quiere estudiar que no estudie, hay muchos alumnos que van al colegio sólo porque es obligatorio y porque cobran algún tipo de subsidio, la semana pasada apareció uno que hace como cinco meses que no venía, y vino porque se enteró que le había llegado la netbook. Hoy como la educación es obligatoria no se puede sancionar a los alumnos y hay colegios que directamente están tomados por los propios alumnos, hacen lo que quieren, total no se los puede expulsar. En estas condiciones es muy difícil-y en muchos casos imposible-dar clases, hay alumnos que no hacen nada, ni hojas de carpeta tienen, la verdad es que van a molestar, y como es obligatorio se faltan todo, hay alumnos que a esta altura del año tienen como 80 ausentes, y siguen, y siguen, y aparecen en estos días con la pretensión de aprobar. En estas condiciones la inclusión es una falsa inclusión, el nivel de la escuela media baja constantemente, es un descontrol, no puede ser que los propios jueces te metan en la escuela adolescentes con causas penales…y se baja tanto el nivel que terminan perjudicando a los chicos que sí quieren estudiar, es una falsa inclusión, es una ficción, porque encima la escuela no puede ayudar a los que necesitan ayuda y los que siguen avanzando en el sistema son los que tienen capacidades cognitivas y sociales, de ahí la creciente deserción, el aumento de los “NI-NI”…

 

Polimodalitos no quiere influir en este debate, ustedes saquen sus propias conclusiones…

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
27 noviembre 2013 3 27 /11 /noviembre /2013 17:54

¿Las evaluaciones “desintegradoras o fulminadoras” son una nota más del trimestre o se promedia con la nota del trimestre?

Lo pregunto porque en los colegios hay distintas interpretaciones a la hora de cerrar el trimestre, en algunos nos dicen que son una nota más, en otros que se promedia con el promedio del tercer trimestre…

 

Llamo evaluación “desintegradora o fulminadora” obviamente a las Evaluaciones Integradoras…en muchos casos tuvieron un efecto explosivo para muchos alumnos, si son docentes y tuvieron que tomarlas no tengo que explicar nada más.

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
26 noviembre 2013 2 26 /11 /noviembre /2013 20:09

La pulseada salarial 2014 está a punto de arrancar y ya asoma brava. Los tres gremios docentes que integran la CGT alineada con la Casa Rosadaacordaron que reclamarán para el año que viene una suba “nunca por debajo” del 28%. Así, los maestros acaban de ponerle un piso a la próxima discusión salarial y que con seguridad será tomado como referencia por los sindicatos de todas las actividades.

Hace cuatro días, en la reunión que el sindicalismo oficialista mantuvo con Jorge Capitanich, la titular de CTERA, Stella Maldonado, le pidió formalmente al jefe de Gabinete adelantar la paritaria nacional docente, que habitualmente se lleva a cabo entre fines de enero y principios de febrero. En la paritaria nacional se establece el piso salarial para los maestros de todo el país. Sobre esa base, los maestros discuten después sus subas en cada distrito.

“Queremos llegar a un acuerdo paritario antes de fin de año para facilitarle a las provincias sus discusiones posteriores y para que el inicio del ciclo lectivo sea tranquilo”, justificó a Clarín Maldonado.

La dirigente de CTERA se negó a precisar qué porcentaje de suba reclamarán. “Es algo que aún no está definido”, dijo. Pero otros dirigentes del gremio docente más numeroso del país y miembro de la CTA K avisaron que cualquier acuerdo deberá superar el 28%.

De la paritaria nacional también participan UDA, AMET y los privados de SADOP, tres gremios que forman parte de la CGT oficialista. Entre esos tres sindicatos ya se pusieron de acuerdo en que reclamarán un incremento salarial del 28%. Dirigentes de esos sindicatos ya le adelantaron al ministro de Educación Alberto Sileoni sus pretensiones salariales.

En realidad, la Casa Rosada no necesitaba que nadie le anticipara qué suba reclamarían los docentes en la paritaria nacional. Para tener una idea, a los funcionarios de la administración kirchnerista les bastaba con mirar lo que sucedió en Salta. A principios de este mes, los maestros de esa provincia firmaron su paritaria -tiene vigencia hasta noviembre de 2014- por un 25%. Pero debido a diferentes items que integran los salarios, las subas promedian el 28%.

“Ese porcentaje marcó la cancha. Es difícil cerrar por menos a nivel nacional cuando Salta ya firmó por el 28%”, reconoció Jorge Dobal, secretario general de la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET). Sergio Romero, titular de la Unión de Docentes Argentinos (UDA), agregó: “El salario nuestro viene muy deteriorado desde el año pasado. La discusión será muy reñida”.

En las paritarias docentes del año pasado y éste no hubo acuerdo y el Poder Ejecutivo fijó la suba salarial por decreto. “ No queda espacio para que vuelvan a fijar el salario por decreto. Si lo hicieran por tercer año consecutivo, ya no tendría sentido volver a discutir paritarias ”, opinó Sergio Romero.

Dobal, de AMET, se mostró de acuerdo con la posibilidad de que el Gobierno adelante la convocatoria a la paritaria. Pero puso una condición: “Tiene sentido sentarse a negociar ahora siempre y cuando el Ejecutivo ya sepa cuál será su política salarial para el 2014. Si no es una pérdida de tiempo”.

La paritaria docente abarca a casi un millón de maestros del sistema público y privado. Por la cantidad de trabajadores y por el momento en qué se discute, la discusión salarial docente es tomada como referencia por los gremios del resto de las actividades para sus propias negociaciones paritarias.

Capitanich adelantó ayer que convocará a paritarias el próximo viernes, aunque quizá solo para discutir la capacitación docente y no los salarios.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
25 noviembre 2013 1 25 /11 /noviembre /2013 23:23
Tienen entre 18 y 34 años. Las causas clave: no terminar el secundario ni poder conseguir trabajo.

 

Fugaz para los occidentales, un estado de conciencia permanente en Oriente. Para algunos es iluminación, para otros paz. Se habla de autorrealización, autosuficiencia, mentes liberadas de ansiedad y colmadas de placer físico e intelectual.Vivir en “plenitud”. Hay tantas definiciones y teorías, como posturas frente a algo tan abstracto como la “felicidad”. Pero también hay números: entre 2010 y 2012, en Argentina, se duplicó la cantidad de jóvenes infelices.

El dato surge del último informe del Observatorio de la Deuda Social en Argentina, realizado por la Universidad Católica (UCA). Entre los argentinos de 18 a 34 años trepó el sentimiento de infelicidad. Según la encuesta, pasaron a ser del 6,3% del total al 12,3%. ¿Las razones? Según el monitoreo “los condicionantes educativos y socioeconómicos son elementos cruciales al analizar la percepción de felicidad”. Para llegar a esta conclusión se analizaron 5.689 casos en conglomerados urbanos a nivel nacional, y se tuvieron en cuenta las variables educativas, socioeconómicas y residenciales de los encuestados. En los estratos más bajos, incluso, la marca de infelicidad se triplica.

Según datos de la Unesco, la Argentina es uno de los países de la región con más baja tasa de graduación en el secundario: la mitad de los estudiantes no termina el secundario en tiempo y forma. El nivel educativo fue un parámetro para determinar el nivel de infelicidad. De acuerdo al informe, los que no alcanzaron un nivel secundario completo (14%) tienen el doble de infelicidad que quienes sí lo completaron (7%), por ejemplo. ¿Qué sensación experimenta un adulto joven que no pudo terminar sus estudios, secundarios o terciarios? “A grandes rasgos, frustración. Un proyecto inconcluso en el ingreso del mundo adulto, no es positivo. Pero en algunos casos, no hay opción: un joven debe elegir entre estudiar o trabajar. Hay carreras que necesitan dedicación casi exclusiva. Dejarla por priorizar la inserción laboral tiene un costo que es abandonar un proyecto”, opina Andrea Kaplan, directora de Fundación Sociedades Complejas y Directora del I Coloquio Internacional sobre Culturas Adolescentes.

El Barómetro también concluyó que cuanto menor es la infraestructura económica, mayor es la percepción de infelicidad. La provincia de Buenos Aires se consolidó como el área menos feliz: aumentó dos puntos en el último bienio. Y, además, el porcentaje de individuos que se perciben poco o nada felices es mayor que en las ciudades del Interior.

“La inestabilidad socioeconómica sería parte de la problemática. En el informe se menciona que en este mismo grupo etario se elevó el indicador que indaga el desempleo y la demanda de trabajar más horas. Sabemos que frente a crisis económicas los jóvenes son los primeros en verse perjudicados en su condición laboral, en sus proyectos y logros”, apunta Solange Rodríguez Espínola, psicoanalista, especialista en Bienestar Psicológico y Salud.

Sucede, también, que esta franja etaria vive la realidad de una manera que les dificulta sentirse plenos. “Podría decirse que enfrentan los problemas de forma negativa o los evitan. Y consideran que el azar, el destino o la influencia de otros son determinantes mayores que la propia actitud para cambiar el entorno”, observa Rodríguez Espínola.

“El rango de edades incluye etapas del ciclo vital que van desde la adolescencia final hasta la adultez joven, cada una con tareas y desafíos propios. Podríamos ilustrarlo así: la salida del secundario y el ingreso al nivel terciario; la iniciación y consolidación del recorrido laboral, la formación de una pareja, la llegada de los hijos. La finalización de una etapa y el comienzo de otra coloca a las personas en una situación de importante vulnerabilidad”, observa Liliana Caro, psicoanalista y docente.

El proceso es duro: terminar el secundario significa reestructurarse y decidir qué carrera seguir.

“Los adultos esperan que el joven decida y decida bien. La vulnerabilidad se incrementa, la incertidumbre también”, analiza Caro. Hoy en día, sólo dos de cada diez jóvenes asegura que sus padres influyeron cuando decidieron qué carrera estudiar después de la secundaria. El dato se desprende de una encuesta realizada por la consultora Trabajando.com.

“La continuidad de los estudios superiores es casi una exigencia que posterga el ingreso al mundo de trabajo. La salida laboral tampoco ofrece perspectivas muy alentadoras para los más jóvenes y esto puede intensificar la vivencia de infelicidad”. Y este es el escenario que se presenta para los que tienen recursos. En Argentina, todavía hay quienes no pueden siquiera animarse a planificar.



Más información:

* “Me recibí, pero eso solo no alcanza”, dice una psicóloga que no supera los 30.


* Desorientación vocacional, una marca de época.


* Adolescentes en crisis: cómo ayudarlos a elegir una carrera.

clarin.com


Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
24 noviembre 2013 7 24 /11 /noviembre /2013 20:16

POR ALFREDO DILLON

Un grupo de jóvenes discutió las distintas posturas sobre el tema en un encuentro en la Legislatura porteña.

 

La última campaña electoral puso en el centro de la agenda la cuestión de la imputabilidad penal de los menores. A partir de que un candidato insistiera con la fórmula de bajar la edad de imputabilidad a los 14 años, los adolescentes –principales interesados en este asunto– también tuvieron sus propias discusiones, como la que organizó la Asociación de Debate Argentina (ADA) en la Legislatura porteña.

Allí, seis chicos y chicas de diferentes escuelas protagonizaron un debate en el que se puso en juego su capacidad de comprender los argumentos del otro y refutarlos. Sara Casaretto, Pía Chianea, Estefanía Krauss, Ezequiel Steuerman, Mateo Navarro Goldaraz y Ariel Levi, todos ellos de entre 15 y 18 años, se dividieron en dos equipos,independientemente de sus convicciones personales: unos tenían que defender el proyecto de bajar la edad de imputabilidad de los 16 a los 14 años, mientras que el otro grupo tenía que oponerse.

El primer equipo puso el acento en la relación entre la inseguridad y los delitos cometidos por menores de edad. Mencionaron los casos de otros países, como Francia, en los que la modificación del régimen de imputabilidad redujo las cifras delictivas. “Los jóvenes de hoy pueden votar, tienen más derechos y por lo tanto más responsabilidades”, comparó Estefanía.

Su compañero Ezequiel mencionó la Convención Interamericana de los Derechos del Niño –que tiene rango constitucional–, en la que se prevé la creación de “un régimen penal específico para los chicos de 12 a 18 años”. Por su parte, Pía hizo hincapié en la necesidad de que “el Estado garantice que se haga justicia” para las víctimas de los delitos cometidos por menores.

En la vereda de enfrente, el equipo de la oposición arrancó con una cita de Víctor Hugo (el escritor francés): “Abre una escuela y cerrarás una cárcel”. Mateo puso el acento en la importancia de prevenir la delincuencia juvenil, cuestionó la función “rehabilitadora” de las cárceles e institutos de menores y definió: “Los jóvenes no somos peligrosos: estamos en peligro”.

A su lado, Ariel advirtió sobre las altísimas tasas de reincidencia de las personas que atraviesan períodos de reclusión. Dijo que “bajar la edad de imputabilidad es tapar el verdadero problema, que es la desigualdad social”. Y contrapuso al caso de Francia el de países como Venezuela, El Salvador, México y Honduras, que “se parecen más a la Argentina”, aunque son aún más violentos. Según informó Ariel, las cuatro naciones latinoamericanas han fijado la edad de imputabilidad en los 12 años. Finalmente, Sara aseguró que bajar la edad de imputabilidad implica “criminalizar la pobreza” y desconocer el rol de las mafias que utilizan a los chicos. También cuestionó la falta de cifras que permitan dimensionar exactamente la participación de los jóvenes en los delitos.

Al final del debate, el diputado José Luis Acevedo, de la comisión de Educación de la Legislatura, felicitó a los chicos por el nivel de la discusión. Un jurado evaluó la participación de los dos equipos y eligió como ganador al segundo, por la mayor solidez y precisión de sus argumentos.

Christine Adriani, docente y responsable de ADA, fue la encargada de explicar cuál es el sentido pedagógico de iniciativas como esta: “Creemos en el debate, porque promueve valores como la tolerancia y la humildad. Trabajamos sobre la elocuencia, la capacidad de defender una postura y expresarse con propiedad. Debatir exige tener pensamiento crítico y saber trabajar en equipo; requiere pensar argumentos y ejemplos sólidos”.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
24 noviembre 2013 7 24 /11 /noviembre /2013 11:39

"Si uno le abre las puertas de Internet a los niños.". Podría finalizarse la frase de muchas maneras. De hecho, son muchas las oportunidades que la conectividad y la tecnología generan en el desarrollo de las nuevas generaciones. Y el plano educativo no es la excepción. Ideas revolucionarias como las de Khan Academy, que montó la plataforma más popular de la historia en YouTube, o los experimentos educativos de Sugata Mitra, de entornos de enseñanza sin docentes, son solo algunas de las expresiones que hoy está tomando la articulación entre aprendizaje y las nuevas tecnologías.

¿Cuál es realmente el papel de la tecnología y los desafíos que de ella devienen a la hora de educar? ¿Qué pasará efectivamente cuando se abran las puertas de Internet a los niños, dentro y fuera del aula? Ese fue el eje que dirigió las charlas durante la primera edición del encuentro "El rol de la tecnología en la Era Digital", organizado por Google Argentina con el apoyo de la Fundación La Nación. Especialistas, directivos y docentes de más de 50 Instituciones Educativas se reunieron durante una mañana a debatir, compartir ideas y experiencias sobre cómo está cambiando la educación y las oportunidades y desafíos que las nuevas tecnologías y cambios culturales representan para las instituciones.

"Los desafíos no tienen que ver con los dispositivos o las nuevas herramientas, sino más bien con cómo se aplicarán en forma pedagógica en las aulas. En cómo nosotros vamos a utilizar la tecnología", dijo Fabio Tarasow, coordinador del Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Como primer punto, el especialista señaló que debe existir un cambio en el paradigma tradicional de la educación. "Una escuela hace mucho más que enseñar un contenido puntual", aseguró Tarasow.

En ese sentido, la interactividad y la colaboración juegan un rol fundamental. "El trabajo en equipo, el pensamiento crítico, las tecnologías abiertas y sobre todo la conectividad, van a ser parte de nuestra vida en general y, fundamentalmente, de los procesos educativos de nuestras sociedades", dijo Lino Cattaruzzi, director General de Google Argentina, encargado de abrir el encuentro. "Debemos trabajar hoy sobre las aulas de Argentina, para que nuestros jóvenes tengan mayor igualdad de oportunidades y mejor acceso al conocimiento".

El fin de las aulas (como las conocemos) Una de las variables que abordaron los especialistas y profesionales de la enseñanza fue el cambio que se está viviendo dentro de las aulas. Axel Rivas, investigador Principal del Programa de Educación de CIPPEC, explicó que a nivel mundial el "amor" por la escuela, expresado en el entusiasmo que muestran los alumnos, cae del 95 por ciento en el jardín de infantes a un 37 por ciento en el noveno año de instrucción. Y como contracara, indicó que la creación de contenidos digitales está creciendo en forma exponencial.

Según Rivas, que dirigió el centro durante diez años, esta realidad abre la puerta a diferentes potenciales escenarios acerca del futuro de las aulas. "Uno de ellos es el fin de las escuelas, al menos como la conocemos", disparó el especialista y explicó cómo las experiencias de Khan Academy o Sugata Mitra promueven una educación sin docentes, o al menos sin la presencia tradicional de un profesor en un aula. Por ejemplo, las escuelas Quest to Learn, en Nueva York, proponen un cambio en la currícula donde desaparecen las materias tradicionales en favor de aventuras y experiencias para que, sin darse cuenta, los alumnos vayan aprendiendo los contenidos.

En la misma línea, Tarasow agrega que se deben repensar las aulas como "espacios múltiples de aprendizaje". "Hay que trabajar para que el mundo digital se convierta en un espacio relevante para la tarea institucional", dijo Tarasow. Así, en una mudanza hacia espacios digitales, se genera una dinámica que pasa de la transmisión de conocimientos de los profesores a los alumnos, a una de interacción y el trabajo en equipo.

En este marco, la tecnología está jugando un rol fundamental en la transformación educativa y todavía tiene mucho camino por recorrer. Florencia Sabatini, gerente de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Google Argentina, afirmó que uno de los principales desafíos --en el que las compañías también tienen un papel por interpretar-- es cómo preparar a los estudiantes para un mundo "qué todavía no conocemos". "No sabemos qué tipos de empleos habrá de acá a 20 años. Nuestro rol como empresa de tecnología e innovación es buscar la mejor forma de aportar a esa preparación", dijo Sabatini.

Tecnología en acción Son muchas las escuelas que ya se han puesto en acción para integrar la tecnología al aula. Solo considerando las que adoptaron las soluciones gratuitas de Google Apps para Educación ya son más de 300 en la Argentina --y 25 millones de personas en todo el mundo-- las que integraron herramientas que les permiten crear entornos de enseñanza y comunicación digital y acelerar procesos educativos tanto para alumnos como para educadores. Estas soluciones contemplan desde correo electrónico y calendario hasta almacenamiento de archivos en Google Drive y herramientas de comunicación y colaboración como Google+ y Hangouts (videoconferencias entre varios participantes), entre otros.

 

Pero no sólo los colegios, también la educación superior está en pleno proceso de evolución. La Universidad Austral por ejemplo, comenzó en 2009 y hoy ya va camino a los 900 usuarios. Mara Villanueva, implementadora de Proyectos Educativos de la Escuela de Educación de la universidad, señaló que "la plataforma enriquece y potencia a la tarea y los procesos educativos". "Nos permite trascender las fronteras del aula en una forma dinámica y adaptativa", agregó.

En la Universidad de San Andrés están integrando a cerca de 3000 usuarios a la plataforma de Google Apps. Alejandro Artopoulos, director Laboratorio de Tecnologías del Aprendizaje de la institución, explicó que la plataforma les permite integrarse fácilmente con otras soluciones digitales de aprendizaje y destacó la privacidad de las soluciones. "La educación es un área muy sensible", dijo Artopoulos.

A nivel gubernamental también se está trabajando en la transformación educativa de la mano de la tecnología. Las municipalidades de Vicente López y Tigre también están trabajando sobre la plataforma de soluciones de Google en diferentes programas de digitalización de las aulas. Cristina Rodrigues, subdirectora de Educación de Vicente López, coordina el programa Tecnología Educativo Digital, que busca "posibilitar el acceso al conocimiento global y brindar oportunidades a todos los docentes y alumnos del municipio". "Nuestro objetivo es acompañar a los docentes en el uso de las tecnologías de la información (TIC). No alcanza con solo tener los recursos. También hay que educarlos", explicó Rodrigues.

Ezequiel Garcia Amorosino, coordinador del programa Aulas Digitales Móviles del municipio de Tigre concordó en la necesidad de capacitación constante para los docentes. El programa intenta que los docentes integren las TIC a los proceso educativos y aprovechen todo el potencial que ofrece la tecnología. "Fuimos, en 2011, uno de los primeros municipios en comenzar a sumar las nuevas tecnologías de Google. Hoy ya llegamos a 25 escuelas y el objetivo es alcanzar a la totalidad del distrito", comentó García Amorosino.

Durante el evento, Google también aprovechó para presentar una nueva edición de su programa de pasantías para 2014, por la que 14 estudiantes universitarios del último año de sus carreras podrán hacer una práctica profesional durante un semestre en la compañía.

lanacion.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
23 noviembre 2013 6 23 /11 /noviembre /2013 18:43

Alumnos del Colegio Nacional y del Liceo Víctor Mercante protagonizaron esta mañana una batalla campal frente al establecimiento de diagonal 77 entre 4 y 5, donde se encontraron tras concurrir durante la madrugada a fiestas por el fin de clases. Según el relato de vecinos, comerciantes y de las mismas autoridades hubo golpes, botellazos, corridas, uso de pirotecnia y destrozos. Producto del enfrentamiento, dos chicos resultaron heridos. Los incidentes se registraron alrededor de las 7 de la mañana, en el horario de ingreso a clases, como se dijo, frente al Liceo. Aunque al parecer, el clima de tensión entre los alumnos de ambos establecimientos habría comenzado en la madruga, con cánticos cruzados y algunos enfrentamientos aislados. Asimismo, vecinos de 49 entre 2 y 3 denunciaron que estudiantes del Nacional rompieron los ventanales de un edificio de departamentos en esa cuadra. Pero los hechos tuvieron un violento desenlace frente al colegio de diagonal 77. Donde la gresca fue de tal magnitud que sobrepasó a la guardia edilicia de la UNLP, y debieron intervenir preceptores y hasta vecinos. Producto de los enfrentamientos, un alumno del Liceo fuer herido en el labio, y una chica en una de sus piernas, aunque no se supo hasta el momento a qué colegio concurre la joven. En tanto, autoridades del Víctor Mercante se comunicaron con los padres del joven herido, que más tarde confirmaron que se encontraba en buen estado de salud. Mientras tanto, vecinos indicaron que en medio de los incidentes llamaron al 911 y a ambulancias "pero no vino nadie". Además de los violentos enfrentamientos, alumnos del Nacional realizaron pintadas sobre las persianas de una panadería ubicada en la esquina de 4 y diagonal 77. La dueña del comercio dijo a este diario que habló con el colegio, y que se comprometieron a pintar lo dañado la semana próxima. Asimismo, desde el establecimiento de 1 y 49, donde hoy estaba previsto que las últimas horas de clases sean recreativas por tratarse del último día -aunque en los próximos días habrá mesas de exámenes- indicaron que emplearon ese tiempo para reflexionar con los alumnos sobre lo sucedido

eldia.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo