Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
11 julio 2016 1 11 /07 /julio /2016 18:48

11/07/2016

Toda la docencia bonaerense se hará presente en esta medida, convocada por el FGDB en su conjunto (SUTEBA, FEB, AMET, SADOP y UDA), para exigir respuestas concretas en:

 

  •     Recomposición salarial y aumento del básico
  •     Solución inmediata en Infraestructura y en el funcionamiento del Transporte Escolar
  •     Más cupos en Comedores Escolares
  •     Creación de Cargos

​SUTEBA

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
10 julio 2016 7 10 /07 /julio /2016 16:22

“A mí no me molestó salir así en la foto”, le dice a Clarín, y agradece la solidaridad que despertó en la gente.

En la escuela. Lorenzo ahora va a estudiar con zapatillas. Fotos: Blas Martínez

La vieja ambulancia Ford F-100 ronronea y por momentos apenas se divisa entre la densa niebla. El rojizo barro no frena su zigzagueante andar rumbo a la aldea mbyá Ñamandú, la misma que fue noticia hace una semana atrás cuando una docente publicó la foto del abanderado de la escuela de la zona con sus pies desnudos, en la fría mañana del 20 de junio. Esa imagen despertó la solidaridad de la gente y también al Estado, que envió a un equipo de Desarrollo Social para conocer las necesidades de Ñamandú y una decena de aldeas vecinas.

Lorenzo (16), el abanderado, ya no va descalzo a la escuela. El jueves Clarín lo encontró en la Escuela 948. “A mi no me molestó salir descalzo en la foto”, se sincera con su voz apenas audible y mirada tímida. De chupines verdes y ahora con unas zapatillas de lona, Lorenzo cuenta que “casi todos venimos descalzos cuando hace calor”, mientras mira a sus compañeros que juegan en el patio: más de la mitad todavía está con sus pies desnudos.

Lorenzo arrancó tarde su vida escolar. Comenzó a estudiar hace unos años en una escuela bilingüe de otra aldea, lo que le permitió una rápida promoción al cuarto grado de esta escuela, que cursa actualmente sin sobresaltos. Los maestros reconocen que es inteligente y bien podría convertirse en el futuro en agente de salud o en maestro auxiliar. El se encoge de hombros y esboza una breve sonrisa cuando se le pregunta sobre sus sueños.

El cacique Florencio González (36) se presenta cauteloso ante la visita de los “juruá” (blancos). “La aldea está hace más de 50 años. Mi abuelo falleció acá y en la década del 90 sufrimos un intento de desalojo del Gobierno porque quedamos dentro de un parque provincial, nos tiraron abajo todas las casas pero resistimos”, recuerda.

Las 19 familias –casi un centenar de personas– ahora tienen una buena convivencia con las autoridades. “Con los guardaparques no hay problemas, pero necesitamos que se regularice la tenencia de la tierra“, pide Florencio. Sin embargo, a los enviados de Desarrollo Social también le pidieron víveres y útiles escolares.

A esta escuela, que tiene dos maestros, un auxiliar que enseña el guaraní, y una directora, asisten unos 100 chicos de media docena de aldeas, muchas de las cuales no se ven desde el camino que se pierde en el horizonte, en los cerros.

La escuela nació hace poco más de un año, literalmente bajo tres plantas de mandarina. Después se mudaron a la salita de salud, una construcción de tablas a la que le falta una pared y tiene piso de tierra. El nuevo edificio, que todavía espera la llegada de la energía eléctrica y agua potable, fue inaugurado este año luego que un filántropo suizo aportara el dinero necesario para levantar las aulas con galería y sanitarios. Los baños todavía no se pueden usar por la falta de agua.

Los chicos entran a las 8 y desayunan antes de empezar las clases. Allí almuerzan gracias a las donaciones que la directora recoge semanalmente en varios pueblos cercanos. “La comida no falta por ahora”, resume un docente. Antes de volver a sus casas los chicos reciben la merienda que, por ahora, consiste sólo en una naranja.

Los docentes admiten que la fotografía que se viralizó en las redes sociales les trajeron problemas con el Consejo General de Educación de Misiones. Es por eso que eliminaron la imagen del perfil de Facebook de la escuela. Luego llegaron a la aldea los funcionarios de Asuntos Guaraníes de la Provincia llegaron a la aldea. “Hace como 5 años que no venían. Nos amenazaron que no íbamos a recibir nada, pero a nosotros sólo nos ayuda la Municipalidad de Ruiz de Montoya”, se sincera Florencio.

En Ñamandú y las otras aldeas cercanas, los mbyá conservan casi intacta su cultura. Las tallas en madera, cestería y confección de collares con semillas permiten reunir el dinero necesario para el sustento diario

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
10 julio 2016 7 10 /07 /julio /2016 16:20

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, rechazó la posibilidad de reabrir la paritaria docente en la provincia, que fue acordada con un aumento anual del 34,5 por ciento.

La reapertura de las negociaciones fue formulada por representantes del Frente Gremial Docente bonaerense, que integran la FEB, Suteba, UDA, Amet y Sadop, a funcionarios de los ministerios de Economía y de Educación bonaerense durante una reunión técnica realizada la semana pasada.

"En el anual no hay posibilidad de hablar de nuevo porque con los docentes cerramos un acuerdo de 34,6 por ciento con una contribución de la Nación y el indicador más pesimista indica que estamos orillando esos números (de inflación anual)", dijo Lacunza en diálogo con NA.

El ministro recordó que el gobierno de María Eugenia Vidal cerró acuerdos anuales con docentes y fuerzas de seguridad "que son el 70 por ciento de la planta de la provincia" y con el resto, que incluye las áreas de salud, judiciales y la administración pública se cerraron acuerdos semestrales o de ocho meses, que se van a reabrir en julio o agosto, según el caso.

Los maestros enrolados en el gremio Unión de docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA) realizarán un paro este martes 12 de julio en reclamo de la reapertura de las paritarias para el sector. "El paro será total, no habrá clases", aseguraron. 

En declaraciones a Radio 10, el titular del gremio, Miguel Díaz, aseguró que los docentes tiene "un desfasaje del 8%" entre el aumento que recibieron y las cifras a la inflación. "Una porción importante del sueldo la cobramos en negro. Más del 30% de los docentes no llegan a la línea de pobreza y cobran $ 9.800", denunció.

En este sentido, reclamó un sueldo básico de $ 13.000 para los maestros y se preguntó: "¿Por qué la Provincia no invierte en educación.

 

ambito.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
9 julio 2016 6 09 /07 /julio /2016 10:03

 

La Patria somos todos: K y anti k; macristas y antimacristas; peronistas y radicales; socialistas...bosteros y gallinas...que una simple opinión política o de cualquier índole no nos divida. Feliz día de la Patria.

 

Polimodalitos

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
9 julio 2016 6 09 /07 /julio /2016 10:00

Retrato de un día cualquiera en Esquina porteña, pintura de León Pallière

Un vecino podía tocar la puerta para pedir un favor, pero en aquella época la excusa no era una tacita de azúcar. Quien era dueño de un aljibe recibía de manera frecuente, tal vez más de lo deseado, la visita de todos sus vecinos. Había que aprovechar del que tenía uno en su patio para pedirle agua. Las casas eran simples, austeras, con paredes pintadas a la cal. Alfombras y cortinados sólo para las familias más pudientes -igual que los libros, considerados un lujo- y todo era traído de España.


¿Cómo era la vida cotidiana de una familia en 1816? Para reconstruir sus hábitos y costumbres, LA NACION consultó a los historiadores Daniel Balmaceda, Graciela Ramos, Fernanda Pérez y Pablo Camogli, que cuentan cómo se vivía en Buenos Aires y lo que sucedía también en otras ciudades durante esa época. Las comidas típicas, la educación, el lugar de encuentro de la gente, los juegos de los chicos y las reuniones de los adultos. La vida puertas adentro, la religiosidad que determinaba la vida social, el ritmo citadino con su alumbrado paupérrimo y sus famosas tertulias.Imaginar la Buenos Aires de 1816 implica pensar en una ciudad que quedaba vacía al caer la tarde, es dar cuenta de que los pocos faroles con sus velas de cebo que ennegrecían los vidrios no podían contrarrestar la oscuridad de la noche. Nadie salía a la calle cuando la luz natural se iba, era peligroso, y sospechoso también. A menos que, por ejemplo, uno estuviera en camino de regreso de una tertulia. Por eso, las familias más acomodadas siempre salían con un niño o criado que llevaba un farol para alumbrar el paso.

 

A las ocho, hora del rezo


Para la cordobesa Fernanda Pérez, autora de la novela histórica Los paraísos perdidos, "en esas pinceladas del pasado bien se podría hablar de las comidas sustentadas a base de maíz, de los guisos y las carnes asadas, de la miel, de la ambrosía y de algunas otras exquisiteces que disfrutamos hasta nuestros días", cuenta, en referencia a los platos que llegaban a la mesa de aquellas familias. "También podríamos detenernos en los tapices que adornaban las casas, en las escasas propiedades que tenían el lujo del retrato familiar (en Tucumán, Francisca Bazán de Laguna era una de las pocas que contaban con una pieza de esas características), de las alfombras, de los utensilios de plata y de los muebles de caoba. Podríamos hablar de la imaginería religiosa que atravesaba todo el territorio nacional sin diferenciar condiciones, porque la fe y las devociones eran fundamental en la vida de aquellos años fundacionales de nuestra patria."Las familias eran muy religiosas, señala Balmaceda, autor, entre otros títulos, deBiografía no autorizada de 1910 y de Historias insólitas de la historia argentina. "Todos los días se iba a misa, se hacían procesiones y se participaba mucho de las actividades de la iglesia. Por supuesto, se cumplía con todos los sacramentos y a las ocho de la noche, aun si la gente estaba caminando por la calle, se paraba para rezar. La religiosidad se vivía con más énfasis que ahora. Por otra parte, el sacerdote tenía mucha influencia social, incluso política. Recordemos que de los 29 diputados que declararon la independencia en 1816, 16 eran sacerdotes."

De reuniones y bailes


También estaban las corridas de toros, que generaron cierta pasión entre los porteños. "Ya en los suburbios se destacaban las carreras de caballos, las riñas de gallos y las cinchadas, a las que de tanto en tanto también concurrían los habitantes del centro", agrega Graciela Ramos, autora de la novela Lágrimas de la Revolución.Pablo Camogli, profesor de Historia y autor de Andresito. Historia de un pueblo en armas, habla sobre las reuniones sociales a las que asistían hombres y mujeres. "Por lo general, las tertulias se hacían en las casas de los vecinos principales y eran invitados las autoridades y los vecinos. Estas reuniones permitían socializar, y por allí comenzaron a filtrarse las opiniones políticas previas a la revolución. Entre baile y baile, se podía conversar sobre los sucesos en España o la situación de la revolución y la guerra. Se solían bailar el minué, el vals y algún baile más criollo, como la contradanza y el cielito, pero predominaban los ritmos europeos. Ya en los sectores populares se entremezclaban los ritmos, incluso con fuertes influencias africanas, algo que se generalizaría en la época de Rosas -apunta el historiador-. Otra salida social era al teatro de Comedia, para lo cual las damas recurrían a elegantes vestidos y los inseparables peinetones y abanicos, detrás de los cuales ocultaban su rostro. Las solteras nunca salían solas a la calle y por lo general las mujeres iban siempre en grupo, caminando en fila, con la madre o la mayor detrás de todas."

En cuanto a la educación, los expertos coinciden en el mismo punto: la educación era para las clases altas, y los varones que iban a la escuela llegaban a completar un primario bastante básico. A la mujer, sigue Ramos, se le otorgaba un papel netamente doméstico. La instrucción de las niñas era puertas adentro del hogar, y la atención estaba puesta en convertirse en buenas amas de casa o anfitrionas. Saber coser vestidos, bordar, tocar el arpa, el piano o la guitarra. "Incluso había casos de padres que tenían hijas mujeres que no querían que aprendieran a leer y escribir para que no pudieran intercambiar mensajes escritos con los muchachos", cuenta Balmaceda.

De la infancia, señalan algunos historiadores, la historia siempre cuenta poco. Tal vez -arriesga Pérez- porque la niñez era efímera. "El balero, el volantín (barrilete), la rayuela y el trompo eran juegos comunes del siglo XIX. Pero los varones cambiaban rápidamente la espada de madera por una de verdad, y las niñas abandonaban las muñecas para hacerse cargo de sus propios hijos. Eso los que tenían suerte y pertenecían a familias acomodadas. En las poblaciones rurales trabajar desde pequeño para un buen patrón era tal vez una de las mayores aspiraciones. Porque la infancia era corta y trunca, y no hacía distinción de clases ni de paisajes geográficos."

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
9 julio 2016 6 09 /07 /julio /2016 09:40

¿Cuánto tardaron en llegar hasta Tucumán? ¿Qué comían los firmantes de la declaración de Independencia? ¿Cuánto cobraba cada uno de los congresales? Entrá y enterate estas y otras cosas jamás contadas.

Las curiosidades que no sabías del Bicentenario argentino

* Hace 200 años la comida ya tenía sabor a independencia

Las propuestas gastronómicas imperantes doscientos años atrás hacían culto a la simpleza pero esa condición no implicaba la perdida de sabor y ni de variantes en las mesas donde la sociedad tucumana de entonces y los diputados que declararon la independencia, reponían fuerzas y se daban un tiempo al disfrute. En la alimentación en los tiempos del Bicentenario de la Independencia la carne ocupaba un lugar importante fuera asada, hervida o el popular charqui, un remanente heredado de la cultura incaica.

El charque, como también se lo conoce, eran tiras de carne cubiertas con sal que se disecaban al sol y que permitía, por los beneficios de la conservación, ser la fuente alimenticia básica de las tropas que peleaban para librarse del yugo español.

Los guisos, sobre todo los ensopados, también pisaban fuerte en las mesas de aquel entonces, donde empezaba a filtrarse como una novedad procedente de los mercados orientales el arroz el cual, sin embargo, no caló rápidamente en el gusto autóctono.

La mazamorra, con granos de maíz machacados para ser hervidos, era uno de los platos predilectos al igual que el locro, acorde a la versión que ha trascendido la barrera del tiempo hasta nuestros. Esta propuesta gastronómica tenía otra variante, el huaschalocro que prescindía de todo tipo de carne y era líquido.

Entre los manjares de la época la humita, tanto en hojas de chala como en cazuela hecha con choclo rallado, tomates pelados, ají, cebolla cocidos con carne, manteca y grasa, que era por entonces la sustituta del aceite.

En el mismo plano competían los tamales, parecidos a la humita pero que se consumían siempre envueltos en chala, con una mezcla en su interior que incluía picadillo de carne y queso de cabra.

La chanfaina también tenía adeptos a raudales que se deleitaban con esa suerte de guisado de entrañas de cordero, cebolla frita, miga de pan remojada en leche o se cortan en pedacitos y caldo.e fríen junto con cebolla picada, se añade miga de pan remojada en leche y caldo.

 

* A la hora de los postres

A la hora de los dulces las yemitas, los alfeñiques, los huevos quimbos y la ambrosía, una delicia creada a base de yemas de huevo.

Las mermeladas de naranja acompañaban desayunos y meriendas en los que el mate, el café y el chocolate endulzadas con miel y como no podía ser de otra manera, caña de azúcar.

* Prendas tan útiles para la dama como para el caballero
 

Más allá de la cocina, otro rasgo cultural de la época era la vestimenta, que en el caso de las mujeres implicaba el uso de polleras, camisas y vestidos confeccionados con telas procedentes de Europa. Las capas y capotes estaban a la orden del día al igual que los encajes de Flandes, las telas de gasas, tafetán, brocado, sarasa, algodón y brocado.

Los hombres vestían pantalones ajustados, calzas, chalecos de seda, levitas y fracs con algunos toques de originalidad como, por ejemplo, zapatos con hebillas de oro, medias de seda y sombrero de pelo.

* Buenos Aires tuvo mayoría

Tucumán fue un lugar geográficamente equidistante para los 29 diputados de las Provincias Unidas del Sur que sesionaron en el histórico congreso. Para ese cónclave, la provincia que más representantes envió fue Buenos Aires, que ubicó a siete diputados, seguida por Córdoba y Charcas (situada en lo que es Bolivia), con tres cada una. Mendoza, San Juan, Tucumán, Salta, Santiago del Estero y Mendoza, enviaron dos representantes, mientras que La Rioja, Jujuy, Chibchas y Mizque, estas dos también situadas en lo que era el Alto Perú, uno por cada provincia.

* Carretas y galeras para un viaje agotador

La carreta y la galera fueron los medios de transporte que utilizaron los diputados para cubrir la distancia que los separaba de sus provincias de Tucumán. El segundo, si bien era más rápido y relativamente cómodo, era más caro. El viaje, lento y complicado, transcurría por polvorientos caminos donde con lluvia resultaba imposible trasladarse sobre el lodazal. Las postas eran por entonces auténticos oasis donde los viajeros podían acceder para descansar, comer bien e higienizarse.

* El grito sagrado se dio en una casa alquilada:

La casa histórica de Tucumán tenía por aquellos días previos a la declaración de la independencia un uso singular: distintos sectores del inmueble eran alquilados por su propietaria, doña Francisca Bazán. Por ejemplo, el frente de la casa era habitualmente rentado para instalar diversos comercios que explotaron distintos rubros. El gobierno tucumano también reportó al perfil lucrativo de la dueña, casada con el comerciante español Miguel Laguna, y alquiló del interior de la finca una sala donde el 9 de julio de 1816 fue declarada la independencia.

* Dietas exiguas para una gran responsabilidad

La dieta de los congresales de Tucumán era una suma básica que le permitía mantenerse mientras avanzaban en el propósito de declarar la independencia. Registros de la época precisan que cada congresal percibía por mes cien pesos, que les alcanzaba para pagar sus gastos diarios que en algunos casos incluía el alojamiento. Buena parte de los diputados se alojaban en la misma casa de Francisca Bazán, es decir que para trasladarse de sus habitaciones a la sala de sesiones sólo debían cruzar el patio del inmueble.

* El litoral y la banda oriental no asistieron

La declaración de la Independencia en Tucumán no reunió a la totalidad de las provincias que integraban el que en su momento fue el Virreinato del Río de Plata: Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Santa fe y la Banda Oriental pegaron el faltazo a las sesiones. Las cuatro provincias integraban la Liga Federal que por ese entonces estaban en guerra con el Directorio de Buenos Aires. El detalle curioso es que Córdoba, que también formaba parte de ese frente, mandó a Eduardo Pérez Bulnes, Juan Antonio Cabrera y Jerónimo Salguero al Congreso de 1816.

* La Novia de la Patria
 

El historiador Daniel Balmaceda ilustra sobre la "movida" que se generó para festejar el acontecimiento que se plasmó al día siguiente de la declaración con un gran baile en la casa de la familia Bazán-Laguna.

En la celebración una nenita de 9 años, Lucía Aráoz, fue coronada como la reina de la noche y a partir de allí, como consigna el historiador, cobró notoriedad de por vida como La Novia de la Patria.

Cuando días después la noticia llegó a Mendoza, donde se encontraba el General San Martín,  la fiesta popular no tardó en instalarse y aunque parezca mentira, a pesar de que se había declarado la independencia de la corona española, unos de los festejos fue una corrida de toros.

El espectáculo taurino tuvo lugar en el gran corral en las afueras de Mendoza, destacó Balmaceda que aportó que varios granaderos y miembros de la oficialidad oficiaron de toreos, entre ellos Juan Lavalle y el coronel Isidoro Suárez, en su caso, influenciados por el tiempo que residieron en España.

* En escena, curas y abogados

A propósito de los congresales de Tucumán, la mayoría de los diputados que asistieron al trascendental congreso eran sacerdotes y hombres formados en leyes.

La razón de estas dos vías dominantes en cuanto a la actividad de los legisladores es que ser clérigo o estudiar abogacía era el destino predeterminado que tenía todo descendiente de familia pudiente.

Sin duda los casos más singulares fueron los de Fray Cayetano Rodríguez, que era cura, poeta y periodista, Antonio Sáenz y José Eusebio Colombres, que eran clérigos y abogados, Pedro Ignacio de Rivera, coronel y doctor en Derecho Civil.

* De Hawaii llegó el primer reconocimiento

El primer reconocimiento internacional de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata fue el rey de Hawaii Kamehameha en 1818, cuando el monarca de ese archipiélago del Pacífico rubricó un tratado de comercio, paz y amistad con el corsario Hipólito Bouchard.

Kamehameha era un rey progresista interesado en abrirse al mundo que se convirtió en el primer mandatario que reconoció la independencia de las Provincias Unidas, aun antes que Brasil, Portugal, Estados Unidos y Gran Bretaña que lo hicieron años después.

* Laprida, el diputado que tuvo el peor final

El presidente del congreso que declaró la independencia, Francisco José de Laprida, desplegó después de ser protagonista de ese hecho histórico una intensa vida política que lo enfrentó, en un contexto violento, a infinidad de peligros y un final atroz.

De vuelta a San Juan en 1818 y después de ocupar en forma interina la gobernación provincial durante tres meses, Laprida le volvió a entregar el cargo a su antecesor, Ignacio De la Roza.

Las luchas intestinas de aquellos tiempos lo ubicaron del lado de los unitarios y después de haber representado al gobierno de San Juan en Chile, Laprida tomó activa participación en la acción directa, sobre todo después del fusilamiento de Manuel Dorrego.

En ese contexto, se alistó en el batallón unitario El Orden, como cabo primero, donde fue compañero de armas de un adolescente Domingo Faustino Sarmiento.

La derrota en la batalla del Pilar el 22 de setiembre de 1829 lo pusieron en una situación complicada y cuando intentaba huir fue detenido por una partida federal.

Existen tres versiones del final de Laprida. Una dice que fue apuñalado ni bien lo encontraron, otra que sufrió el calvario de ser enterrado hasta el cuello para morir pisoteado por un tropel de caballo y la tercera que virtualmente sepultado en vida en un oscuro calabozo del Cabildo de Mendoza.

 

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
8 julio 2016 5 08 /07 /julio /2016 11:05

De izq. a der.: Juan Pablo Bustos Thames, Teresa de Anchorena, Marcelo White de Pueyrredón, María Sáenz Quesada, Carlos José Sáenz, Manuel Belgrano, Mario Passo y Francisco N. Laprida

 

De izq. a der.: Juan Pablo Bustos Thames, Teresa de Anchorena, Marcelo White de Pueyrredón, María Sáenz Quesada, Carlos José Sáenz, Manuel Belgrano, Mario Passo y Francisco N. Laprida. Foto: LA NACION

 

Belgrano llegó de traje y con una escarapela. Al cruzar la entrada, Passo se acomodó su poncho salteño, que amenazaba con dejar descubierto un hombro. "Yo no uso poncho, lo visto", aclaró, inflando el pecho. Mientras escribía un mensaje en su iPhone, Thames saludaba a los demás con una sonrisa amplia. Lo siguieron Pueyrredón, Anchorena y Sáenz. Laprida, último en llegar, se sacó la boina para dar las buenas tardes. Poco tiempo después, todos estaban juntos en un ascensor, donde una luz llamó la atención de Laprida. "Pará, pará, que yo sé cómo se llama eso? ¡smartwatch!", adivinó, señalando la muñeca de uno de los presentes. Hubo vítores.


Alrededor de una mesa, los descendientes parecían sorprenderse de los apellidos de los demás y dialogaban sobre la genealogía de cada uno. Hasta hablaron de los que sufrieron cambios en la historia, como el del presidente de la Asociación Fundadores de la Patria, Mario Passo, ya que en algún momento le agregaron una "s" al apellido del entonces diputado por Buenos Aires Juan José Paso. O al abogado e ingeniero en sistemas Juan Pablo Bustos Thames, cuyo familiar José Ignacio Tames aparecía sin "h" en la declaración de la independencia.Hace 200 años, los que portaban sus mismos apellidos eran protagonistas centrales del período fundacional de la Argentina. Choznos de aquéllos, se reunieron ahora en LA NACION para tomar un café, recordar anécdotas familiares y reflexionar sobre el peso de su origen.


Laprida habla acelerado, pero parece pensar dos veces cada frase para no dejar afuera ningún detalle. Así contó una anécdota que viajó de generación en generación en su familia: cuando Laprida se disfrazó de monje y fue a la cárcel para tratar de liberar al entonces gobernador de San Juan José Ignacio de la Roza. El detenido se negó a intercambiarse las ropas y eligió permanecer preso. "Así como estaba tuvo que escaparse a Mendoza junto a su familia por la persecución de [el gobernador José María] Echegaray", relató. El chozno, además, contó que envió una carta a la Cámara de Diputados para celebrar la iniciativa del diputado José Luis Gioja, que pretende bautizar el recinto con el nombre del prócer.El primero en hablar fue Francisco N. Laprida, chozno de quien presidió la sesión del Congreso de Tucumán cuando se declaró la independencia y que lleva su mismo nombre. Para él, un apellido como el suyo debe llevarse con "discreción", y es por eso que en su familia nunca se hizo "un culto" de su origen. "En casa había un retrato y un blasón de armas traído de Asturias, pero nunca fuimos proclives a la difusión porque así fue él", contó.


"Con razón sos descendiente de Belgrano, ¡sos idéntico!", bromeó Teresa de Anchorena, la presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos y tataranieta del diputado por Buenos Aires Tomás Manuel de Anchorena. El presidente del Instituto Nacional Belgraniano, Manuel Belgrano, acababa de presentarse como el descendiente del general. Mientras todos lo escuchaban en silencio, el pariente del creador de la Bandera destacó la "modestia" de su familiar y dijo que siente al apellido como una "responsabilidad". Sin embargo, afirmó que prefiere que otros sean los que hablen del general y no él. Por eso le pidió a María Sáenz Quesada, historiadora y tataranieta de Pedro Sáenz, el hermano del entonces diputado por Buenos Aires Antonio Sáenz, que hablara de Belgrano. Ella lo definió como un "lujo absoluto" como dirigente, en tiempos en los que "la ética en la función pública está tan desvalorizada".Passo, en tanto, recordó entre risas otra anécdota que sobrevivió el tiempo: cuando, por carta, Juan José Paso le pidió al primer director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Gervasio Antonio de Posadas, que le actualizara el salario, porque como diputado no percibía nada.

La historiadora, por su parte, contó que en su familia se hablaba del prócer como el "tío Antonio" y afirmó sentir "el profundo respeto" que le genera la "responsabilidad de narrar la historia para los otros", dado que ella la recibió de forma abrumadora. "Evitar que la carga sea tan pesada es hacer de la historia una profesión", sostuvo.

Recuerdos del aula

Cuando Thames era chico se la pasaba explicando el origen de su apellido a sus compañeros de colegio. "¡Era la primera vez que aparecía el nombre de un alumno en los libros!", bromeó. La curiosidad que destacó: si la independencia se hubiera declarado en agosto de 1816 y no en julio, el presidente de la cámara y responsable del hecho histórico hubiera sido su pariente.

En el caso de Marcelo White Pueyrredón, descendiente de Juan Martín (y también de Cornelio Saavedra), el peso del apellido no sólo recayó sobre él en el aula, sino también en el servicio militar. "Cuando hice la colimba y descubrieron mi apellido, me iban a buscar al grito de «¡llamen al prócer!»", contó. ¿Siente responsabilidad por su origen? "Sí, pero no es que deje de hacer macanas por mi apellido", respondió, y todos rieron.

"Tener este apellido es un orgullo grande, pero íntimo. Sólo se conversa en situaciones como ésta, del Bicentenario, para que se sepa bien quién fue y no sea sólo el nombre de una calle", sostuvo Carlos José Sáenz, descendiente por partida doble (de Laprida por vía materna y de Sáenz por vía paterna). Para su familia, el recuerdo de los próceres es un sentimiento profundo. "Mi abuela materna lloraba cada vez que se acordaba de la muerte de Laprida", relató.

Hacia el final, Teresa, la tataranieta de Anchorena, se diferenció de los demás al explicar que en su familia no se hablaba demasiado de su familiar y que los detalles que sabe hoy los incorporó en la escuela. Aunque afirmó sentir "orgullo" por el entonces diputado, con su voz suave, casi silenciosa, convocó a los demás a reflexionar. "¿Hasta qué punto influye la ascendencia en lo que uno es? Todo es una historia que se lleva adentro y que no lo hace ni mejor ni peor, pero es lindo saber que uno tiene raíces tan profundas en el país", dijo.

Con las manchas de café secas y el reloj marcando la hora de la cena, los descendientes dejan de hurgar en la memoria y vuelven al presente. Antes de terminar la reunión, sin embargo, Belgrano aprovechó para dejar un mensaje hacia el futuro. "Ahora empezamos a vivir el tricentenario. Los próceres fundaron la patria, pero no la pudieron construir porque todo fue muy duro en ese tiempo. Hoy tenemos que rendirles homenaje construyendo la gran nación que soñaron esos hombres que dejaron todo. Lo soñaron para las generaciones futuras. Hay que volver a vivir ese gran encuentro de hace 200 años", dijo. Su voz grave resonaba en el silencio aprobatorio de los demás.De camino a la salida, todos recordaban algunos detalles de la historia. Cada conversación podía extenderse mucho tiempo más que el que lleva abandonar la Redacción del diario. Pero quedó claro que el encuentro de choznos no iba a quedar ahí cuando, de vuelta en el ascensor, debatían a dónde irían a cenar juntos.

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
7 julio 2016 4 07 /07 /julio /2016 20:42

El 42,9% se recibe en tiempo y forma contra el 25,5% de los estudiantes que van a las estatales. El “incentivo” de pagar una cuota, el mayor seguimiento a los alumnos y los paros docentes, entre los motivos.

El sistema universitario público argentino es quizás el más inclusivode América Latina. Pero, según el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina, también es uno de los más “ineficaces”. Según datos oficiales analizados por el CEA, en el período 2009-2013 se graduó solo uno de cada cuatro alumnos que habían ingresado en el período 2003-2007: la tasa de eficacia de las universidades públicas es de apenas el 25,5%. En las privadas, en cambio, el porcentaje de graduación es casi el doble: 42,9%.

Mirá también: Confirman la asignación del presupuesto universitario

En términos absolutos, las universidades privadas representan solo el22% de la matrícula universitaria. En 2014 las privadas tenían 403.373 alumnos; las públicas, 1.468.072. Sin embargo, ese mismo año las privadas aportaron un tercio de los graduados: 39.079, contra 81.552 en las públicas. ¿Qué factores explican esta diferencia?

“En el sistema público, al no tener un proceso de selección externoa través de un examen de ingreso, la selección de alumnos se realiza dentro de la propia universidad. Esto provoca una mayor tasa de deserción; es una particularidad intrínseca del modelo”, señala Marcelo Rabossi, investigador de la Universidad Di Tella. En esto coincide con Alieto Guadagni, director del CEA, quien subraya que en los países con examen de ingreso los estudiantes "llegan mejor preparados a la universidad porque estudian más en la secundaria".

Mirá también: Falta una estrategia

Para Rabossi, además, hay una influencia del factor económico: “En el sector público, permanecer como alumno por encima del tiempo teórico de finalización de la carrera, o cambiar de carrera una y otra vez, no tiene un costo monetario. En el privado, sí”.

Rabossi también menciona diferencias organizacionales: “Se percibe un mayor control y un seguimiento más personalizado en las privadas. Resulta lógico: ahí perder un alumno es costoso en términos monetarios, mientras que este aspecto no afecta mayormente a las públicas”. Además, el especialista sostiene que la “mayor conflictividad” de las públicas, sea por reclamos docentes o conflictos administrativos, también puede funcionar como un factor de “expulsión” para ciertos alumnos.

Mirá también: Desajuste entre estudio y trabajo: cada 100 abogados se reciben 31 ingenieros

Mónica Marquina, investigadora y directora del programa de Calidad de la Secretaría de Políticas Universitarias, disiente: “Prefiero hablar decalidad y no de eficacia, lo que permite dar lugar a un amplio espectro de acciones que vienen realizando las universidades, y que deben ser acompañadas por políticas de Estado”.

Para Marquina, “la universidad puede colaborar en hacer más fluida la brecha que hay entre la secundaria y el nivel superior, y trabajar con ayuda del Estado en acciones como tutorías, enseñanza por medio de resolución de problemas o nuevas tecnologías”. Marquina sostiene que, aunque aún son bajos, los indicadores de graduación se incrementaron en los últimos años. Y afirma que la educación universitaria debe concebirse “como un derecho, y no como un privilegio y un cálculo de costo-beneficio”.

Por su parte, Julieta Claverie, investigadora de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, advierte que el problema de la baja graduación no demuestra mejoras significativas en los últimos años: “La universidad debe cuestionarse a sí misma, en cuanto a las prácticas de enseñanza que reproduce y las estrategias que aplica para favorecer la permanencia y la graduación”. De todas formas, para Claverie “hay que darles tiempo a las universidades creadas en las últimas décadas, que pueden facilitar el éxito a los estudiantes que hasta ahora debían movilizarse para acceder a estudios superiores”.

Para Claverie, la solución no pasa por restringir el acceso, lo que implicaría dejar fuera a los sectores sociales desfavorecidos. El desafío, sostiene, es repensar la universidad y poner el foco en los aspectos curriculares y didácticos. Algunas propuestas: "Redefinir los planes de estudio, ordenar los horarios de cursada, incentivar el mantenimiento de cohortes para favorecer el intercambio grupal entre alumnos, cuestionar las prácticas didácticas y los dispositivos de apoyo a la enseñanza como tutorías y becas".

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
6 julio 2016 3 06 /07 /julio /2016 10:39

Además, los médicos del Programa de Sanidad Escolar de la Provincia detectaron sobrepeso en el 24% de los chicos y obesidad en casi el 20%.

Caries en los alumnos de la Provincia de Buenos Aires

Una combinación de hábitos poco saludables en los chicos se refleja en estadísticas que encienden la alarma. Escasa actividad, mucha computadora y exceso de golosinas serían las causas que determinan que más de un tercio de los niños de entre 5 y 14 años tengan una o más caries en la dentadura. Además, más del 40% de los menores tiene problemas de peso.

Ese es el resultado del último informe del Programa de Sanidad Escolar (Prosane), que durante 2015 relevó el estado sanitario de 24.402 niños que cursan la primaria en escuelas públicas y privadas de la provincia. El proyecto estudia las condiciones de los chicos con controles que realizan agentes sanitarios de los municipios que adhieren al Prosane. Son ciudades grandes, medianas y chicas y representan “una muestra cabal del estado general de salud” de los estudiantes.

La revisión odontológica determinó que el 35,8% de los menores poseen una o más caries en dientes permanentes o temporarios. Dentro de ese universo, en el 20,7% se hallaron caries en el primer molar permanente. La dieta (demasiados hidratos, comidas blandas y dulces) y la falta de higiene, resultan enemigos casi letales para muelas, colmillos y piezas dentarias. Los especialistas recomiendan acciones preventivas desde el embarazo para garantizar la sanidad bucal.

Además, la balanza no mostró buenos registros para los alumnos de la primaria. El 23,4% de los controlados tenían sobrepeso; el 13,2% obesidad y un 5,4% “obesidad grave”.

“La educación es determinante de la salud. La escuela es un espacio ideal para la prevención, la promoción de hábitos saludables e incluso para la derivación y atención oportuna de enfermedades que afectan a los niños, niñas y adolescentes”, dijo la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz. La funcionaria explicó que “desde el primer momento, articulamos acciones con la dirección General de Escuelas para abordar desde las aulas problemas de salud pública como el dengue, la gripe y las adicciones”.

Stella Maris Iriquin, decana de la Facultad de Odontología y jefa de la cátedra Odontología Integral Niños, aseguró: “Detectamos un constante crecimiento en la población infantil con caries”. La especialista atribuye ese fenómeno al exceso de dieta blanda (fideos, polenta, arroz, carne), los hidratos de carbono y los dulces. “A esto le sumamos la falta de higiene y tenemos estos resultados”, agregó.

Por eso, los profesionales ya recomiendan una revisión desde el embarazo. “Y al bebé lo debe revisar un odontólogo a paratir de los 5 o 6 meses”, aclaró la decana. “Allí, enseñan a los padres a tratar las encías antes de la aparición de las piezas dentarias”.

Además, en la Facultad hay líneas de investigación que revelan que con tratamientos realizados con la utilización de material “remineralizante” se logra evitar la llegada de las caries. “Tenemos trabajos que muestran cómo detectar las lesiones en la dentadura antes de que se provoquen las perforaciones. Se las observa a partir de cambios en la coloración de las piezas”, informó Iriquín.

El Prosane es abarcativo y general. Los controles para este año ya comenzaron. Los resultados del informe 2015 determinan que del total de niños atendidos, el 90,3 por ciento concurría a escuela estatales y el 9,7 a colegios privados el 9,7%. El 14,7% están ubicadas en zonas rurales y 85,3% en ciudades o localidades de la provincia. También llegó a 228 chicos de escuelas especiales.

En aquellos casos en los que se detectó algún problema de salud, los derivaron al centro de salud o al hospital más cercano. “De esta manera, el Prosane resulta una herramienta fundamental para la articulación entre los distintos niveles de atención”, aclaró la ministra Ortiz. Así, poco menos del 90% de los relevados terminaron en una atención médica. De los 24.402 chicos a los que se les realizaron controles de salud, 22.744 fueron derivados para que una atención en odontología, pediatría, oftalmología nutricionista o en el vacunatorio, dijeron las autoridades de Salud.w.

 

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
5 julio 2016 2 05 /07 /julio /2016 20:07

Misiones

Un camionero lo filmó, el video se viralizó e intervino la Defensoría de los Derechos del niño de la provincia. El chico, de 14 años, pudo volver a estudiar.

Marcos, el nene que vendía hierbas en la ruta, retomó la escuela. (cgepm.gov.ar)

 

El video que un camionero filmó en la estación de servicios de la ciudad misionera de Leandro N. Alem le cambió la vida a Marcos, un adolescente de 14 años que debió abandonar la escuela para ganarse la vida vendiendo plantas medicinales. La Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes logró que el chico vuelva a estudiar e inició las gestiones para que la familia reciba la Asignación Universal por Hijo

Cuando el video del bonaerense Matías Alarcón se hizo viral, funcionarios de la Defensoría llegaron hasta la precaria casa que Marcos Bueno comparte con sus padres, hermanos y su pequeña sobrina sobre la ruta provincial 4.

 

Después de pasar por el Registro de las Personas para actualizar su documento de identidad, el adolescente se calzó un inmaculado guardapolvo y acompañado de su padre, ingresó a la Escuela 62, donde tendrá un acompañamiento especial. La itención de las autoridades educativas es que Marquitos pueda terminar la primaria a fines del año que viene.

La Defensoría también dispuso que la intendencia de Leandro N. Alem asista a la familia y el hospital realice un seguimiento del estado de salud.

 

“Hola amigo, le vendo el mejor isipó mil hombres de Misiones, ni se imagina lo que es, amigo...le cura los riñones, la acidez, la vesícula, la sangre, el colesterol...para todo, ni se imagina lo que es este remedio”, arranca Marquitos en lo que fue durante varios años su lugar de venta, la playa de una estación de servicios ubicada sobre la ruta nacional 14.

“En Misiones todos están sanos gracias a este vendedor, a mí”, asegura. Y hasta jura que él se curó con los remedios que ofrece a precios que oscilan entre los 20 y 40 pesos.

 

“Ni te imaginás lo que es, amigo”, insiste Marquitos. El chico, que tiene catorce años pero por su diminuta figura aparenta mucho menos, cuenta que el dinero que consigue por la venta de orquídeas silvestres, flor rompe piedras, carqueja e isipó mil hombres, la utiliza para comprar ropa, calzados y ayudar a llenar la olla en su casa.

Apenas pisó la escuela, con la misma vivacidad del video, Marquitos sostuvo que estaba “recontento y emocionado” y que sueña con ser médico.

 

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo