Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 09:12

UN hombre se levantó de su asiento en un micro de larga distancia y miró con desprecio a una mujer. "Seguro que ya pusiste una bomba. ¿La tenés en la cartera? ¡Mirá cómo te vestís!", le gritó ante la sorpresa de los demás pasajeros. Nadín Abdulhadi (19) le devolvió la mirada, indiferente. No era la primera vez que le pasaba algo así. El hiyab que rodea su cabeza despierta curiosidad, comentarios y también insultos. En las calles de La Plata la llamaron terrorista y una vez hasta le dijeron que iba a explotar.

Como Nadín, miles de musulmanes en la Argentina conviven con la islamofobia todos los días. Y cada vez se registran más casos, en especial después del anuncio del presidente Mauricio Macri de abrir las puertas a 3000 refugiados sirios que escapan de la guerra. Ante esta situación, el Gobierno trabaja en estas horas en un plan de capacitación sobre el islam que llegue a todas las escuelas del país.

El proyecto consiste en difundir un documento informativo de 43 páginas preparado por el Centro de Diálogo Intercultural Alba con el aval de la Asociación Árabe Argentina Islámica y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

Carolina Nadima Ruiz lidia desde hace años con la islamofobia

El texto, al que accedió LA NACION, explica qué es el islam y sus respectivas ramas, qué es el Corán, en qué creen los musulmanes y los prejuicios que llevan a asociarlos con el terrorismo, entre otros puntos acompañados por ilustraciones, como las que muestran cuáles son las posiciones de oración.

La idea del macrismo es que en el corto y mediano plazo se desarrollen jornadas de educación sobre el islam en las escuelas públicas y privadas de todo el país. Así lo explicó Gabriela Amenta, de la Dirección de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación del Inadi, quien dijo que la comunidad musulmana "está preocupada".


La comunidad cree que el destrato se agravó este año como consecuencia de los atentados que se adjudicó Estado Islámico principalmente en Europa.En ese sentido, hace unas semanas, durante una de las reuniones en las que se definieron los lineamientos del documento, el presidente de la Asociación Árabe Argentina Islámica, Adalberto Assad, cuestionó la "falta de conocimiento" sobre el islam. "Se nos asimila a los terroristas. Los musulmanes somos las primeras víctimas de los actos terroristas y, además, se nos estigmatiza", dijo.

El presidente del Centro Islámico en nuestro país, Aníbal Bachir Bakir, señaló que "en los últimos tiempos" hubo un crecimiento de "críticas al islam que parten de la ignorancia o de la malicia" y destacó que el plan de capacitación colaborará con "la convivencia pacífica" en la Argentina donde, según estimaciones del organismo que preside, hay entre 800 mil y un millón de musulmanes. "Celebramos que haya proyectos para que la gente conozca [su cultura]. El terrorismo no identifica en lo más mínimo al mundo islámico. Hay una tarea importante por delante. Hay que leer y estudiar más", advirtió.

Para Nadín, lo que le pasó aquél día cuando la trataron de terrorista se debe a una "falta de información" que no siempre queda en evidencia en casos de insultos, sino que la islamofobia también se ve en los pequeños gestos, como cuando va al shopping, por ejemplo. "El de seguridad me persigue", lamentó.

"Acá usar hiyab es muy raro. La gente no está acostumbrada, la mayoría nunca vio a un musulmán. Me miran mucho, soy el centro de la atención. Los colectivos no me paran, los choferes no me quieren llevar o me mienten diciendo que el recorrido cambió. A veces me subo a uno lleno y nadie se sienta al lado mío", relató. Al enumerar infinidad de momentos en los que se sintió discriminada, Nadín suspiró y afirmó que ya no le importa. "Si me tengo que poner mal cada vez que me pasa algo así?", dijo, resignada.

Sin embargo, no todos creen que la islamofobia se esté convirtiendo en algo generalizado. Firas Alsayed, miembro de la comisión directiva del Centro Islámico, afirmó que "la sociedad argentina no es islamofóbica" y que se trata de "una sociedad madura, que tiene una buena lectura de lo que pasa" en el exterior. Por eso, remató: "La Argentina es un ejemplo de diálogo y convivencia. Si hay alguien que quiere imponer [la islamofobia] claramente no es de esta sociedad".

Qué dice el texto sobre la religión

Historia y definiciones

En sus 43 páginas, el manual cuenta brevemente la historia del islam, describe sus ramas y detalla puntos básicos del Corán. También brinda un glosario de terminología islámica

Ilustraciones

Acompañan el texto mapas y dibujos, como el que explica cómo se reza Terrorismo El escrito aborda los estereotipos y niega la relación del islam con la violencia

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 09:05

Profesora de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés e investigadora del Conicet, Melina Furman presenta cinco entradas innovadoras para reflexionar sobre la cuestión educativa. Sus recomendados son:

 

 

El aprendizaje pleno, de David Perkins

                   

"Uno de los autores que más me inspira para pensar en el cómode la enseñanza es David Perkins, investigador de la Universidad de Harvard que, desde hace tiempo, viene dándole vueltas al asunto de cómo lograr que la educación nos prepare para tener vidas plenas, con sentido y ricas en experiencias. Partiendo de múltiples ejemplos y su vasta experiencia como investigador, Perkins propone el valor de que la enseñanza aborde siempre el "juego completo", organizándola a partir de algunos principios fundamentales: hacer que participar valga la pena, trabajar sobre los aspectos difíciles, jugar de visitante, descubrir el juego oculto, aprender del equipo y aprender el juego del aprendizaje. Se trata de un libro para reimaginar la enseñanza en todas las áreas y niveles."


El desarrollo de los procesos de orden superior, de Lev Vygotsky

 

"En este libro clásico y siempre vigente, el psicólogo ruso Lev Vygotsky reflexiona acerca del desarrollo de la percepción, la atención, la memoria, el lenguaje y el juego, y analiza su influencia en la educación de los niños. A partir de una mirada que pone el acento en la interacción social como motor del desarrollo del pensamiento, Vygotsky sigue siendo una referencia obligada para todos aquellos interesados en pensar sobre el fascinante camino de enseñar y aprender."

Understanding by Design (Comprensión por medio del diseño), de Grant Wiggins y Jay McTighe

"Los autores, a partir de casos y experiencias en escuelas de distintas partes del mundo, argumentan sobre la importancia de mirar la práctica educativa con ojos científicos. Con un abordaje que mezcla la filosofía de la educación con herramientas prácticas, proponen la metodología del "diseño inverso": invitan a diseñar objetivos de aprendizaje claros y desafiantes, que respondan a grandes preguntas, y a pensar desde el vamos en cómo vamos a darnos cuenta de si vamos por el buen camino o tenemos que cambiar de rumbo. Es un libro al que vuelvo una y otra vez cuando tengo que diseñar una experiencia educativa."

La construcción de la justicia educativa, de Cecilia Veleda, Axel Rivas y Florencia Mezzadra

"En un libro cargado de aportes teóricos, datos y propuestas, Veleda, Rivas y Mezzadra nos invitan a reflexionar acerca de los desafíos de las políticas educativas en Argentina, planteando criterios para un modelo de justicia educativa centrado en el contexto actual de nuestro país. Recuperando de manera analítica y crítica la historia del sistema educativo argentino, el libro propone una serie de principios clave para repensar la política educativa de hoy, con la mirada puesta en el largo plazo. Entre estos principios, los autores incluyen considerar a la educación como un derecho humano, situar a los sectores populares en el centro del sistema educativo, combinar las dimensiones de redistribución y reconocimiento, habilitar las capacidades de los sujetos para actuar, redefinir los dispositivos de intervención, articular compromisos e incluir la voz de los excluidos."

Switch: cómo cambiar las cosas cuando cambiar es difícil, de Chip y Daniel Heath


Los hermanos Chip y Daniel Heath siempre logran entretenerme y hacerme pensar en nuevas maneras de entender lo que hago. En este libro, proponen un marco para pensar los procesos de cambio, especialmente en contextos en los que generar cambios es muy difícil. Hablan de marcar un camino claro, de ayudar al conductor a dar pasos pequeños y seguros, y de dedicarle profunda atención al aspecto emocional del proceso (ellos lo llaman "motivar al elefante"). A mí, que me interesan especialmente los procesos de cambio en educación, me resultó especialmente iluminador."

 
lanacion.com
Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 09:01

Los gremios docentes y los funcionarios de educación coinciden en que "por tradición" la formación de docentes de escuelas primarias se da preferentemente en institutos estatales y no universitarios. Especulan con que los aspirantes suelen recurrir, en Buenos Aires y en la Capital, a los colegios normales que históricamente formaron maestros de grado.

En esos institutos estudia el 80 % de quienes quieren ser maestros. Las opciones universitarias son contadas. En La Plata existe la estatal Universidad Pedagógica, que estaba en la órbita provincial y a fin del año último pasó a ser nacional. Tiene cuatro licenciaturas con especialización en Matemáticas, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.


La novedad en el terreno privado surge en la Universidad Católica Argentina, que, en 2017, estrenará un profesorado de Educación Primaria, que entre otros aspectos ofrece como atributos de la formación gran parte de los aspectos que hoy aparecen como un déficit en la formación de maestros de grado.

"El modelo de aprendizaje será inclusivo y efectivo. En el sentido de que los docentes estén preparados para enfrentar la diversidad de un aula y convertirla en una oportunidad de aprendizaje de todos. Y en segundo lugar, que ese aprendizaje se vuelva efectivo para superar la dicotomía de que la inclusión es igual a baja calidad", dice Carlos Torrendell, a cargo del Departamento de Educación de la UCA. Los estudiantes tendrán prácticas en las escuelas desde el primer año y en una red de escuelas heterogénea desde el punto de vista socioeconómico.

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 08:49

La mayoría de los docentes del futuro, los que enseñarán en aulas donde las notebooks y los celulares estarán integrados a la pedagogía, aprenden en salones equipados con un pizarrón en el que un profesor no se cansa de gastar tizas. La mayoría de esos maestros del mañana, que sin dudas tendrán como aliados en sus clases decenas de programas alojados en la Nube, hoy apenas aprenden a usar el Word, armar presentaciones en Power Point y administrar una cuenta de mail.

El buen manejo de las herramientas que ofrece la tecnología es uno de los principales atributos que los directivos de las escuelas primarias buscan en los docentes recién egresados. Pero rara vez lo encuentran. Además, la falta de entrenamiento en el aula y la poca capacidad para adaptarse a cursos integrados por chicos emocional y socialmente heterogéneos son otros aspectos que las autoridades reconocen como debilidades en la formación docente.

Según reconocen funcionarios del área de educación, dirigentes gremiales y directivos de institutos de formación docente, esas características son vitales para los maestros de grado, pero no están adecuadamente consolidadas en el perfil del egresado.

La problemática se agrava en un contexto en el que en los últimos años la cantidad de docentes de nivel primario que egresan en la ciudad y la provincia no son suficientes para cubrir las vacantes que se generan. Por eso, en unas 300 escuelas porteñas hay al menos un curso sin un maestro a cargo. El faltante genera que la mayoría de los estudiantes de los profesorados con un 70% de las materias aprobadas ya esté al frente de un aula. Y que cientos o miles de estudiantes que ni siquiera completaron la mitad del plan de estudio den clases. El contexto exige un debate que atraviesa a todos los actores de la educación: ¿cuál es el perfil docente que debería formarse?

A María Guerra le queda apenas una materia para recibirse de maestra en el Mariano Acosta y ya tomó varias suplencias como docente. Dice que se sintió preparada para estar al frente de un curso, pero advierte algunos puntos débiles. "El uso de las nuevas tecnologías se aprende como una herramienta. Aprendemos a armar un Excel, una presentación en Power Point y hasta un blog. Pero en lo que debemos trabajar es en cómo usamos esa tecnología", describe. Y cuenta que hay una dificultad más para aquellos estudiantes que ingresan sin siquiera saber manejar bien un e-mail.


Algo parecido ocurre en los institutos de formación bonaerense. "La tecnología debería ser algo transversal en la formación y debe estar presente en todas las materias. Y se debe enfatizar en lo importante: qué hacemos con esas tecnologías. Encargar un video a los alumnos debe implicarles un proceso cognitivo y no el simple hecho de la operación de la cámara", argumenta Laura Marolakis, directora provincial de Planeamiento de la Dirección General de Escuelas, desde donde se proyecta promover "un cambio significativo" al diseño curricular de la formación de docentes de primaria que está vigente desde 2008.A esto, se suma el hecho de que la formación aún se hace casi en el mismo contexto que la del siglo XX: "La mayor parte del tiempo, se estudia en aulas con pizarrón y tiza. Compartimos trabajos en un archivo Drive [una plataforma de alojamiento virtual de Google], pero casi siempre no tenemos conexión Wi-Fi y debemos recurrir a nuestros celulares para revisar el material", señala Angélica Graciano, docente del profesorado de educación primaria del Mariano Acosta y secretaria de Educación de la Unión de Trabajadores de la Educación de la Ciudad (UTE).

La escasa tecnología en el entorno donde se forman los futuros docentes genera una disociación con las aulas que empiezan a conformarse principalmente en los colegios privados. "Acá, trabajamos con pantallas interactivas con contenido digital y conectadas a Internet. Los alumnos también pueden ingresar en esa plataforma desde sus computadoras. Cuando incorporamos un docente puede ocurrir que no sepa trabajar con esa herramienta o en el caso de la mayoría de los jóvenes puede ser que sepa operarla, pero no tiene una idea cierta de cómo aplicarla para dar una clase", advierte Norma Cerutti, directora general del colegio Esteban Echeverría, del barrio de Constitución.

"Los intentos de superación del plan de estudio apuntaron más a las formas que las necesidades: fueron preeminentemente teóricos y con muy pocas oportunidades para que los futuros maestros puedan vivenciar la realidad escolar", dice Luis Barletta, director de la Escuela Argentina General Belgrano y presidente de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada, que nuclea a 80 colegios laicos porteños.

Actualmente, en los 11 profesorados estatales y 17 privados porteños, las observaciones y clases tuteladas en escuelas representan un tercio de las 3900 horas de formación. Sin embargo, esa carga horaria no produce la efectividad que supone la proporción. "El estudiante dejaba esas prácticas para el final de la carrera y las hacía todas juntas. Pero el plan de la formación supone ir acompañando con teoría, año a año, la experiencia de los talleres", explica Marcela Pelanda, directora general de Educación Superior de la Ciudad. La decisión de los estudiantes tiene una explicación: si además de estudiar trabajan, se les hace difícil ir a las prácticas. Por eso la Ciudad promete crear la figura de "auxiliar pedagógico", un cargo de ayudante que les permitiría a los estudiantes cobrar $ 6000 mensuales y cursar las prácticas en los tiempos propuestos en el programa.

La formación de docentes en primaria se da principalmente en institutos estatales. "No creo que difiera la formación que obtiene en uno u otro. Lo que sí pienso es que si hoy se les pide a los docentes que dicten clases dinámicas, atractivas y con prácticas innovadoras así tendría que ser en el proceso de su formación", indica la magíster en Políticas y Administración de la Educación Diana Capomagi, que es asesora pedagógica de la Red Vaneduc, que suma 12.000 alumnos y casi 1300 docentes en siete colegios de la ciudad y la provincia. Capomagi se ocupa de la selección de los docentes e identifica la falta de habilidad para trabajar con realidades distintas en una misma aula: "Les cuesta romper con las propuestas hegemónicas y planificar acorde a las necesidades de cada niño".

En el instituto privado Santa Catalina, de Barracas, coinciden en la necesidad de que el egresado aprenda a trabajar en la diversidad. Por eso, definieron clases prácticas en distintos entornos además de escuelas. "Dentro de las materias de prácticas tenemos actividades de apoyo escolar a chicos de villas", apunta su rector, Carlos Diego Massa.

Los gremios reconocen como una de las principales falencias del egresado la falta de mayor contacto con aulas. "Es muy importante que los docentes conozcan distintas realidades. Los institutos de formación trabajan sobre un sujeto pensado en términos abstractos. Pero creemos que deben interactuar con la realidad de una comunidad humilde, de clase media y de sectores altos. Y abordar esas condiciones problematizándolas, no dándolas como naturales", opina Silvia Almazán, secretaria de Educación de Suteba.

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 08:34

Exigimos la suspensión del mismo y apertura de mesas de diálogo y debate en todo el país.

Nos oponemos a la realización del Operativo Nacional de Evaluación "Aprender 2016" que impulsa el Ministerio de Educación y Deportes porque:

  • Concibe a la evaluación como un fin en sí mismo y como un mecanismo punitivo.
  • Reduce la participación de los Docentes a meros aplicadores.
  • Somete a los estudiantes a ser simples objetos de estudio.
  • Vulnera los derechos de los Docentes, ya que, entre otras medidas, como aplicadores se desempeñarían en un distinto lugar de trabajo y en condiciones no habituales.
  • Corre el eje del trabajo pedagógico demandando tiempos para asumir responsabilidades y tareas ajenas al propio trabajo docente; antes, durante y después de la aplicación de un operativo que básicamente está construido sin la participación de los Docentes.
Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 21:23

Tuitear. Googlear. Guasapear. El lenguaje y las redes sociales, un matrimonio con cortos, pero intensos años de relación. El idioma aceptó, adoptó y cobijó nuevas definiciones de actividades que son hijas directas de las tecnologías de comunicación modernas. Su poder de sociabilización y de viralización impactaron en la anatomía de una lengua que vive en constante transformación. Cómo influyeron las redes sociales en el español y cuáles son las consideraciones de los expertos: los escenarios a delinear.

"La lengua es una entidad viva -repitió Silvia Ramírez Gelbes, experta en lingüística y directora de la maestría en periodismo de la Universidad de San Andrés-. Y como tal, crece, se transforma, adopta términos nuevos. Si no lo fuera, seguiríamos hablando en latín". Sobre este gran concepto orgánico es que las palabras se agolpan.

 

El lenguaje reaccionó de forma amable a las nuevas formas de escritura que se van multiplicando en las redes sociales. La especialista asume que las redes no son más que el espejo dialéctico de la sociedad, un mero espacio donde los que escriben no dejan de ser humanos.

La lengua evoluciona al compás de la humanidad. Hay interacción, hay simbiosis, hay impacto. Ramírez Gelbes compara la introducción de terminología derivada de las redes sociales con otros eventos históricos: "Cuando se crearon los aviones, todo el universo de la aeronáutica debió crear nuevas palabras. Lo mismo sucedió con las primeras computadoras".

Un vocablo nuevo llena un espacio vacío, una necesidad de caratular algo que antes no existía. Hay una actividad flamante: ponerle un nombre. Googlear quizá sea un caso ejemplificador.

Las comunidades -y su idiosincrasia- son las ideólogas de estas nuevas definiciones. Nacen, crecen y se desarrollan en un nicho que prolifera en procura de ocupar el hueco generado por una actividad sin bautismo del diccionario. ¿Por qué las personas y no las academias formales determinaron que a la acción de redactar un tuit se le diga tuitear?

"Porque la lengua es de los hablantes, no de las autoridades -recordó la experta-. Y porque, por suerte, las academias han adoptado una postura más abierta y cercana a la libre regulación del lenguaje". Quizá el dialecto nacional haya asimilado estas definiciones modernas con mayor entusiasmo.

La doctora en lingüística analizó en diálogo con Infobae el fenómeno autóctono: "Nosotros utilizamos el lenguaje con un sentido más cómplice, más lúdico y didáctico, con guiños al interlocutor. Es probable que nos guste jugar más con las palabras y que algunas definiciones nos parezcan más divertidas y otras más acartonadas. Por eso tal vez seamos más permeables al ingreso de términos extranjeros que finalmente terminamos adoptando y transformando".

En el cono sur, los verbos creados a partir de empresas de comunicación moderna evidencian una tendencia. Tuitear, googlear y guasapear, la generación millennial de una familia verbal, repiten la utilización de la primera conjugación: "ar". Que junto a Icardear y Borocotear, cada uno en su tiempo y en sus utilidades, anclan las creaciones enraizadas en la sociedad argentina a esta clase de finalización gramatical.

El espectro argentino es, sin embargo, una causa pormenorizada de un enfoque más panorámico e idiomático. Las redes, como medio de comunicación, modelan el lenguaje y fuerzan al idioma a actualizarse. La profesional consultada aconseja recibir, agasajar y no delimitar las arbitrarias consideraciones de los hablantes y los escritas.

"Vivimos en una cultura visual. La imagen de la 'carita' representa mejor cierta ambigüedad constitutiva del discurso, que puede ser que permanezcan o que a lo mejor son una moda pasajera", expresó la académica. La incorporación de los emoticones como un método de expresión no significan una amenaza para el lenguaje: la lingüista lo analizó como una complementación sin que deba ser una ofensa para el discurso escrito. En relación a los nuevos verbos, Ramírez Gelbes consideró que su condición normativa no desobedece las reglas del lenguaje ni lo deforma, a la inversa: lo enaltece.

Es por eso que, como explican los eruditos de la lengua, cada época ha tenido su influencia en el diccionario. Las redes sociales impusieron novedades comunicacionales como dibujos, verbos, palabras y abreviaciones: vocablos que se asemejan mucho más a la comunicación oral, aunque se transmitan por escrito. En este medio, hay una aspiración declarada a imitar la oralidad, por eso también las risas forman parte del mensaje.

Según la Real Academia Española (RAE), la forma de escribir "guasapear" refleja la pronunciación espontánea más extendida en el español. Sucede que los nuevos espacios desnudan las maneras que damos voz a las propias personalidades, emociones y conocimientos gramaticales. "La ortografía no empeoró con las redes. Sólo multiplicaron los errores, porque ahora en vez de hablar, las personas se escriben", puntualizó.

 

Hoy son las redes sociales con sus caritas, sus "tmb" (también), sus "ntp" (no te preocupes), sus "tuitear", "googlear", "guasapear". Antes habrán sido otras las reformulaciones, mañana serán palabras ignotas las que se inventen para complacer vacíos de la lengua. Porque la tecnología creará cosas nuevas, porque el idioma es adaptable y porque el diccionario ya acepta su rejuvenecimiento. Habrá que estar preparados

 

 

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 21:13

Un estudio revela que la voz femenina produce agotamiento en el cerebro de los hombres

Estudio revela que la voz femenina provoca agotamiento en el cerebro masculino

Un reciente estudio, realizado por el profesor Michael Hunter, aseguró que la voz femenina puede llegar a producir agotamiento en el cerebro masculino, debido a que ocupan todo el área auditiva del cerebro.

Para aquellas mujeres que alguna vez se han preguntado por qué su parejas no las escuchan, ya pueden tener una explicación. Según un estudio del profesor Michael Hunter, de la Universidad de Sheffield (Gran Bretaña), la voz femenina provoca agotamiento en el cerebro masculino.

La voz femenina posee sonidos más complejos que la masculina, por ello ocupa todo el área auditiva del cerebro del hombre. Mientras que la de ellos, sólo ocupa una área subtalámica.

Es por esto, que en ocasiones las mujeres llegan a quejarse o no se sienten escuchadas por sus compañeros sentimentales, ya que estos, se desconectan por una razón puramente fisiológica. La próxima vez que se sienta ignorada, recuerde que es algo biológico que el hombre no puede controlar.

http://www.contextotucuman.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 21:01

Desde que se levantan, hasta que se acuestan. La relación simbiótica entre las nuevas generaciones y los smartphones o tablets afecta a la vida cotidiana. Este vínculo se generó de manera natural, a fin de cuentas los Millennialls son considerados "nativos", debido a que estas herramientas siempre estuvieron allí.

Pero, ¿son útiles para estudiar o una simple distracción? El debate surgió a partir de la carta del profesor Leonardo Haberkorn, quien renunció a seguir como coordinador de ciencias de la comunicación de la escuela ORT, en Uruguay, debido al uso de los celulares que hacían sus estudiantes mientras él dictaba clases. ¿El resultado? Las nuevas tecnologías afectaban la atención o provocaban desinterés.

Infobae dialogó con estudiantes universitarios para conocer su postura sobre 'los usos y abusos' de las teléfonos móviles en el aula.

Agustina Pozzo, estudiante de la licenciatura en periodismo de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, sostuvo que resulta "imposible pensar que el celular puede quedar desterrado de las clases".

"Si bien es cierto que es una gran distracción, también es un herramienta fundamental. En lo particular muchas veces nos sirve para ir consultando datos, biografías de autores o textos al mismo tiempo que el profesor explica algún tema. Sin dejar de prestar atención, y corroborando información que de otro modo quedaría en el aire y nos olvidaríamos de consultar más tarde", agregó Pozzo.

Tomás Adduci, estudiante de economía en la Universidad de Buenos Aires, considera que el uso del celular no produce una merma en el rendimiento: "Como toda herramienta puede ser buena o mala dependiendo del uso que se le dé y, sin duda, el celular es una fuente importante a la hora de buscar información o comunicarse rápidamente. Hay que adaptar las técnicas de educación a los cambios tecnológicos, no descartarlos y, a la vez, utilizar los mismos para mejorarlas".

Para las nuevas generaciones de estudiantes dejar de lado lossmartphones al momento de cursar o preparar una materia resulta un rechazo hacia el progreso, hacia lo inevitable.

"En un mundo inundado por la tecnología me parece inútil intentar remar en contra. Es cierto que puede ser muy molesto para un profesor que un alumno distraído chequee Facebook, pero pienso que si ese alumno no tuviera el celular también se distraería con otra cosa. Hay que encontrar la manera de incorporar el celular e internet como un complemento más para la clase", agregó Pozzo.

Pozzo además sostuvo que es una cuestión generacional y que el conflicto surge a partir de la incomprensión de unos y otros: "Las generaciones cambiaron, sus intereses, sus gustos y sus posturas frente al estudio. Muchos profesores saben entenderlo y llevar una dinámica de la clase en función de ello. El uso del celular tiene que ver con esto. Además, naturalizar la presencia del celular en la clase también disminuiría su uso como instrumento de distracción".

infobae.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 20:56

La relación entre los Millennials –los jóvenes nacidos entre los años 1980 y 2000– y las nuevas herramientas tecnológicas es una realidad que llegó para quedarse y que en la actualidad instaló diversos conflictos –incluso contradictorios– en las aulas. Si bien permiten un acceso a la información más directa, sin intermediarios, los smartphones también pueden ser utilizados para el ocio. Y es allí donde el conflicto se hace más notorio.

Uno de los casos más resonantes fue el del periodista y profesorLeonardo Haberkorn, quien renunció a seguir como coordinador de la materia de ciencias de la comunicación en la escuela ORT, en Uruguay.Infobae dialogó con diferentes especialistas para conocer cómo transitar el conflicto sobre los nuevos usos culturales.

Marcelo Jov, profesor de cuarto año de Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires, sostuvo que "el celular es una gran fuente de distracción, pero no es la única. Yo no prohíbo el uso del celular, es más, hasta lo permito en ciertos exámenes que son para reflexionar, pero es responsabilidad del alumno usarlo para buscar información vinculada a la materia y no para revisar Facebook. Lamentablemente hoy el alumno universitario se parece al de nivel secundario por su inmadurez".

Daniel Gutiérrez, director de la carrera de Publicidad de la Universidad del Salvador, explicó: "Hay que entender que se produjo un cambio generacional, que tiene sus características propias. Los Millennials tienen a su disposición una multiplicidad de plataformas, que los ayuda a tener un acceso directo a la información. La manera en que lo utilizan puede ser lo conflictivo, pero eso siempre depende del profesor".

Para Julián Leone, profesor de Economía en el CBC de la UBA, "el celular es un dato dado, es imposible que los alumnos pasen dos horas sin mirarlo en clase para ver qué novedad tiene el WhatsApp o en las redes sociales. Hay que saber que una vez que se termina un tema, hay 4 o 5 que no lo entendieron y siguen prestando atención, pero el resto ya está con el celular en la mano".

 

Una herramienta, dos generaciones

 

Con respecto a las características de los jóvenes, Gutiérrez sostuvo que "a los estudiantes de hoy se los acusa de tener una menor 'capacidad de atención'. La realidad es que tienen una manera multitasking de afrontar las actividades diarias y esto no está mal, es solo otra forma de concentrarse".

Para Gutiérrez, lo que se produce básicamente es el choque de dos generaciones que enfrentan lo mismo con diferentes herramientas: "Creo que el problema no son las redes o las nuevas tecnologías, sino que muchos docentes no pueden escapar de la manera tradicional de enseñanza, en la que él expone y los demás lo siguen. Cada cambio trae su complejidad y hay que prepararse para enfrentarlo".

"Parte de la pedagogía es saber buscar puntos de interés. Ese es el desafío de los profesores. Renunciar o rechazar los cambios es una manera simplista de afrontar el problema. Además, la clase debe ser un espacio democrático", dijo Gutiérrez, docente de grado y posgrado.

Carlos Pachuk, médico psiquiatra y autor del libro Terapia grupal. Curarse por Internet, explicó a Infobae que "el uso excesivo del celular denota un fenómeno sociocultural actual: hemos pasado de dar un salto antropológico a ser seres biotecnológicos o 'tecnovivos'. Está claro que con el exceso del uso del celular no se puede disfrutar del ocio".

 

¿Sirve prohibirlo?

 

"Lo peor que podés hacer es prohibirlo porque genera una expectativa y ansiedad brutales. Sólo genera que lo saque a escondidas. El mejor indicio es cuando el alumno mira el celular y lo deja rápidamente para seguir con la clase", dijo Leone.

Cómo sacarle provecho

"Es más, el celular se puede llegar a incorporar a la clase porque tenés información al instante al alcance de la mano. Hoy ya es casi un apéndice de la vida, no estar comunicado te limita terriblemente", explicó Leone.

Para Gutiérrez "el uso puede ser positivo", debido a que "los chicos pueden ser muy críticos, ya que tienen la capacidad de chequear lo que dice el profesor en simultáneo".

Ya lo dijo Isaac Asimov hace más de 50 años: las personas del futuro van a estudiar lo que quieran y por su cuenta. Este momento ya llegó.

infobae.com

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 20:13

Por Alfredo Serra

"Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la universidad por última vez. No dictaré clases allí el semestre que viene y no sé si volveré algún día a dictar clases en una licenciatura en Comunicación.
"Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla."

"Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies.
Claro, es cierto, no todos son así
Pero cada vez son más".

(Leonardo Haberkorn, profesor y coordinador hasta diciembre de 2015 de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad ORT de Montevideo, Uruguay)

Lo que acabo de leer es trágico. Y no uso la palabra "tragedia" en vano: así llama a la degradación educativa el eximio médico y profesor Guillermo Jaim Etcheverry, aterrado ante una estadísitca: más de la mitad de los alumnos de escuelas secundarias y de universidades (se refiere a la Argentina, pero está en consonancia con lo que denuncia Leonardo Haberkorn, el colega uruguayo) "no comprenden lo que leen". Excepto, claro, los brevísimos mensajes que permite la tecnología, reducidos además a abreviaturas sólo comprensible para un clan.

Mucho comprendo a Haberkorn. Durante más de veinte años (1985 a 2006) dicté materias de la carrera de Periodismo y Comunicación Social. No existían las selfies, y los celulares, el Twitter y el Facebook, avanzaban lentamente.

No eran todavía un virus ni una bacteria. No parecía haber peligro de infección ni de contagio. Pero sí era alarmante el desinterés por el pasado.Grecia y Roma eran, para ellos, sólo destinos turísiticos. La Segunda Guerra Mundial, un hecho lejano y sin ningún significado ni trascendencia. Apenas tenían una vaga noción de los años 70 de nuestra Patria, y mucho menos por qué los llamaban "Años de Plomo".

Tratar de que cumplieran un plan de lectura de grandes textos fue para mí una batalla tan dura como la que acabó derrotando al valioso profesor uruguayo. Pretendía yo que leyeran al menos un libro por mes, y sólo unos pocos llegaron a la última página de "A sangre fría", la novela deTruman Capote que es, además, una lección de investigación periodística.

No me rendí. Me retiraron al cumplir 65 años: disparate nacional que aleja a los profesores cuando más útiles pueden ser. Por sabiduría, vocación y pasión. Pero confieso que la indiferencia de los alumnos, como una niebla enfermiza de mediocridad, había empezado a desencantarme.

Ninguno de ellos había abordado a un gran autor. Ninguno había asistido a una ópera o a aun ballet. Pasé películas clásicas (monumentos…), pero rara vez la mayoría se quedó hasta el The End.Sólo los atraía el deporte y la música de moda. Para ellos, la historia del planeta había empezado con una reciente banda de rock…

Lo grave, lo dramático, no es sólo que Haberkorn haya depuesto las armas -las mejores-, lo realmente ominoso es que esa negra nube de indiferencia, desdén por el saber, la vida reducida a una pantalla de celular (útil, esencial a veces, pero no mañana, tarde, noche y trasnoche) cuyos dueños son incapaces de discernir ni de jerarquizar qué es importante y qué no lo es.

La rendición del profesor Haberkorn, su carta, su desencanto, su sensación de tiempo perdido y tal vez de fracaso, no se agita como una bandera blanca en una trinchera cuyos soldados están exangües y abatidos: se yergue como un desesperado grito de auxilio por el futuro.

Porque esos adictos a las selfies y toda la parafernalia en uso, algún día tendrán que asumir responsabilidades mayores: progresar en un empleo, dirigir una empresa, educar a sus hijos, etcétera. ¿Cómo lo harán, si su bagaje de ignorancia ni siquiera les permitirá escribir una carta pidiendo empleo? ¿Cómo, si la trilogía sujeto-verbo-predicado es para ellos un enigma insondable?

La cuestión profunda es cómo salir de ese pantano, de esa fábrica de ignorantes y mediocres. No hay otra salida que un firme pacto padres-maestros y profesores-alumnos. Si esa semilla no se recupera y no germina, habrá muchas más banderas blancas. Y no sólo en América latina, donde el fenómeno se repite. También en gran parte del mundo.

Lea la carta original del profesor Leonardo Haberkorn

infobae.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo