Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
/ / /

¿Los alumnos del secundario deberían decidir qué aprender en la escuela?

La Ley Nacional de Educación sancionada en 2006 y la resolución 84/2010 delConsejo Federal de Educación dictaron un nuevo marco regulatorio para los colegios técnicos. Se creó un ciclo inicial de dos años, centrado en la formación general, y otro superior de cuatro años, que desarrolla los conocimientos técnicos.

Cada jurisdicción debe cumplir como mínimo con el marco nacional, y además puede introducir sus propias modificaciones. Algunos de esos cambios provocaron malestar entre los estudiantes.   

“Cuando el Ministerio de Educación bajó los nuevos planes de estudio la comunidad educativa vio que eran espantosos, porque avanzaban sobre dibujo técnico y sobre materias técnicas específicas”, cuenta a Infobae.com Lautaro Pereira, presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela Técnica Número 32, "General José de San Martín", uno de los colegios tomados, que llegaron a ser más de 60.

El proyecto presentado por la Ciudad aumenta la carga horaria de las materias de formación general, como historia, lengua y matemática. Pero no está claro que disminuya los contenidos específicos.

“El fantasma de que las escuelas técnicas van a pasar a ser bachilleratos está totalmente negado. Los talleres mantienen sus doce horas como siempre, y hay materias técnicas que han aumentado la carga horaria, que tenían dos horas semanales y ahora, como mínimo, pasan a cuatro. Dibujo técnico no desaparece en primer año y tiene una carga de cuatro horas semanales. Materias como técnicas digitales desaparecen como nombre, pero sus contenidos continúan dándose y también incrementaron horas”, dice Raquel Gorosito, rectora de la Técnica Número 37, “Hogar Naval Stella Maris”, a Infobae.com.

Pereira reconoce que en realidad no disminuiría el espacio de los contenidos específicos en la currícula, pero duda sobre cómo se implementarán los cambios. “Historia y biología aumentan tres años, pero nosotros no sabemos qué pasa con hidráulica, termodinámica, tecnología. Por qué se fusionan. No sabemos y no tenemos información oficial de nadie”.

“Cuando se intenta cambiar los nombres de las materias o unificar contenidos se necesita que los docentes estén capacitados”, agrega.

El colegio que dirige Gorosito es uno de los pocos que empezó a implementar la nueva currícula en 2011, por ser la única monotécnica en computación. “La mayor parte de las materias aumentó la carga horaria. Pero como hay asignaturas nuevas, hubo que replantearse cómo trabajar los contenidos. Entonces los profesores discutieron y en algunos casos hicieron cursos”, explica.

El tiempo de implementación le permite sacar algunas conclusiones de cómo es el nuevo régimen. “Hay algunas cosas que se pueden mejorar. Por ejemplo, se podrían intercambiar ciertos contenidos de quinto y cuarto año. Pero se está charlando”, asegura.

Uno de los aspectos más conflictivos son los cambios en el turno noche, que está pensado para los estudiantes que trabajan. Actualmente cursan en total 4500 horas, pero la homologación a nivel nacional exige que lleguen a 6 mil, como los otros turnos. El problema es que la única forma de aumentar la cantidad de horas sería hacerlo empezar más temprano, lo que sería un contra sentido porque tomaría parte del horario laboral.

Por eso algunos estudiantes denunciaron que se cerraría el turno, aunquerepresentantes del Gobierno lo descartaron. Cada colegio deberá resolver cómo organizarse para que se mantengan los cursos luego de la ampliación del tiempo de cursada.

Entonces, ¿por qué se tomaron tantas escuelas?

Es una buena pregunta, que yo quisiera responderme. Los alumnos no tienen quejas específicas de mi escuela, han levantado la bandera de otras. No hay problemas con el turno noche porque nosotros no tenemos. Tampoco hay docentes que se estén quedando sin horas de clase, que era otro de los reclamos. Aquellos cuyas materias cambiaron de nombre fueron reubicados y no quedó nadie sin trabajo”, responde Gorosito.

 

“Toda la comunidad educativa tiene que participar”

 

El conflicto -sostiene Pereira- no es si nos sacan una hora de alguna materia, sino cómo se elaboran los planes de estudio. No hubo participación de los alumnos y los mismos docentes dijeron que no fueron consultados. Toda la comunidad educativa tiene que intervenir en el armado de las materias, de la cantidad de horas y del contenido. Lo que se pide es que los cambios se decidan en asamblea, en todos los cursos y colegios”.

Es evidente que, más allá de los reclamos puntuales, los estudiantes no están dispuestos a quedar al margen de las decisiones y exigen participar en igualdad de condiciones. El problema es que no sólo se opone el Gobierno de la Ciudad. Muchos rectores tampoco están de acuerdo.

Los alumnos no deben tener ninguna intervención en los contenidos que se ven en la escuela, porque están aprendiendo. No son idóneos, como sí son los docentes, que deben intervenir todas las veces que quieran. Ellos saben qué se pide en el mercado laboral”, dice Gorosito.

Si bien los estudiantes reconocen no estar tan preparados como los docentes para definir cómo se deben dictar las materias, sostienen que sí debe ser una decisión suya el para qué de la escuela, sus objetivos.

“Yo no sé si estoy capacitado para decidir cuántas horas de termodinámica necesito, pero sí para decidir si quiero mi fuerza de trabajo al servicio de hacer instalaciones de calderas en empresas o en una casa precaria. No es lo mismo un maestro mayor de obras que aprende a hacer casas en los countries o cúpulas de Iglesia, que uno que aprende a construir viviendas precarias y fáciles”, explica el dirigente estudiantil.

La discusión sobre el rol de los estudiantes en la definición de los planes de estudio está abierta. Pero el problema de fondo parece ser que ninguna institución puede funcionar si las decisiones que se toman desde la cabeza no tienen legitimidad y aceptación entre sus miembros.

Compartir esta página

Repost 0
Published by