Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
18 septiembre 2016 7 18 /09 /septiembre /2016 10:05

La evaluación anual “Aprender” se tomará el próximo 18 de octubre a todos los alumnos de 6° grado y 5° o 6° año

Examen. “Aprender” reemplaza al Operativo Nacional de Evaluación.

Dentro de un mes, el 18 de octubre, se toma la evaluación Aprender, que a partir de este año reemplaza al Operativo Nacional de Evaluación (ONE). Ese día no habrá clases para la mayoría de los alumnos en las escuelas públicas y privadas de la Argentina. Quienes sí deberán asistir, en su horario habitual, son todos los alumnos de 6° grado de primaria y los del último año de secundaria. También será evaluada una muestra de estudiantes de 3° grado de primaria y de 2° o 3° de secundaria (según la estructura de nivel de cada provincia).

Alrededor de 1.400.000 estudiantes de 39.000 escuelas participarán de la evaluación, cuya implementación fue acordada con el Consejo Federal de Educación. Las pruebas serán de “opción múltiple” y medirán los aprendizajes de los alumnos en Lengua y Matemática (el año que viene, el foco será Ciencias Sociales y Naturales). También incluirán un cuestionario anónimo de contexto para indagar sobre clima escolar, estrategias de enseñanza y aprendizaje, nivel socioeconómico, etcétera.

A diferencia del ONE, que era trianual, Aprender se tomará todos los años. Las autoridades se comprometieron a difundir los resultados en los primeros meses del ciclo lectivo 2017. Según lo establece la Ley de Educación, no habrá rankings ni resultados por escuela.

Desde la Secretaría de Evaluación Educativa, a cargo de Elena Duro, aseguran que el objetivo de la prueba es “fomentar una cultura de uso de la información para mirarnos a nosotros mismos y, de ese modo, mejorar nuestro trabajo en la escuela y en todos los niveles de gobierno educativo”, y descartaron que la evaluación tenga un sentido “punitivo”, como lo plantearon los gremios CTERA, SADOP y CEA en un comunicado. En la provincia de Buenos Aires, SUTEBA ya reclama suspender la evaluación.

La aplicación de la prueba involucra a unas 140.000 personas (entre docentes, directivos, supervisores y funcionarios), quienes integran una Red Federal de Evaluación.

El Ministerio de Educación viene trabajando en concientizar a las escuelas sobre la importancia de la evaluación. “Argentina está entre los países con tasas más bajas de respondientes en las pruebas y esto atenta contra su validez”, plantea un documento oficial.

El 18 de octubre, todos los docentes (incluso quienes no sean “aplicadores” de la prueba) tendrán en su escuela una jornada de sensibilización sobre autoevaluación institucional. El 19 de octubre, solo los alumnos de 5° o 6° año de secundaria rendirán pruebas adicionales (de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales): el resto de los alumnos y docentes tendrán clases.

 
Alfredo Dillon
clarin.com
Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
18 septiembre 2016 7 18 /09 /septiembre /2016 09:39

Forman parte de la cotidianeidad de los chicos y aparecen en clase, aún cuando se los prohíbe. Generan tensión cuando distraen. O son usados, a instancias de cada vez más profesores, como auxiliares en la enseñanza. Pero también ponen en cuestión un modelo pedagógico frente al cual los alumnos reclaman un rol más activo

Para el profesor José Luis Maldonado, los teléfonos inteligentes en clase nunca fueron un problema. Al contrario. Consciente de que los chicos están tan habituados a su uso, decidió darles una utilidad en el aula. “Con el celular bajamos distintas aplicaciones, desde una computadora científica a simuladores para medir tensiones que son sofisticados y la escuela no los tiene”, dice Matías Diz Rendani (16), alumno del industrial Albert Thomas, donde el profesor Maldonado dicta la materia Montaje y Análisis de Modelos Circuitales.

El profesor Maldonado es uno de los tantos docentes que en los últimos tiempos decidió capitalizar la familiaridad de los alumnos con sus teléfonos inteligentes. Cuándo le preguntan qué pasa con los chicos que no disponen de esos dispositivos, Maldonado agrega: “en ese caso se dividen en grupos, cada uno de los cuales trabaja con un celular”.

Tanto en aulas secundarias como universitarias son muchos los profesores que, por propia iniciativa, permiten utilizar esos implementos en clase con objetivos pedagógicos. Pero no es la única manera en que los teléfonos inteligentes dicen presente en clase. Otras veces lo hacen como un elemento de distracción. Los chicos se conectan a través de él con redes sociales y se desconectan así de clases que no captan su interés.

Un caso extremo de este tipo de situaciones se vivió este año en Zárate, en uno de los más resonantes episodios de violencia contra una docente, que se inició cuando ésta le quitó el celular a una alumna que, en plena clase, lo usaba para escuchar música con auriculares puestos. La profesora fue luego golpeada por familiares de la adolescente y el hecho motivó una marcha docente de protesta.

El debate por los celulares en las aulas y el uso que se hace de ellos se reinstaló la última semana, a partir de la difusión de una carta de un profesor universitario uruguayo que dijo haber abandonado la docencia porque le resultaba imposible captar la atención de sus alumnos.

“Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo, Tiro la toalla”, escribió en su blog el periodista y docente de la carrera de Comunicación de la univesidad ORT de Montevideo, Leonardo Haberkorn.

Haberkorn fue más allá y cuestionó lo que el consideró falta de interés, desinformación y desdén por el conocimiento de sus alumnos. Una opinión que también desató una fuerte polémica en ámbitos educativos (ver aparte).

Especialistas en educación, docentes y alumnos, consultados por este diario, coincidieron en una cosa: el impacto de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana de los adolescentes es tan fuerte, que los celulares aparecen en el aula, aún en los casos en los que no se los permiten. Y lo hacen como elemento de distracción o, cada vez más, como auxiliares del aprendizaje.

En este marco, la última semana las autoridades educativas de la Provincia empezaron a analizar la posibilidad de levantar la prohibición de que los alumnos utilicen sus teléfonos celulares dentro de las aulas. Piensan primero en capacitar a los docentes. Y también estudiar qué porcentaje del alumnado no posee teléfono celular. La medida no se implementará en el corto plazo porque requiere de un cambio cultural: que los docentes no emitan un mensaje único sino que aprendan a dirigir un debate.

MOMENTO DE TRANSICION

“Hoy en la educación se vive un momento de transición crítico. Tenemos a un alumnado mediado por las nuevas tecnologías, que forman parte de su vida de todos los días y una escuela que, aunque empieza a incorporarlas, se sigue basando en métodos de enseñanza de fines del siglo XIX y principios del siglo XX . Los chicos están muy estimulados y reclaman un rol más activo en las clases. Muchas veces lo que parece desinterés por la educación es en realidad aburrimiento ante clases que no logran captar su atención”, dice la pedagogaGuillermina Tiramonte, coordinadora del Consejo de Formación Docente de la Dirección General de Cultura y Educación.

En esa transición, Tiramonti distingue varias aristas a considerar. Por un lado, una incorporación tecnológica que no termina de concretarse: “las escuelas recibieron computadoras, pero no todos los docentes las emplean en sus clases y algunos no están lo suficientemente capacitados para hacerlo. Las conexiones a Internet escolares suelen ser lentas y los problemas técnicos de los dispositivos tardan mucho en resolverse”, dice Tiramonti.

La especialista habla de la necesidad de “pensar una escena áulica diferente: hay sistemas educativos que han avanzado mucho en eso, como el finlandés. Hoy se piensa la educación a partir de proyectos y ya no a través de la mera transmisión de contenidos”, afirma.

Para el Sociólogo e investigador del Conicet Sebastián Benitez Larghi, la entrada de las computadoras en las escuelas, a través de programas como el Conectar Igualdad, permitió romper resistencias y dejó entrar “por abajo” el uso del celular con objetivos pedagógicos en el secundario.

Pero el uso de los celulares en las aulas secundarias tuvo otra derivación: la de hacer más laxos los límites entre el adentro y el afuera de la clase, un cambio que marca una fuerte diferencia con el aula tradicional.

EN LA UNIVERSIDAD

En la Universidad, en tanto, en los últimos años creció el uso de los dispositivos móviles. Se los usa para grabar, sacar fotos y hacer videos de clases, pero también para buscar contenidos e investigar. El uso que se hace de el dispositivo depende en buen grado de cada docente.

El móvil como elemento de distracción no aparece tanto como problema en la Universidad como en el secundario, pero los propios alumnos admiten que suelen darse situaciones de desatención “que resultan tan incómodas para el docente que expone como para el alumno distraído y el resto de la clase”.

En todo caso y según destaca Benitez Larghi, las nuevas tecnologías no son mas que un canal a través del que se expresan tendencias y problemas socioculturales que las trascienden: “es importante no simplificar. Atribuir a los jóvenes un desinterés por el conocimiento que se expresa a través de las nuevas tecnologías es algo que tiene que ver con lo generacional y con esa idea de que ´todo tiempo pasado fue mejor´. Prefiero hablar de un clima de época y de una juventud llena de matices y heterogeneidades que, lejos de ser apática, demuestra todo el tiempo su necesidad de expresarse”.

eldia.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
18 septiembre 2016 7 18 /09 /septiembre /2016 09:36

Tres organizaciones gremiales docentes alertaron esta semana sobre “la situación del sistema educativo” en una declaración conjunta y reclamaron elevar el presupuesto del área al 10 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) y “la inmediata reapertura de las negociaciones paritarias”.

La declaración conjunta fue firmada por los gremios nacionales Sindicato Argentino deDocentes Privados (Sadop), la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) y la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), informó un comunicado firmado por el secretario de Comunicación y Prensa del Sadop, Gerardo Alzamora.

“Los gremios exigen la urgente convocatoria de los gobiernos nacional, provinciales y de laCiudad Autónoma de Buenos Aires a la paritaria colectiva docente con representación nacional para analizar en el marco de la negociación federal y en las mesas jurisdiccionales el tema salarial”, puntualizaron Mario Almirón (Sadop), Sonia Alesso (Ctera) y Fabián Felman (CEA).

Las organizaciones alertaron respecto de “la grave situación del sistema educativo nacional” y destacaron su “permanente compromiso con el derecho social a la educación, que es humano, universal, igualitario, sin distinciones ni discriminaciones de ningún tipo y para todos los niveles y modalidades”, indicó el documento.

Además, rechazaron el “Operativo Nacional de Evaluación Aprender 2016/2019” porque concibe esa tarea como “un fin en sí mismo y un mecanismo punitivo que reduce la participación de la docencia a meros aplicadores y la de los estudiantes a simples objetos de estudio”, concluyeron los dirigentes gremiales.

eldia.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
18 septiembre 2016 7 18 /09 /septiembre /2016 09:31

Docentes denuncian una intoxicación en la Media 29

Un grupo de profesores de la escuela media 29 “Benito Lynch”, de diagonal 78 entre 4 y 5, denunció ante la Dirección General de Cultura y Educación que días atrás una docente de esa institución se “intoxicó” durante una desinfección que hicieron en el establecimiento educativo.

Los docentes, que denunciaron el caso junto a dirigentes del Suteba La Plata y del gremioUnión Personal de Educación (UPE), señalaron que la docente, jefa de preceptores, “sufrió una intoxicación con cipermetrina”, un insecticida que actúa por contacto e ingestión. La mujer, aseguraron, tuvo que ser internada y ser sometida a un tratamiento para su recuperación.

Según la denuncia radicada en la Jefatura Distrital, durante la desinfección del establecimiento “se puso en riesgo la vida” del personal docente, “ante la falta de medidas de seguridad e higiene” para realizar los trabajos.

En diálogo con este medio los docentes movilizados señalaron que “el 7 de septiembre pasado estaba pautada la ‘desinsectación’ por lo que le dijeron a los alumnos que no debían concurrir a clases, pero a los profesores nos hicieron asistir igual”. En esas condiciones, sostienen, se produjo la “intoxicación” de la jefa de preceptores, quien se descompuso, perdió el conocimiento y debió ser trasladada a un centro médico. Otros docentes, aseguran, sintieron algunos síntomas, aunque la situación, en su caso, no pasó a mayores.

Ahora piden que se tomen medidas con la directora de la escuela, a quien responsabilizan por lo ocurrido.

En tanto, en la cartera educativa informaron que “las autoridades ya iniciaron una investigación para corroborar o no lo denunciado”.

 

eldia.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
17 septiembre 2016 6 17 /09 /septiembre /2016 09:48

Resultado de imagen para dia del profesor

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
16 septiembre 2016 5 16 /09 /septiembre /2016 13:17

Por Agustina Cavanagh. Directora ejecutiva de Fundación Cimientos.

A lo largo del último siglo, el sistema educativo argentino se ha expandido, lo que sin duda es una conquista que nos debe enorgullecer como sociedad. De todos modos, lo que hemos conseguido pone en evidencia un factor importantísimo a la hora de evaluar los resultados del sistema: la desigualdad con la que convivimos en nuestro país.

Muchos niños y jóvenes acceden a la escuela pero, lamentablemente, sin que ello implique una experiencia educativa significativa para todos.

Que haya alumnos cuyo tránsito por la educación obligatoria deje poca huella, duele. A esto se suma un dato escalofriante que pone paños fríos al “éxito” en la expansión de nuestro sistema: solo 15 de cada 100 jóvenes en situación de vulnerabilidad social se gradúan del nivel secundario con la trayectoria que impone el sistema, según estudios realizados por Cimientos.

Rendirnos ante la desigualdad, aceptarla como algo inamovible, sería cometer el peor error. Para perpetuar la injusticia basta con tolerar la desigualdad educativa.

El acceso al conocimiento hace la diferencia, moviliza, habilita preguntas y problematiza aquello que hasta el momento parecía incuestionable.

En las escuelas aprendemos cómo se construye el conocimiento y cómo se puede transformar, a partir de esa experiencia, la realidad. No alcanza con que haya más alumnos en las escuelas, es necesario que éstas sean cada vez mejores para todos para, de ese modo, eliminar la brecha que separa a los que pueden acceder a una educación de calidad y a los que cursan una escolaridad sin preguntas, sin recursos, sin intención de cambio, sin poder dar curso al sentido de posibilidad.

Un estudio sobre sistemas educativos que han logrado mejorar identifica algunos rasgos comunes en ellos. El más conocido es que la calidad del sistema está en estrecha relación con la calidad de los equipos docentes.

Pero hay otro factor importante que no debemos perder de vista: el rol del liderazgo sostenido a lo largo del tiempo, tanto a nivel del sistema como en las mismas escuelas. Los líderes en estos sistemas que mejoran, se han sostenido entre 6 y 7 años con apoyo de la política y otros órdenes del Estado.

En pocas palabras: para garantizar una inclusión real y efectiva, con resultados de largo plazo, necesitamos que nuestros chicos tengan experiencias educativas significativas. Necesitamos recordar diariamente que es con la educación, es en la escuela y son los docentes los que pueden multiplicar las oportunidades de hacer de cada vida, una vida digna. Actuemos en consecuencia.

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
16 septiembre 2016 5 16 /09 /septiembre /2016 13:12

En Argentina, las chicas terminan más el secundario que los varones. Esto es: 7 de cada 10 chicas que estudia, se recibe. Entre ellos, 5 de cada 10. El dato surge del informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), difundido ayer. El trabajo muestra incluso, que más mujeres que varones se gradúan en licenciaturas, obtienen un máster o terminan un doctorado. Sin embargo, señalan los especialistas consultados por Clarín, esa mayor formación aún no se ve en los puestos de mando.

La “brecha invertida” está entre las más altas de los países relevados por la OCDE. ¿A qué se debe? “Muchos varones sienten que terminar el secundario no les hace una diferencia para insertarse laboralmente, por eso abandonan y salen a trabajar antes de terminar los estudios básicos”, explica Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el estudio e investigación de la mujer (FEIM). “Las chicas, en cambio, son más aplicadas pero además saben que de por sí van a tener trabajos más precarios que los varones en el futuro, con menos beneficios y menos salarios. Si a eso le suman la falta de estudios están condenadas a tener trabajos más precarios”. La maternidad adolescente, sin embargo, suele sacar a muchas chicas del colegio.

Lo dijo Michelle Obama cuando vino a la Argentina y dio un discurso ante 400 chicas de secundario: les pidió que no dejen los estudios, que sólo así marcarán la diferencia. Y en otra charla destacó que las que logran terminar el secundario, tendrán salarios entre un 15 y un 25% más altos cuando sean adultas. “Es muy positivo que más chicas estudien. Está probado que cuanto más educación tienen menos mortalidad hay entre sus hijos, pueden controlar mejor la natalidad y logran más autonomía económica”, agrega Bianco.

Según el informe, cuando llegan a los estudios superiores las argentinas también alcanzan números significativos. Un 62% de las que arranca una licenciatura se recibe, lo mismo que un 58% de las que buscan un máster, y un 56% de las que prefieren un doctorado. En los tres casos el número es mayor al que en promedio alcanzan los países integrantes de la OCDE.

Sin embargo, esto aún no se ve reflejado en la participación de las mujeres en espacios de decisión, tanto en la política como en el empleo privado. “Las barreras, no tanto de acceso sino de ascenso, no están logrando ser superadas a fuerza de mayor educación”, opina Natalia Gherardi, directora del Equipo Latinamericano de Justicia y Género (ELA). “De ahí la importancia de políticas activas para promover más mujeres en lugares de decisión. Esto no es en detrimento de su capacidad sino que es una manera de hacer que la capacidad valga”.

El relevamiento también muestra que en Argentina existe un “desequilibrio” en los campos de estudio. Por cada 5 mujeres que se gradúan en Educación hay un hombre (el promedio mundial es 4 a 1). Lo mismo pasa en Humanidades (3 mujeres por cada hombre). En cambio, en Ingeniería o construcción se recibe una mujer por cada 2 hombres (en el mundo es más desparejo, con una mujer cada 3 hombres). La consecuencia es global: “Los titulados en el campo de la ingeniería ganan alrededor de 10% más, mientras que los graduados en magisterio y Educación ganan un 15% menos”, señalan.

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
16 septiembre 2016 5 16 /09 /septiembre /2016 13:09

El presidente Mauricio Macri presentó ayer el Sistema de Reconocimiento Académico de Educación Superior, que apunta a que los estudiantes puedan cambiar de carrera o de universidad sin necesidad de repetir materias, simplificando las equivalencias entre ciclos, tramos y asignaturas a partir de acuerdos entre las universidades.

Uno de los principales objetivos del sistema es favorecer la permanencia y la graduación de los alumnos, por medio de unidades de reconocimiento de trayectos formativos (RTF), similares a los “créditos” que utilizan otros sistemas universitarios como el europeo. Estos reconocimientos o equivalencias, acordados entre las instituciones, apuntan a derribar los obstáculos que se les presentan a los alumnos cuando deciden cambiar de carrera: esas trabas desalientan la graduación o, como mínimo, la demoran.

Hoy el 40% de los estudiantes universitarios de 1° año no se inscribe en 2°, según datos de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU). La tasa de graduación ronda el 30%: de cada 10 alumnos que ingresan al sistema, 7 no se reciben. Las carreras con mayor deserción son las ingenierías, las informáticas y las ciencias exactas.

“Cuando un alumno empieza su carrera, quizás no sabe lo que le gusta y después del primer año decide cambiarse. La idea es que cada trayecto tenga una unidad de medida, para que ese recorrido le sirva en la nueva carrera que elija”, explicó Danya Tavela, subsecretaria de Políticas Universitarias.

El sistema de reconocimiento académico busca, además, facilitar la movilidad de los estudiantes entre universidades, tanto públicas como privadas. También pretende favorecer la movilidad internacional y los intercambios con universidades de otros países.

Según sus impulsores, la iniciativa apunta a “lograr un sistema de educación superior articulado e integrado”. Hoy el sistema universitario dicta 9.385 carreras con títulos reconocidos, en 121 instituciones (entre universidades e institutos universitarios), con un total de 1.871.445 estudiantes, según los últimos datos oficiales.

En 10 días, la SPU lanzará una resolución con el marco general y abrirá una convocatoria de proyectos de articulación entre carreras o familias de carreras, invitando a las universidades a sumarse. “Ya hay 15 instituciones que manifestaron su voluntad de adherir”, anticipó Mónica Marquina, directora del programa de Calidad Universitaria. La SPU organizará un registro de convenios y dará soporte administrativo para los reconocimientos que tomarán como unidad de medida el RTF. La implementación efectiva del sistema dependerá de los acuerdos entre las universidades que elijan participar.

Tavela explicó que el objetivo es generar un “corredor educativo” que permita articular la educación terciaria no universitaria con las carreras de grado: “La idea es que a un alumno que inicie sus estudios en un instituto terciario, ya sea técnico, de formación docente o formación profesional, se le reconozca ese trayecto para que, si quiere, después pueda entrar a la universidad sin tener que empezar de cero”, una propuesta defendida también por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica.

Desde el Ministerio de Educación esperan que la iniciativa también “impulse procesos de revisión e innovación curricular en las universidades, para superar ciertas estructuras rígidas”, señaló Marquina. Y graficó: “Hoy el reconocimiento de trayectos es más fácil fuera del país que dentro”. En la SPU aspiran a que a fines de 2017 ya haya un grupo de carreras articuladas entre las universidades que hayan decidido sumarse, y confían en que ese grupo de instituciones se vaya ensanchando a medida que avancen los acuerdos.

Alfredo Dillon

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
15 septiembre 2016 4 15 /09 /septiembre /2016 12:41

Los estudiantes de todos los niveles (primario, secundario y sus complementarios) tendrían que empezar a hacerse a la idea de que deberán hacer un esfuerzo más para completar el año lectivo.

La Cámara de Diputados le dio ayer media sanción (por unanimidad) a un proyecto que extiende en 10 días el ciclo lectivo anual mínimo: pasaría de los 180 actuales a 190 efectivos de clase para todos los establecimientos educativos.

Se trata de una iniciativa de la legisladora radical Brenda Austin, quien resaltó que el objetivo es que "la Argentina se ponga a la par de los países de la región": la mayoría tiene entre 200 y 210 días de clase.

En la previa del tratamiento de la propuesta -detalla el sitioParlamentario– la diputada por Córdoba explicó que así se "va a mitigar el impacto que muchas veces tienen los imponderables" que reducen el calendario escolar.

En los fundamentos de la iniciativa se explica que "según estudios de la Unesco, nuestro país posee uno de los calendarios escolares más cortos del mundo". Y de acuerdo con el Compendio Mundial de la Educación (2012), "ocupamos el lugar 37 entre 43 naciones".

"A nivel regional, en lo que refiere a tiempo de exposición de los niños a contenidos áulicos, la Argentina ocupa el último lugar entre los países medidos: Chile, Jamaica, México, Paraguay, Perú y Uruguay", se apunta en el texto.

Para que este proyecto se convierta en ley hay que esperar el aval del Senado, pero el apoyo unánime que recibió en Diputados es un indicador claro que preanuncia una sanción inminente.

 

infobae.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
15 septiembre 2016 4 15 /09 /septiembre /2016 12:23

Los mejores maestros de cada provincia

Para combatir la deserción, van a las casas de los estudiantes que, por diversos motivos, dejan de asistir a la escuela. Fueron reconocidos como los “Buenos Educadores de 2016” por el Consejo Federal de Educación.

Asistencia perfecta. Manuel Lepez logró que todos vayan a estudiar al Centro Educativo N° 45 de la Villa 20 de Lugano. Cuando empezó eran 4 alumnos y ahora ya son 30. G. DELL’ORO

La historia se repetía todos los años: entre enero y mayo, los alumnos más grandes de la Escuela Rural N° 306 de Huiliches, en Neuquén, dejaban de asistir y la mayoría terminaba abandonando la primaria. El maestro Adrián Reinozo se desesperaba. Cada día, él llegaba a la escuela desde su casa en Junín de los Andes, a 68 kilómetros de distancia, con una idea nueva para retenerlos. Enseguida aprendió que los alumnos no dejaban de venir por desinterés, sino porque esos eran los meses en que debían acompañar a sus padres en la veranada: la temporada en que las comunidades mapuches de la zona se movilizan hacia las partes altas de la montaña para el pastoreo de sus chivas y para la piñoneada (recolección del piñón). Finalmente, Adrián decidió que, si los alumnos no venían a la escuela, la escuela tenía que ir a ellos. Y salió hacia los puestos de veranada, para acordar con cada familia la manera de que los chicos no perdieran la escolaridad. “Es fundamental respetar las costumbres de los pueblos originarios. Pero también hay que proteger las trayectorias escolares de los chicos, para que puedan terminar la primaria”, explicó a Clarín.

A 1500 kilómetros de Huiliches, Manuel Lepez, maestro de primaria en la Villa 20 de Lugano, tomó una decisión parecida a la de Adrián. Cada lunes, el aula del Centro Educativo N° 45 aparecía un poco menos poblada que el viernes anterior: tras el fin de semana, siempre algún alumno dejaba de venir. En el Centro Educativo cursan adolescentes y adultos que no terminaron la primaria: además de enseñar los contenidos curriculares, Manuel les da una mano con trámites de salud, los ayuda con cuestiones legales o les explica cómo conseguir una ayuda social. Para que no hubiera más sillas vacías, en 2014 Manuel empezó a buscar a sus alumnos casa por casa. “Camino por el barrio y los convenzo de que vuelvan. Así la matrícula fue creciendo: cuando arranqué en el Centro tenía 4 alumnos; ahora tengo 30”, cuenta el maestro. Con el respaldo del padre Franco Punturo –párroco de la iglesia donde funciona la escuela–, Manuel no tiene miedo de internarse en la Villa 20: “Es un barrio peligroso, pero la mayoría me conoce. Dejamos a un lado el tema de la inseguridad para poder educar”.

 

Adrián y Manuel tienen en común un estilo de docencia que no se circunscribe a las cuatro paredes de la escuela: una docencia que cruza la puerta de la escuela y, si hace falta, llega hasta la casa de cada alumno para garantizar su derecho a la educación. El maestro neuquino y el porteño acaban de recibir, junto con otros 22 docentes, el Premio Buenos Educadores 2016 del Consejo Federal de Educación (formado por todos los ministros de educación del país), que cada año reconoce al mejor maestro de cada provincia.

A ellos se suma Beatriz Branca, de Algarrobo del Águila, un pueblo de 800 habitantes en La Pampa, rodeado de puestos rurales donde viven familias dedicadas a la cría de cabras. Beatriz impulsó el Programa Encuentro: un sistema de “tutorías itinerantes”, por el cual sale a recorrer los puestos para alfabetizar a quienes viven allí, en general adultos mayores de 50 años. La recorrida, por caminos de tierra, empieza a las 10 y puede terminar a las 21. Sus alumnos se enteran de la visita por radio. “Siempre me reciben con el mate calentito y alguna torta recién horneada”, describe. Beatriz está convencida de que todos pueden aprender, independientemente de sus condiciones sociales y su edad. Además de las tutorías itinerantes, ella enseña en un centro de alfabetización en el pueblo, cuya apertura fue impulsada por ella misma, luego de relevar –casa por casa– cuántos adultos de Algarrobo del Águila no sabían leer ni escribir.

Silvia Huichulef también sabe de dar clases en las casas de sus alumnos: durante años fue maestra domiciliaria en Río Grande, Tierra del Fuego. Ahora ejerce en la Escuela N° 37 “Patricio O’Byrne”, que funciona dentro de una estancia. Allí enseña a los hijos de los peones. Ella es la única maestra de toda la provincia que vive en la escuela de lunes a viernes: como sus colegas premiados, Silvia es una referente no solo para sus alumnos, sino para toda la comunidad. “Aquí el rol docente es muy amplio; trasciende lo pedagógico”, reconoce ella. La escuela es de doble jornada pero, aunque las clases terminan a las 17, las puertas permanecen abiertas: después de ese horario, los chicos se quedan para conectarse a Internet o jugar al pin pon, y algunos padres también se acercan para estudiar.

En la otra punta del territorio argentino, el maestro jujeño Guillermo Duarte camina entre 12 y 14 horas para llegar a la Escuela N° 76 de Molulo, a 60 km de Tilcara. Va por senderos de herradura, muy angostos, que solo se pueden transitar a pie o en lomo de mula, con picos de más de 4200 metros sobre el nivel del mar. Cada mes Guillermo y sus alumnos trabajan 20 días seguidos –incluyendo fines de semana y feriados–, y luego descansan 10 días. Los chicos viven en la montaña; sus familias se dedican a la agricultura y ganadería de subsistencia. Algunos caminan 6 horas para llegar a estudiar. Cuando le asignaron esta escuela albergue, lo primero que hizo Guillermo fue visitar los hogares de cada uno de sus alumnos, dispersos por la cordillera, para saber cómo vivían: su enseñanza toma esas realidades como punto de partida. Guillermo es contador público; se recibió en San Salvador. Pero se aburrió de los libros contables: “Prefiero hacer esto, que me llena el corazón. Siento pasión por la educación rural. Para mí, estar en la escuela es una elección”.

 

Alfredo Dillon

clarin.com

 

 

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo