Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
27 agosto 2017 7 27 /08 /agosto /2017 09:49

Llegar al patio no es una tarea sencilla para los chicos. La ceremonia dura casi 30 segundos. Zulema Aranda saca el pasador de hierro que traba la ventana, después usa una de las 20 llaves que carga para abrir una primera puerta enrejada y a continuación abre una segunda reja, colocada para cubrir los huecos que deja libres la primera de las rejas. Si esta maniobra “de liberación” se hace rápido es solo porque Zulema trabaja hace 15 años en la escuela y conoce el juego de llaves de memoria. “Si este manojo de llaves te parece mucho, ni te imaginás lo que es el juego completo”, aclara.

La escuela parece Alcatraz: cada puerta tiene llave. Cada ventana tiene rejas. Y a pesar de que levantaron un paredón más alto, ningún lugar parece del todo seguro. “Hay veces que al patio ya no podemos salir porque nos tiran piedras desde el asentamiento de al lado”, cuenta

Esta es la realidad cotidiana de la Escuela Media 24 de Ingeniero Budge, pero aplica también para muchas otras escuelas de la provincia de Buenos Aires. Según estadísticas del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, en lo que va del año se denunciaron 111 robos, lo que supone uno cada dos días. Y si se suman las denuncias por daños, hurtos e intimidación pública, en total son 266, más de un ataque por día. De todas maneras, desde el Ministerio aclaran que las cifras son inferiores respecto de años anteriores. En 2015, por ejemplo, hubo 181 robos y 441 actos de vandalismo, según afirman.

En la recorrida con Zulema, la escuela parece una cáscara vacía. Su voz retumba por todos lados. Por momentos, pareciera una expedición. Subimos al primer piso como si estuviéramos detrás de la búsqueda del tesoro. Llegamos a un cuarto en donde hay más de 20 computadoras: parece la bóveda de un banco, con rejas por todos lados, incluso en ventanas por las que, en teoría, no podría pasar nadie. El botín más preciado de las escuelas son las computadoras. Pero en las escuelas en donde hay comedores y merenderos, también se llevan las ollas de gran tamaño: “Valen 5 mil pesos, pero las terminan vendiendo por el precio del aluminio, a 200 o 300 pesos”, denuncia Jorge, encargado del comedor escolar.

Clarín recorrió varias escuelas del Conurbano durante las vacaciones de invierno, una época en la que los robos y el vandalismo aumenta porque los edificios están más desprotegidos. Entre julio y agosto hubo robos en la Escuela 15 de Zárate (se llevaron computadoras y rompieron la heladera, pese a que ya había sido robada 20 días antes), en la Escuela Técnica 2 de Ituzaingó (forzaron un portón y se llevaron herramientas de un armario), en la Escuela 41 del Barrio La Granja, en La Plata; yen una escuela de Bosques, en Florencio Varela, de donde se llevaron los instrumentos musicales.

“Están robando por lo menos entre tres y cuatro veces por semana en el predio. Entran por los techos y arrancan directamente las rejas de las paredes”, relata Sebastián Mendizábal, coordinador de la orquesta de la escuela de Bosques.

Entre el 29 de julio y el 2 de agosto, dos escuelas secundarias de Mariano Acosta sufrieron incendios intencionales. Una de ellas -la Escuela N°23- no pudo volver a las clases después de las vacaciones de invierno, mientras que la otra -la Escuela N° 29- está intercalando los días de clases para sus alumnos porque no tiene aulas disponibles para todos. Fuera del Conurbano también pasa: en San Nicolás se robaron toda la comida que estaba guardada en la Escuela Remedios de Escalada, en el tercer robo en el mes que sufrieron.

Por supuesto que no solo en la provincia de Buenos Aires se dan los robos. En Rosario se llevaron la cortadora de fiambre de una escuela. Y también asaltaron la Escuela 11 de la Ciudad de Buenos Aires.

Las consecuencias de los robos muchas veces repercuten directamente en la suspensión de las clases. Pasó en San Francisco Solano este año: en la Escuela 64 tuvieron que suspender las clases porque habían robado 7 veces en tres meses. Y en Villa Fiorito siete escuelas públicas también protestaron por los robos y decidieron dejar de dar clases. Pero están también los daños indirectos, relacionados con los robos a los docentes. “En mayo robaron en la escuela de Esteban Echeverría en donde doy clases -cuenta Cecilia-. Pero hay muchos casos de robos a docentes en la puerta de la escuela y compañeras con licencia por el trauma que les deja el asalto”, agrega.

Según los investigadores, en la mayoría de los casos actúa gente del barrio, que sabe en donde se guardan las cosas de valor. No hay bandas delictivas que se dedican a esto, sino que simplemente son robos buscando algún objeto de valor para revender. A veces solo es vandalismo.

Para las autoridades del Ministerio de Educación provincial, la solución no pasa por poner un policía en cada escuela, algo que además es imposible. “Primero que no sería posible en términos de cantidad de agentes. Pero además no resuelve el problema más que a corto plazo. Hay que trabajar con toda la comunidad educativa y con los padres, porque en la mayoría de las veces los daños y los robos son cometidos por alumnos o ex alumnos”, dice Sergio Siciliano, subsecretario de Educación provincial.

Si Sarmiento pensó en la arquitectura de las escuelas como algo central de los planes educativos (“No solo debe reinar en ellas el más prolijo y constante aseo, sino también tal comodidad para los niños, y cierto gusto y aún lujo de decoración, que habitúe sus sentidos a vivir en medio de esos elementos indispensables de la vida civilizada”), da la sensación de que este nuevo modelo de escuelas con rejas, candados, agujeros de balazos en los vidrios y condiciones tan precarias son el preanuncio de un futuro complicado.

 

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios