Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
13 septiembre 2013 5 13 /09 /septiembre /2013 18:49

Dos maestras de una escuela primaria de Caballito, en Capital Federal, resultaron heridas al caerles encima la rama de un árbol cuando terminaban su jornada laboral, y una de ellas sufrió un traumatismo de cráneo, pero evoluciona favorablemente.El hecho ocurrió el martes pasado, en la Escuela 3 "Primera Junta", del Distrito Escolar 7, dependiente del gobierno porteño. Desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) denunciaron la falta de previsión."Mi mujer estaba con los nenes y se escuchó un estruendo terrible. Pudo haber sido cualquiera. El parque lo mantenemos los padres con nuestros aportes", se quejó el papá de uno de los alumnos del establecimiento.Por su parte, el subsecretario de educación de capital, Carlos Regazzoni, dijo que "se decidieron suspender las clases hoy y el lunes y una cuadrilla verá el estado de las ramas y sacará las que sean necesarias"."La docente tuvo un traumatismo de cráneo, pero está evolucionando bien, los pronósticos son muy buenos", agregó Regazzoni.

lanacion.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
13 septiembre 2013 5 13 /09 /septiembre /2013 11:32

Bullying. Hasta no hace mucho tiempo era una anglicismo desconocido para la mayoría. Pero lo que representa esta palabra es algo que está presente desde hace tiempo en Argentina y –peor aún– con una frecuencia superior a la del resto de los países de la región. Según un trabajo de la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo (CIDE), Argentina figura al tope en un ránking que mide el bullying: el 37% de los alumnos encuestados dicen haber sido insultados o amenazados en el último mes, cuando la media continental para esa variable se ubica es de 25,8%. Y también en la pregunta sobre si sufrieron golpes, el 23,4% de los chicos argentinos responde afirmativamente, en un índice superior al del resto de los alumnos latinoamericanos.

Con ese panorama, es fácil advertir que el acoso escolar y las agresiones físicas o psicológicas es algo que preocupa al 87% de los argentinos, según datos de una encuesta de TNS-Gallup para el Consejo Publicitario Argentino. Y además, uno de cada cuatro argentinos conoce al menos un caso de bullying que perpetró o sufrió algún conocido o familiar. Otro dato relevante de ese mismo estudio: las mujeres son las que más conocen de situaciones de bullying (31% contra 19% de los hombres).

Más allá de las agresiones y del impacto físico y emocional directo del acoso, el bullying influye también sobre la capacidad de aprendizaje de los chicos.

Según el informe del CIDE, en Argentina los chicos pueden rendir hasta un 13% menos en los exámenes por ser víctimas de las agresiones de sus compañeros. Y ese número es alto en comparación a otros países de latinoamérica, en donde el promedio de rendimiento escolar disminuye un 9,68%.

Para Mariana Kelly, integrante de Bullying Cero Argentina, los casos de maltrato físico son los más impactantes, pero hay que estar atentos también a cuando los chicos se quejan. “Si un chico insulta a otro, el padre o el docente tienen que darle a ese hecho la gravedad que tiene. El chico no puede acostumbrarse a eso, y el maltratador tampoco puede acostumbrarse a ese rol”, explica Kelly a Clarín. “Cuando un chico llega a pedir ayuda, es que no pudo arreglarlo solo. No escucharlo o no darle importancia es cortarle el vínculo de comunicación”, agrega. “Los padres tienen que estar atentos. Que haya pasado siempre no significa que eso esté bien”, concluye.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
13 septiembre 2013 5 13 /09 /septiembre /2013 11:27

Estos son títulos de los últimos meses. “Atacada a piedrazos por ‘ser linda’”. “Un chico con retraso madurativo fue brutalmente golpeado por su compañeros”. “Investigan si un chico de 14 años se suicidó por bullying”. “Un nene de once años recibió una paliza en su viaje de egresados”. “En la escuela destruyeron la autoestima de mi hijo”, dijo un padre cuando le consultaron por qué su nene no quería ir al colegio. La violencia escolar es una tendencia que crece en el país. De hecho, una encuesta de la consultora privada TNS-Gallup reveló en junio que uno de cada cuatro argentinos conoce un caso de acoso escolar. En el Congreso tomaron nota y ayer aprobaron una ley que establece que el Ministerio de Educación, a través del Consejo Federal, deberá establecer reglas para prevenir la conflictividad en las escuelas, entre ellas el bullying. La norma busca fomentar la creación de equipos especializados y también indica que los alumnos deben ser sancionados.

Según pudo saber Clarín, el Ministerio de Educación ya está trabajando en una guía para los docentes, una iniciativa bien recibida en la comunidad educativa ya que muchos dicen que no saben qué hacer ante un caso de violencia.

En cuanto a las sanciones, el texto apunta que deben ser educativas, graduales y progresivas. Y si como medida extrema se expulsa al alumno, las autoridades de la escuela tienen que buscarle otro establecimiento donde estudiar, porque debe quedar garantizado “el derecho a la educación”. Según la autora proyecto, Mara Brawer (FPV), las sanciones pueden ser variados, como un apercibimiento o dejar al chico sin un día de actividades aunque con tarea, pero cada escuela deberá definir la sanción a aplicar en cada caso.

Además, la norma toma en cuenta “el contexto en el que tiene lugar la transgresión” para no estigmatizar a los alumnos involucrados. “La ley tiene un enfoque relacional. Es decir, apunta a explicar los comportamientos violentos como producto de la trama de relaciones que se dan en un contexto determinado. Si un chico le rompió el libro a otro, ese otro debió haber hecho algo. Entonces debe atenderse a los dos alumnos y encontrar el motivo que subyace a la agresión. Quizás ese motivo circula por la escuela y la comunidad educativa está involucrada”, define Brawer. Los alumnos tendrán un espacio donde puedan plantear sus problemas, los docentes podrán intervenir y los padres no se quedarán afuera: pasan a tener un rol activo en la resolución de conflictos. “No puede existir el silencio pedagógico frente a la violencia. El maestro debe intervenir, por eso esta norma busca fortalecer a los docentes e integrar a los papás”, cierra Brawer.

La ley –que además exige registrar casos de hostigamiento escolar– “prohíbe cualquier medida que atente contra la participación de docentes, estudiantes o sus familias en la vida educativa”. “Cuando ocurren los episodios de acoso a un niño, reconocemos que el factor más importante es la ausencia de los adultos responsables: maestros, autoridades educativas, padres”, analiza Sara Zusman, psicóloga especialista en niños y adolescentes, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). “La cooperación entre maestros y padres facilita el clima de armonía en las aulas”, suma el psicoanalista Enrique Novelli.

Por ahora, la ley está lejos de la realidad. “Hace falta personal en los equipos de orientación. Por ejemplo, en mi escuela hay una psicóloga para 600 alumnos. Falta inversión en recursos humanos para los gabinetes psicopedagógicos”, observa Leandro Vecino, docente de Lengua de la Técnica 28, de la Ciudad. En esa institución educativa implementaron una serie de estrategias para hacerle frente a los casos de violencia. Ante la falta de un protocolo, fue la manera que hallaron de abordar la problemática y, dicen, da buenos resultados. “Creamos espacios de participación donde los chicos hablan, se sienten contenidos y respetados. Cuando logramos que nuestros alumnos generen un sentido de pertenencia a su escuela, la violencia se reduce notablemente”, apunta Vecino.

Al ser de carácter nacional, la norma se implementará en todo el territorio aún cuando algunas jurisdicciones, como Buenos Aires, tengan su propia norma. El Ministerio de Educación pondrá un 0-800 para orientar a los padres, pero no se precisó cuándo.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
13 septiembre 2013 5 13 /09 /septiembre /2013 10:25

Hace tres meses, Gonzalo, de 13 años, fue baleado y brutalmente herido durante un recreo de la escuela a la que asiste. Desde entonces, estuvo internado y hoy, ya recuperado, tiene miedo de volver a clases.

El hecho fue denunciado por la familia del adolescente que sostiene que otro alumno agredió en la cabeza a la víctima Más precisamente, piensa que un compañero disparó desde afuera de la escuela N°10 por causas desconocidas.

http://www.lanacion.com.ar/1619149-un-chico-de-13-anos-fue-baleado-en-la-cabeza-en-una-escuela-de-moreno

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
12 septiembre 2013 4 12 /09 /septiembre /2013 19:43

Empieza el tercer trimestre y debo confesar que cerrar el segundo trimestre fue en algunos cursos un gran momento de inspiración. Ya no sabía cómo dibujar algunas notas…en un curso, para tener una nota más, se me ocurrió tomar una evaluación a texto abierto-ya que la carpeta de muchos alumnos directamente no existen y era imposible tomar una prueba a carpeta abierta-, fui a la fotocopiadora con mi libro, estuve casi media hora esperando ya que había gente, gasté 9 pesos, llego al colegio y…no había nadie! Qué idiota! Todos los alumnos ausente…la verdad, la verdad, es culpa mía, cómo se me va a ocurrir darles otra oportunidad…

En otro curso me puse “casi a perseguir” a los chicos para no poner aplazo, les dije “meren que el trimestre se les cierra a ustedes, yo si quieren les dejo la nota que tienen…”, “no se haga drama profe, lo único que le pido es que no me ponga aplazo, con un 4 me conformo, si igual ya sabía que me la llevaba…” me respondió un alumno…es un divino, le puse el 4, sólo por lo simpático, dos por tres me hace reír con las ocurrencias que tiene, y eso hoy por hoy no es poco…

Es cada vez más difícil cerrar los trimestres como lo hacíamos hace unos años, por lo menos en las escuelas donde yo trabajo…

 

Serale

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
12 septiembre 2013 4 12 /09 /septiembre /2013 08:48

Tiene 14 años, y sufrió una verdadera pesadilla, cuando11 compañeras de su colegio la emboscaron a la salida de la institución educativa de Quilmes y la golpearon salvajemente, todo por ser "linda". Durante la agresión le cortaron el rostro y finalmente le arrojaron piedras. "Ver a mi hija ensangrentada, toda golpeada y cortada, es lo peor que me pasó en la vida", dijo su madre, aún conmocionada por el episodio.

Al brindar detalles del espeluznante caso de bullying, María Teresa, mamá de la adolescente, indicó que todo ocurrió el martes, luego de la celebración del Día del Maestro en la Escuela Técnica 6 de Quilmes, ubicada en la avenida Calchaquí al 1800.

"Quedó con la marca en la cara, moretones en la zona de los ojos y rasguños. Así la dejaron. La atacaron con golpes de puño, luego de agarrarla de atrás. Ella venía con sus hermanitos que van a la escuela primaria. Salió de su escuela, esperó a los hermanitos y cuando volvía para casa fue emboscada por esta patota de chicas", señaló la mujer.

Según refirió la denunciante, la principal agresora tiene 15 años, uno más que la víctima. "Todo el grupo va a la misma escuela, pero es de un grado más. La venían amenazando desde hace tres meses", dijo María Teresa, en declaraciones al canal C5N, agregando que su hija "no le contó al director, tampoco a mí de lo que venía pasando".

Es que en abril, cuando comenzaron los enfrentamientos y las amenazas, María Teresa pidió una reunión con las autoridades del establecimiento. Allí, le prometieron monitorear la situación con especialistas. "Yo trabajo todo el día. Me quedé más o menos tranquila, pero no pasó nada. Ese día hablé con la otra chica, y para calmar los ánimos le dije que también era bonita, que no hiciera eso. Pero ahora sé que mi hija era hostigada todo el tiempo", señaló la mujer.

"En este tiempo le decían que le iban a pegar, y le advertían que no se meta el hermano mayor, que tiene 16 años, porque iba a ser peor. Ellos tienen su forma de hablar. Le decía que la rebajaba. No sé bien qué es eso, pero es algo así como que la miraba mal", dijo la madre de la víctima.

María Teresa, sobre el incidente del martes, explicó que "la agarró esta chica de atrás, pero venía en grupo, eran 11, todos los golpes fueron en la cara, en los brazos tiene magullones porque luego le tiraron con piedras", y precisó que "el problema viene porque mi hija llama la atención, es grandota".

"Los chicos la siguen, está desarrollada. Que se yo, por ahí mi hija la miró mal alguna vez, no lo sé, son muy especiales los chicos a esta edad. Pero no se justifica que le peguen como lo hicieron, que la lastimen de esa forma tan salvaje. Siempre miraba la tele, sobre casos como éste, y pensaba que no me gustaría estar en los zapatos de esos padres. Decía ojalá que no pase por esto", indicó María Teresa.

Asimismo, relató: "Cuando la vi ensangrentada, no lo podía creer. Fui a la escuela, a ver qué me decían. No estaban al tanto. Me dijeron que vuelva el jueves (por hoy) para arreglarlo, porque al día siguiente era feriado. Para colmo alguien le dijo que estaba expulsada del colegio".

http://www.diariopopular.com.ar/notas/168903-bullying-golpearon-salvajemente-una-chica-ser-linda

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
11 septiembre 2013 3 11 /09 /septiembre /2013 19:40

Las primeras observaciones que quiero hacer tienen que ver con uno de los últimos artículos que colgué en el blog, más precisamente con el de Gustavo Iaies: http://polimodalitos.over-blog.es/article-gustavo-iaies-mas-poder-para-los-maestros-en-la-escuela-119940507.html

En este artículo Iaies realiza unas conclusiones muy interesantes con respecto a la crisis educativa, entre otras cosas dice que la mayor inversión en educación no tuvo un correlato en la calidad educativa y que directamente el sistema educativo “está agotado”.

 

Este “agotamiento del sistema educativo” para Iaies es porque “docentes y directivos no terminan de sentirse dueños de sus escuelas, no se sienten con el derecho, la autoridad y el respeto para asumir la responsabilidad del destino de aquéllas…hoy se necesita un ministerio que entienda a cada escuela como un proyecto educativo que construye planes de mejora y los implementa. Esas escuelas necesitan equipos estables, incentivos, apoyos y normas que le permitan actuar…hoy hay alta rotación de docentes y directivos…y eso es grave…hoy los directivos no reciben apoyo, acompañamiento y reconocimiento, no se sienten respaldados sino desconsiderados…si las escuelas no pueden tomar decisiones sobre lo que hacen, tampoco pueden asumir responsabilidades por ese hacer…”.

Como siempre Iaies tiene una visión muy clarita de algunas cosas que pasan en los colegios. Pero además-para complementar lo que dice Iaies-el destino de las escuelas depende en gran medida del cuerpo directivo, y aún en el mismo contexto hay escuelas que funcionan distinto, y eso se debe en gran medida del cuerpo directivo y sobre todo del director/a.

 

Es verdad que los directores no se sienten acompañados-y al mismo tiempo los profesores sentimos lo mismo-pero también es verdad que en muchas escuelas muchos directivos abandonan a su vez las escuelas: ¿cómo puede ser que profesores, padres y alumnos vayan a los colegios y nunca encuentren a nadie?.

 

“La semana pasada vino un padre a hablar con el director, le dije que viniera a la tarde, a la tarde vino de nuevo y le dije que viniera al otro día, al día siguiente cuando lo vi entrar me fui a la mierda, para que lo atendiera otro, yo ya no quería poner más la cara, otra vez no había nadie…”. Este fue el comentario que escuché de un colega, colega que le estaba comentando a otro profesor cuando éste último estaba preguntando por algún directivo. “Fui a un par de colegios a pedir la certificación de servicios porque estoy juntado papeles para jubilarme pero nunca encuentro a nadie…” fue otro comentario de otro compañero en otra sala de profesores…

 

Por eso creo que el problema que plantea Iaies es más profundo. Que los directivos no se sientan acompañados no quiere decir que también tengan que dejar solos a sus docentes. Muchas veces tenemos algún problema de conducta con algún alumno y no tenemos a quien recurrir. Si bien hay muchos que concursan cargos directivos porque quieren hacer algo, creen que hay cosas que se pueden cambiar, la gran mayoría de los directivos concursan sólo para engordar el sueldo y/o la futura jubilación, o para no estar frente al aula, y eso se nota, es muy importante que siempre haya algún directivo en el colegio, los docentes nos sentimos más respaldados, ¿por qué los docentes que tienen más puntajes tienen que quedarse a cargo de la escuela?...

 

En el fondo tampoco es culpa de esos directivos que se borran, si fueran dos o tres o 10 ó 20  en todo el sistema educativo sería culpa de ellos, pero ya si son decenas y decenas de escuelas en toda la provincia que tienen este problema ya es un problema del propio sistema, es porque “algo pasa”, y una-de muchas-respuesta es lo que plantea Iaies: los directivos no se sienten “acompañados, respaldados”…y faltan, lo mismo que nos pasa a los profesores, que terminamos sacamos licencia cuando nos toca uno de esos cursos insufribles del profundo conurbano…es un problema del sistema, la semana pasada le pregunté a una profesora porque faltaba tanto, y me dijo: “un pibe me  tiró la cartuchera en la cabeza, cuando le comenté a la directora me dijo que no me haga problema que no eran malos, que seguro que el cartucherazo era para un compañero y que me pegó sin querer…”.

 

Son cosas de la profesión…

Muy bueno el artículo de Iaies, pero sólo explica una parte del problema, que los directores no se sientan acompañados es sólo parte de un sinfín de problemas.

 

Serale

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
11 septiembre 2013 3 11 /09 /septiembre /2013 17:34

A las cinco y cuarto de la mañana suena el despertador. El ruido empuja a Laura fuera de las sábanas. Entre el letargo de despertar, manotea un pantalón color beige, un sweater fucsia y un pañuelo con flores, que reúne los colores de su vestimenta. Unos segundos más invierte en tomar su guardapolvo blanco, la insignia de la escuela pública. Una hora después, cruza la puerta de su casa para ir a educar en una escuela que no forma parte de la plataforma continental. Lo hace con la voluntad de un médico que atiende en el desierto y la perseverancia de un vendedor que ofrece productos puerta a puerta.

"Estoy en diez minutos pero salgo con más margen para prever imprevistos, sino pierdo la lancha", relata a Clarín, en la rampa 1 de la Estación Fluvial de Tigre, el punto de llegada o partida de decenas de isleños y viajeros que atraviesan el Delta bonaerense. Minutos más tarde, subirá a la lancha-colectivo "Delta F II", que partirá con una tripulación de ocho docentes, dos profesores de teatro, cinco alumnos de una escuela secundaria técnica de isla y otros cinco de un jardín de infantes, un reportero gráfico y una periodista.

De lunes a viernes, Laura Miller, directora de la Escuela Primaria N° 13 "Fragata Sarmiento, Mirta Benítez, directora del Jardín de Infantes N° 919 -que comparte edificio con la N°13- y Natalia Castro, docente de primer, segundo y tercer ciclo invierten como mínimo cuatro horas y media (el mismo tiempo que demanda un trayecto a la costa) en ir y volver desde la escuela. El establecimiento tiene un arroyo como dirección: elPaycarabí, cuyas aguas café con leche –según cuentan los isleños más añejos- fueron bautizadas en honor a un cura jesuita, "padre Gabriel", que habitó la zona en el siglo XVI.

Son las siete menos cuarto de la mañana. El motor del "Delta F II", timoneado por Emiliano, comienza a rugir y el aire se impregna de olor a combustible. Afuera aún no amaneció. "¿Qué raro que todavía no llegaron los chicos de teatro?", comentan las docentes, al tiempo que corriendo por el muelle, haciendo más señales que un jugador que pide la pelota, aparecen los maestros del taller. "Emiliano, retomá, retomá", indica Mirta. "Es terrible el tema del horario. Un atraso lo puede tener cualquiera", explica Natalia. Perder la lancha es sinónimo de volver a casa, la próxima sale a las siete pero no pasa por la escuela.

Con todos a bordo, el "capitán" encara rumbo al horizonte de agua. Pinceladas rojizas forman el cielo y la brisa del inicio del día es helada. En el interior de la lancha algunos docentes y alumnos aprovechan para dormir, otros para estudiar, completar la tarea o terminar actividades del aula. Mates, cafés y charlas se suman a la escena. Afuera, la panza de la barcaza arruga la superficie del río, que alcanza su ondulación máxima en los juncos y muere en la orilla. El camino es sinuoso, curvándose hacia el norte, tornándose primero amplio, luego angosto; amplio, luego angosto. Se parte del Río Tigre, se atraviesa el Río Luján, Sarmiento, el Arroyo Espera, Cruz Colorada, el Río Paraná de las Palmas, parte del arroyo Paycarabí, el Estudiantes y de vuelta el Paycarabí, situado en la segunda sección de islas.

"El viaje depende de las condiciones climáticas. Si hay neblina la lancha no zarpa o sale de la Estación Fluvial pero se detiene en el Paraná –el sector con menor visibilidad, en caso de que haya bruma- a esperar que el paisaje se defina", describe Natalia. Esa interrupción suma como mínimo una hora más al recorrido. "El tiempo que demanda ir y volver fue algo que pensé con detenimiento antes de tomar el cargo pero este viaje no es estresante y ofrece una postal nueva en cada estación: sea invierno o primavera, el Delta siempre es bellísimo", destaca Laura.

A las agujas del reloj le faltan apenas unos minutos para llegar a las nueve. El equipo de docentes baja de lancha e ingresa a la escuela. Con la velocidad de un maratonista, preparan las aulas para recibir a los alumnos que están a punto de llegar. A la "Fragata Sarmiento" asisten 20 chicos de primaria y doce de jardín. La población estudiantil está conformada por hijos de isleños, de inmigrantes (en su mayoría paraguayos) que se instalaron en la zona y de trabajadores golondrina que llegan al Delta para trabajar en plantaciones de mimbre.

La escuela tiene 108 años y fue fundada, según cuentan los registros, en junio de 1905. Por esos días, la construcción era de adobe y se limitaba a un aula de 30 m2 y tres metros de altura, dos habitaciones y una cocina. Serapio Gonzalvio fue el primer maestro y director. En 1909, relatan las maestras, se construyó un segundo edificio, ya de madera y chapa. En la actualidad, el establecimiento está compuesto por tres cuerpos, dispuestos en forma horizontal. No hay servicio de agua potable ni Internet.

A las nueve en punto, la embarcación "Niña V", que levanta a los chicos que viven a la vera del Paycarabí, hace su aparición. Los alumnos bajan y pueblan el muelle. Entran -algunos corriendo, otros de la mano de alguna maestra- a las aulas y dejan sus mochilas. Tienen poco tiempo, hay que formar para la izada de la bandera.

"Canta como el río/ Canta pueblo mío/ Pueblos que cantan/ Siempre tendrán futuro", entonan al unísono, mientras la bandera se hace camino hacia la punta. La canción es cantada por Mercedes Sosa y, a dos horas de la ciudad, la ceremonia adquiere más sentido.

Profesoras y alumnos vuelven a la escuela, la bandera flamea. De fondo, duerme el río. "Soy isleña. Me fui a los quince años a estudiar y volví para enseñar. Es mi forma de devolver todo lo que el río me dio", explica Mirta. Mientras tanto, en las aulas las maestras educan con la voluntad de un médico que atiende en el desierto y la perseverancia de un vendedor que ofrece productos puerta a puerta.

clarin.com

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
10 septiembre 2013 2 10 /09 /septiembre /2013 20:03

Las dos décadas ganadas

El filósofo advierte: el problema es la sociedad.

Por Tomás Abraham

Tenemos la sensación de que los Kirchner gobiernan desde hace una eternidad. Parecen funcionar como un sinfín. Y, sin embargo, apenas nos damos cuenta de que recién van a cumplir un mandato que duró el mismo tiempo en que un presidente llamado Carlos Menem gobernó la Argentina.

¿Puede ser que los argentinos hayamos soportado sin chistar a un presidente innombrable durante un lapso de tiempo equivalente a esta década que se dice ganada? Y sí, no sólo soportado sino bendecido, disfrutado, votado, revotado y vuelto a revotar en el 2003, cuando les ganó a todos los otros candidatos que se le opusieron en nombre de la ética, como Carrió, en nombre de la libertad de empresa y la calidad institucional, como López Murphy, en nombre del peronismo auténtico, como Rodríguez Saá, en nombre de la producción y del trabajo, como Kirchner. A todos les ganó.

Ganó con nuestros votos, no hay que olvidarlo. 
El problema –suponiendo que hay un problema– no es el poder en la Argentina, sino la sociedad. También somos poder, y lo ejercemos con frecuencia. Nadie ejerce el poder político en nuestro país sin el apoyo de la sociedad civil, y no de un sector minoritario sino mayoritario de la ciudadanía. El considerarnos víctimas de cada gobierno caído o en decadencia, y socios triunfantes del que puede aprovechar ciclos de bonanza, cubrirnos las espaldas con los pobres y los desaparecidos para extorsionar con la culpa a adversarios políticos, no nos exime de responsabilidades aunque fuere por lo que hemos pensado y dicho, sino hecho.

Por eso dan tanta bronca a tantos seres recelosos ciertos recordatorios, porque rompen el espejito en el que el poder vigente quiere reflejarse, y se lo rompen también a todos los sectores sociales que no quieren perder la imagen que paladean de sí mismos.

Desastre. Este gobierno es un desastre; perdón por la falta de matices, pero el horno está para bollos. Como lo fue el de Menem. Pero no hay nada que lamentar. Son muchos los que pueden participar del festejo del brindis en conmemoración de dos décadas ganadas por haber elegido cuatro veces a los mismos candidatos y ganar cada uno de los escrutinios.

¿Pero por qué entonces un desastre? No por lo que el kirchnerismo hizo. Lo que hizo, a veces lo hizo más o menos bien, como los tres primeros años, o menos bien los tres siguientes, o mal los que le siguieron. La guerra estadística por fuera del Indec es constante. El ciclo virtuoso del 2003 al 2006, luego el inicio del ciclo vicioso, para terminar con el totalmente pecaminoso, hacen de la economía nacional un logaritmo trunco. Por lo general, el periodismo y las consultoras entregan el número de la suerte y festejan el premio que se otorgan a sí mismos.

Por eso lo que este doble gobierno hizo tiene sus facetas y sus fases. Pero su carácter calamitoso reside en lo que nos deja. Argentina no es Venezuela. No se alfabetizó a millones de personas fuera de la lectoescritura. No vinieron miles de médicos cubanos a tratar enfermedades de los sectores más pobres. El kirchnerismo nos va a dejar un cráter. Pero no es un agujero negro cósmico sino político; es decir, programado.

Menem le dejó al impávido De la Rúa una bombita que se llamaba deuda externa, déficit fiscal, patacones y bonos provinciales, desocupación masiva, y el fantasma más temido de los economistas, un espectro terrorífico como la hiperinflación: la deflación.

Y así le regaló el paquetito a De la Rúa, otro al ahora tan querido Alfonsín y un boleto de vuelta a los del Frepaso en vísperas de ser reciclados. Un acto de generosidad para que se divirtieran con el sermón de la ética, la educación y la democracia. Tic, tac, tic, tac...
¡Y booom! Se fueron al diablo, con unos cuantos millones de connacionales.

El paquetito K. Veamos ahora el paquetito que va a dejar el matrimonio Kirchner una vez que el kirchnerismo se vaya por mucho o poco tiempo o para siempre. Porque todo se va, es así, nada queda para siempre, es una ley universal.

Pero desanudemos el moño para ver qué nos regalan. Millones de personas que viven de aportes estatales. La mitad del país, si no más, convertidos en asistidos sociales.

Transportes y servicios subsidiados, incrementos de los sueldos de los empleados públicos de un cuarto de su monto total por año. Una inflación incontrolable. Un gasto público cautivo. Una caja menguante. Modernización tecnológica cero. Tecnópolis es una cosa, los científicos repatriados otra, y otra bien distinta el área de servicios empresarios, de atención al cliente, la producción propia de bienes de alto valor agregado y una estrategia de inserción en el mercado mundial que no dependa de las lluvias.

La industria argentina en el mundo tiene un nivel de productividad bajísimo. Por algo representantes de La Salada acompañan al secretario de Comercio a Angola.

Política de comercio exterior que permita la financiación de obra pública y emprendimientos de infraestructura como energía, transportes, comunicación, nada. Parece ser que la política más redituable en términos electorales es la asistencia, y no el desarrollo sustentable. Hay poco trabajo blanco de calidad: al no mejorar la productividad, difícilmente mejora la calidad del trabajo que depende de la educación, de las nuevas tecnologías, de innovaciones en la gestión empresaria, de la competitividad y de un Estado eficiente. 
¿Plan de viviendas después de diez años? No hablemos de Sueños Compartidos porque es un tema penal, sino de lo que se trata de inventar ahora para que los bancos hipotecarios recuerden para qué fueron creados.

¿Villas miseria? Cada vez hay más y con más gente sin que se hayan hecho obras para que se conviertan en lugares habitables en términos de salud y seguridad. Hubo sí creación de viviendas en lugares como San Juan y Jujuy bajo una red de mandos feudal y cobertura de mineras.
¿Lucha contra el narcotráfico? Vía libre para los aeropuertos clandestinos, radares por instalar algún día que no es hoy ni mañana, infiltración criminal en los poros de la sociedad que deberían estar ocupados por quienes tienen la misión de protegernos de esas mafias. Muerte por paco y tiroteos entre colombianos en los shoppings.

¿Seguridad? No es un asunto de rubios sino de morochos. Basta ver las investigaciones como las de Javier Auyero para terminar con el cuento de que la inseguridad es una sensación y un reclamo gorila. Quienes más la padecen y del modo más cruento son los pobres.

¿Lucha contra la corrupción? Bueno, no hay que abundar en ese tema porque el Gobierno se enoja y puede sacar una ley por el Congreso que prohíba toda otra noticia que no sean los resultados del campeonato argentino de fútbol. Todo el resto lo condena por subversivo o destituyente, elijan el vocabulario que quieran.

¿Calidad institucional? Son dos palabras que empleó la Presidenta en su campaña del 2007 cuando creía que era un faltante del gobierno de su esposo. Ahora son dos faltantes y medio.

¿Cultura? Hermoso tema. Eso sí que está bueno… ¿se dice así? ¿“Está bueno”? ¿No se decía en otra época “está bien”? ¿Por qué nadie dice “está malo”? ¿Cuánto tiempo esperaremos para que se diga “está malo que Independiente se vaya a la B”, o que está malo blanquear capitales sin pagar nada? A ver… a ver … a ver… diremos una frase contundente: “Tenemos la necesidad de encontrar un vocablo que sea posible recepcionar y que amerite una premiación semántica”… está buena… la frase está rebuena… encontré la palabra: la cultura y la batalla están rebuenas porque hay consenso entre afines, adláteres y supuestos críticos en que el kirchnerismo ganó la batalla cultural. Los pibes son K, los pendeviejos son K, los hijos, las madres y las abuelas son K, y los que no son K no lo son porque los K no son lo suficientemente K como prometían.

Se asegura que nada ni nadie podrá volver atrás. No hay retorno posible. Hay un cambio cultural irreversible. La cultura es muy importante. Basta ver la metamorfosis que presenta la Biblioteca Nacional, convertida en un Correo Central que emite mediante asambleas de posgraduados un buen número de cartas abiertas, y el Correo Central convertido en lo que se anuncia como uno de los centros culturales más grandes del mundo. Es lo que los sociólogos vanguardistas llaman “estallido de las instituciones”. Una excelente muestra de posmodernidad.

Y nuestra afición tan auténtica por conocer nuestro pasado, ese ronroneo que nos da un dormir placentero cuando nos cuentan las mil y una noches de nuestra epopeya liberadora de los demonios de afuera y de adentro. La leyenda infinita que nos parece crucial para saber quiénes somos… A propósito, ya que estamos: ¿quiénes somos?...

Gracias, revisionismo, por develarnos quién fue Mitre. Gracias por todos los feriados que nos regalás. Todos los hoteles de la costa agradecen al Instituto Dorrego el recordatorio de nuestras efemérides patrióticas.

Hablemos de la educación pero sin tomar las cosas a la tremenda. ¿Alguien puede negar que en la actualidad casi todo el mundo está matriculado en una institución educativa? ¿Acaso no están todos los chicos y chicas adentro? No importa si están afuera o adentro del aula, o en la vereda, o en el baño, o tomando la única comida del día en una sala, pero están adentro y los profes cuando no hay paro dicen que también lo están.

El ministro Sileoni apoya a los alumnos que ocupan colegios. Los docentes sugieren que se hagan congresos para que todos los enseñantes participen, muchos congresos por favor, en lo posible uno por semana, preferentemente los viernes, para discutir un nuevo plan educativo.

Queremos más cursos de capacitación docente con todo incluido para poder lidiar con los problemas que se suscitan desde la primaria hasta la universidad. Hay un rubro que debemos tomar cada vez más en cuenta: el de la repitencia, otra palabra que está bueno recordar porque lo amerita.

En la universidad tenemos alumnos que faltan a los parciales. ¿Por qué faltan? Los motivos son varios. Un alumno puede enfermarse, puede tener un problema laboral, o tiene que cuidar a la abuela, puede tener un problema con el transporte, o un problema climático, o sea, inundarse. 
Los profesores de la universidad sabemos por reglamento y tradición que los estudiantes que no se presenten al primer parcial tienen la posibilidad de recuperarlo después del segundo parcial. Aquel que haya estado ausente o sido aplazado en ese segundo parcial también tiene la posibilidad de recuperarlo cuando recuperen los del primero. Aquel que falla todas las veces tendrá la posibilidad de recuperar todo un montón de veces y convertirse en un “remanente”. Un alumno que padece de repitencia reposa en el casillero de los remanentes hasta que pueda ser recuperado. Todo con “re”.

Tengo el presentimiento de que las autoridades educativas han comprendido que el capitalismo globalizado es un sistema de oportunidades, con el agregado nacional, que es el de las oportunidades desperdiciadas. Pero nada se pierde, todo se transforma.

Perdonen esta intromisión algo anticuada, pero para mí el problema es que los que faltan lo hacen porque no estudian, y los que no aprueban no lo hacen porque no estudian, y no estudian porque da lo mismo que estudien o no, y da lo mismo porque al ministro le da lo mismo y al ministro le da lo mismo porque lo mismo da.

Pasemos de la educación a los derechos humanos. Hay un acuerdo general en que los derechos humanos fueron violados durante la dictadura del Proceso. No hay un acuerdo sobre el concepto de crímenes de lesa humanidad en cuanto aplicables a lo que pasó en nuestro país. Ni sobre la pertinencia de la palabra “genocidio”, que en el siglo XX remite a la exterminación de grupos raciales, étnicos, religiosos y no de enemigos políticos. Ni sobre quiénes tienen que estar exentos o incluidos en el acta de acusación del delito mencionado, ya que hay amnistías para algunos y condenas para otros.

Tampoco hay un acuerdo general sobre el alcance de los derechos humanos, que abarcan del derecho a la vivienda digna a la condena de toda tortura y apremio físico de parte de aparatos estatales. Ni sobre qué es una democracia ni sobre el despotismo o la tiranía. Hay más consenso en lo relativo a qué es el populismo: régimen político elaborado por Ernesto Laclau y relatado por Víctor Hugo, que define a un gobierno de ricos votado por pobres.

¿Qué sucede cuando un mandante es elegido por la mayoría del pueblo de una nación y luego se mofa de todo? ¿Qué es lo que lo limita en el poder? La Constitución. ¿Qué sucede si la Constitución no le conviene y decide modificarla para que le convenga? Nada, no sucede nada, en realidad, no más que lo que sucede en la Argentina.

*Filósofo.
www.tomasabraham.com.ar

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
8 septiembre 2013 7 08 /09 /septiembre /2013 22:34

El increíble lapsus de un intendente en un acto: "Vengo a entregar estas..."

Vaya a saber en qué estaría pensando Juan Pablo de Jesús, el joven intendente K del Partido de La Costa, cuando días atrás encabezó un acto en una escuela de San Bernardo para anunciarles a padres, alumnos y docentes una nueva entrega de netbooks del plan nacional Conectar Igualdad. Al mejor estilo Maduro, que viene de confundir peces con penes, De Jesús arrancó el discurso con estas palabras: "Vengo a entregar estas vergas ...". ¿Cómo dijo intendente? Los murmullos partieron de los propios alumnos. Más de uno dibujó una sonrisa. Otros, en cambio, preguntaron con indignación si habían escuchado lo que habían escuchado. Pero De Jesús siguió hablando. Como si nada pasara.

http://www.clarin.com/politica/increible-lapsus-intendente-Vengo-entregar_0_988101434.html

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo