Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
19 abril 2009 7 19 /04 /abril /2009 16:04

El miércoles 22 de Abril hay una jornada de protesta y movilización de la CTA porque según su titular Hugo Yasky “hay signos de agotamiento en el discurso oficial sobre la redistribución de la riqueza” (fuente: página SUTEBA).

Si hay signos de agotamiento quiere decir que en algún momento hubo una redistribución del ingreso, pero ¿Cuándo? Yo no vi nada ¿Y ustedes? Y juro que en los últimos años no me fui del país. Estuve en nuestra bendita Argentina viendo como fracasaba una vez más “la teoría del derrame”.
Tuvimos más de 60 meses de crecimiento económico a “tasas chinas”, creciendo a un promedio anual de casi el 9% pero la redistribución del ingreso es la misma que en los noventa. El crecimiento económico fue aprovechado mucho por unos pocos, algo por algunos y para muchos no les pasó ni por cerca. Es que tuvimos un crecimiento económico pero no un desarrollo económico, que son dos cosas muy distintas. El crecimiento económico significa una mejora de los índices macroeconómicos, un desarrollo económico es una mejora de los datos macroeconómicos más una mejora de los índices sociales. Y precisamente esto último nunca ocurrió.

La redistribución del ingreso sigue siendo tan regresiva como en los  noventa, donde el diez por ciento más rico tiene ingresos treinta veces superiores al diez por ciento más pobre. Este es el gran problema argentino, de aquí se derivan todos nuestros problemas. La concentración económica es la causante de todos nuestros males, de este problemas matriz surge el descalabro social, el hambre,  la pobreza, la marginación, la inseguridad, el deterioro de los sistemas de salud, seguridad y educación.

La redistribución del ingreso es tan injusta que ya se asemeja a los países africanos. En nuestro país la concentración del ingreso ha ido creciendo desde el “Rodrigazo” en el ’75, siguió con la dictadura y se profundizó en democracia. A comienzos de los años ’70 la Argentina se ufanaba de tener la sociedad con la más amplia clase media de América Latina, la brecha entre el diez por ciento más rico y el diez por ciento más pobre era sólo de doce veces.

Hoy nos hemos “latinoamericanizado” producto de los ajustes continuos, sobre todo con la desindustrialización y la apertura económica impuesta por la dictadura y completada con el menemismo.

Es por eso que por ahora no veo “una luz al final del túnel” para mejorar el sistema educativo. El sistema educativo es sólo un subsistema dentro de un sistema mayor: el sistema social. Si no se revierte toda esta situación el sistema educativo no tiene ninguna chance de mejorar. Para mejorar el sistema educativo es necesario- cuando menos-cuadruplicar su financiamiento, y esto sólo será posible mejorando los ingresos fiscales del Estado a partir de otra estructura fiscal que revierte la redistribución del ingreso regresiva actual.

Mientras tanto todo lo que podemos hacer para mejorar nuestro sistema educativo será muy poco, mejorar algo la deficiencia, la excesiva burocracia, cambiar alguna que otra cosa (que no es poco) pero para mejorarlo verdaderamente se  necesario otro modelo de país. Sino la educación, y sobre todo, la educación pública seguirá deteriorándose aún más. Y la educación pública seguirá “privatizándose”, seguirá la fuga de alumnos del sistema público al privado (creo que en uno de mis primeros artículos explicaba esto).

Y no digo nada nuevo, los docentes sabemos esto. Cuando un criador de caballos de carrera va al hipódromo para competir y apuesta por un caballo rival es que no tiene confianza en el suyo. Bueno, cuando un docente trabaja en una escuela Estatal y manda a sus hijos a una escuela privada es porque no tiene confianza en las escuelas públicas. ¿Lo ven? No digo nada nuevo, ustedes ya lo sabían.

Y ni qué hablar de los políticos, la hija de la “pareja presidencial” sin ir más lejos iba al colegio La Salle de Florida (Vicente López). Los de los Yoma y los Sapag iban al Belgrano Day School.
Como decía hace unas semanas atrás Martín Caparrós en un artículo del diario Crítica “los funcionarios deberían tener la obligación de mandar a sus hijos a la escuela pública”.

Para finalizar, los políticos nombrados dicen ser “populares y nacionalistas” y mandan a sus hijos a los colegios más caros, mientras la generación del ochenta, calificada por ellos como elitistas, creó un sistema público Estatal que educó a generaciones de argentinos y a donde gran parte de ellos mandaban a sus hijos o se habían educado ellos mismos.

Cuando escuche en un discurso de Cristina “este modelo es nacional y popular” ríase con ganas que es gracioso.

 

 

Hasta la próxima.

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
18 abril 2009 6 18 /04 /abril /2009 17:51

El problema de la conducta de los alumnos en las escuelas es mundial. En EE.UU. en muchos colegios hay detectores de metales en las puertas de entrada. El problema es tan serio que en colegios de “segunda” (ellos también los tienen) sobre todo colegios para latinos, donde Bush recortó presupuesto, han desaparecido los recreos para evitar peleas entre alumnos.

En España, en América Latina, bueno, en muchas partes del mundo la disciplina escolar es todo un tema. Este comentario que hago es porque quiero compartir un artículo aparecido en un medio de comunicación de tirada nacional. La nota desarrolla brevemente algunos cambios en la política educativa en Inglaterra, sobre todo en el secundario, donde van a multar a los padres de los chicos que se porten mal, donde “pagarán hasta mil libras. Y los alumnos podrán ser recluidos en aulas aisladas”. (Sin comentarios)

Una especialista argentina explica que “el modelo británico será difícil de aplicar por las normas argentinas porque la jurisprudencia local respeta a rajatabla el principio de la personalidad del castigo o pena (…) en nuestro país el castigo es personal del que cometió la infracción (…) es independiente del adulto…”.

Ahora si mi comentario: Nada del mundo social puede ser eterno, todo se puede cambiar, si hay alguien que dice “es anticonstitucional” bueno, se puede reformar la constitución y listo. ¿Y? y lo peligroso de todo esto es que muchas de las cosas que pasan en el mundo se terminan trasladando, tarde o temprano, a nuestro país. Y si son malas ideas llegan más rápido.

La leyes de Inglaterra hace muchos años que juzgan a los menores, no recuerdo muy bien pero hace unos años unos chicos de 11-12 años fueron condenados por un crimen a cadena perpetua. En ese momento los argentinos casi veíamos esta noticia-condena como algo lejano, pero hoy  pedimos a gritos que se baje la imputabilidad de los menores, el mismo Gobierno salió a decir ayer que enviará una ley para tratar el tema en el congreso. Por lo tanto no sería desopilante pensar también que en unos años puedan ser nuestros “alumnos recluidos en aulas aisladas”.

Debo confesar que en muchas oportunidades yo mismo tuve ganas de “recluir a mis alumnos en algo más que en aulas aisladas” pero claro, obviamente esa no es la solución. Que loco que es el mundo, creo que al poder ya se le está yendo la mano, ya no alcanza con excluir a los jóvenes de la sociedad, ahora, si esto de Inglaterra prospera, si los jóvenes zafan de estar excluidos del sistema educativo los van a aislar en aulas especiales dentro de la escuela…

Si seguimos así, los nenes del jardín van a comenzar a ser sospechosos. Y si, siempre es más fácil salirse por la tangente que solucionar los problemas sociales.

Adjunto la nota de Clarín, y perdón Tedesco por decir lo que dije de usted en los artículos anteriores (bueno, no se alegre tanto, es sólo si lo comparamos con su par de Inglaterra): http://www.clarin.com/diario/2009/04/16/sociedad/s-01898871.htm

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
17 abril 2009 5 17 /04 /abril /2009 10:30

Hola compañeros. ¿Cómo andan con la matrícula en vuestros colegios?

Ayer estuve hablando con un colega por teléfono, trabaja en la cuidad de Buenos Aires y me comentaba que en un 5° año (aquí nunca se implementó EGB) tiene 4 alumnos. Un 5° año ubicado a 10 cuadras del obelisco, no voy a dar el nombre del Liceo porque si Macri se entera lo cierra… En muchos colegios del conurbano la situación creo que es la misma. Yo, por ejemplo, tengo un ex noveno, un 3° de la nueva secundaria, con  22 alumnos cuando en años anteriores no bajaban de 25/27 alumnos, 22 pero con el ausentismo diario nunca superan los 16-18 alumnos (si estudiaran sería el mundo ideal).

En algunos colegios tengo entendido que están directamente sobrando aulas. Y en muchos terceros de polimodal hay en promedio entre 12-15 alumnos (y en muchos menos alumnos aún). En la ciudad de Buenos Aires la realidad es casi la misma, en los años superiores hay muy poca matrícula. Es que creo que cuando se estableció la educación media obligatoria “los trasnochados de siempre” creyeron que todos los adolescentes en edad escolar iban a ir todos a la escuela. La realidad es muy distinta. Ni con becas los alumnos van al colegio. Y ahora las consecuencias son muy peligrosas para los profesores, por primera vez en muchos años los listados llegaron rápido. Es más ayer un secretario de un colegio ya me pidió el día que me anoté en “ingreso a la docencia”. Y en otro colegio donde trabajo desde secretaría de inspección mandaron a pedir la matrícula exacta que hay. Todo esto me huele a algo que se esta cocinando, ideas perturbadoras ya empiezan a correr por mi cabeza. En los últimos años se construyeren más colegios de los necesarios y ahora empiezan a sobrar. En el distrito donde trabajo crearon casi tantas ESB como primarias existentes, y ahora no saben muy bien nuestros reformadores para donde salir. No saben muy bien como articular, es que ellos mismo reconocen que se apuraron al volver a reformar el sistema educativo, y ahora se ven las consecuencias.

Tenemos que estar muy atentos, no es broma, hay muchos cargos en peligro, hay muchos profesores que “van  a sobrar”, también preceptores y directivos. Hay entre 60 y 80 docentes que entran por día a este blog, por favor si pasa algo de todo esto que estoy comentando en sus escuelas escriban en “comentarios”: tenemos que estar alerta. Creo que por este año podemos zafar, ya el año lectivo está bastante avanzado, pero el año próximo no sé.

Creo que lo que se viene ahora es un análisis político-económico desde la provincia para ver si es justificable económicamente seguir manteniendo tantos cursos con tan poca matrícula y tantos docentes. Ya que no va a haber ninguna intención de aplicar políticas para superar la pobreza y la deserción. Lo que tenemos a favor es que si empiezan a cerrar cursos van a salir a la luz el fracaso de la deserción escolar y ya será difícil seguir dibujando números.

Pero algo me huele mal…ojala me equivoque.

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
15 abril 2009 3 15 /04 /abril /2009 22:55

En el Clarín de ayer apareció un artículo interesante que lo adjunto para que lo puedan leer: http://www.clarin.com/diario/2009/04/14/sociedad/s-01897317.htm


El plan “un alumno, una computadora” del Ministerio de Educación es para los colegios técnicos públicos de todo el país. No voy a negar que sea una muy buena idea, pero la pregunta es ¿Cuáles colegios técnicos?

Si hay algún compañero que conozca algún verdadero colegio técnico por favor que avise. Los colegios técnicos desaparecieron con la Ley Federal de Educación, hoy sólo le quedaron el nombre, pero ni por asomo son los colegios que alguna vez conocimos. Antes de la reforma educativa existían buenas instituciones, buenas Escuelas técnicas de donde salían técnicos electricistas, técnicos mecánicos, técnicos químicos, maestros mayores de obras. Eran escuelas que respondían a un modelo de país, escuelas surgidas a mediados de siglo XX, “hijas de un modelo desarrollista”.

Lo de las escuelas técnicas es una falacia. En un país sin proyecto industrial las escuelas técnicas son “un maquillaje”. En un modelo de país donde “sobran” diez millones de personas la educación de calidad para formar recursos humanos es sólo discursiva. Por más que Tedesco reparta un millón de notebooks, haga escuelas de tres pisos, con ascensores, con pizarrones electrónicos si no se cambia la condición social de nuestros alumnos y si no se les da oportunidades de inserción social serán solamente “juegos para la tribuna”. No sirve.

Por eso el sistema educativo funciona como funciona. La lucha por su mejora es mucho más amplia y complicada, se necesita otro proyecto de país, nada cambiará si no se empieza por mejorar la redistribución del ingreso. Tedesco (según el artículo de Clarín), consideró que una vez que se entreguen las notebooks, “significará un nuevo aporte al crecimiento de la educación técnica profesional y una fuerte apuesta a la mejora en la calidad educativa, con vistas a la inserción laboral y a la continuación de estudios superiores”…. ¿No lee los diarios Tedesco? ¿No ve los datos de la deserción escolar y los verdaderos índices de desempleo? ¿Cómo puede decir eso sin sonrojarse?

Pensar que el Ministro de Educación de la Nación es uno de los grandes teóricos de la educación, igual que Filmus (actual senador), Adriana Puiggrós (que pasó por la dirección de escuelas), especialistas en educación todos, el mismo Filmus fue profesor mío. Saben cuál es la situación, pero están embarcados en un proyecto político antagónico a las necesidades de nuestros alumnos.

¿Y nosotros los docentes que hacemos? No sé compañeros, yo estoy frustrado, frustrado porque por momentos siento que sólo estoy en clases para contener a los alumnos, siento que estoy ahí sólo por el salario (no es poco, de algo hay que vivir) pero digo que a veces pienso que estoy ahí pero puede estar cualquiera y es igual, sólo hace falta que esté en el aula alguien que les dicte algo a los alumnos y listo. Nada de lo que pongo en el blog puedo debatir en clases, me acuerdo que la última vez que lo intenté y cuando algo me escuchaban entró la portera a preguntar si alguien “quería mate cocido y pan” y la charla se me escapó en el aire, nunca más pude retomarla.

A veces tengo ganas de luchar, pero no me olvidó como la última vez que los docentes nos movilizamos en el 2001, debatimos fuertemente en asambleas, hicimos marchas multitudinarias, pero Yasky nos entregó. Me vienen esos recuerdos y cualquier intento de lucha se desvanece en mi interior. Me parece que voy a terminar haciendo la mía.

Me voy a anotar en un curso de chef y en otro de sommelier (por ahí tengo suerte y hasta me dan puntaje y todo) que hace tiempo quiero hacer. Es que los zafarranchos del sistema me están agotando. Anoche vino una delegada del gremio al colegio y lo único que se le ocurría era pedir algo más de aumento, buscaba firmas para eso. Sé que es importante la lucha salarial, no la desconozco, pero si nos aumentaron un 8% y logramos un 5% más o un 10% más o un 20% más (cosa improbable) igual no cambia nada, con suerte voy a cambiar la TV, o tener una camisa más, o cambiar el auto modelo 2000 por un 2005, pero en lo sustancial nada cambiará.

La situación es seria. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es increíble como se multiplican los pobres. En las autopistas hay nenes desnudos durmiendo a la intemperie, en el tren veo “mil” vendedores ambulantes, chicos repartiendo estampitas por 5 centavos, gente lisiada trabajando por moneditas. En algún momento hay que ver como se revierte todo esto. Bueno, no quiero seguir, me voy a ver los “expedientes secretos X” mi serie favorita de los noventa, lo único que me calmaba durante el  terremoto menemista, y ahora también en la era Kirchnerista.

 

Chau

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
14 abril 2009 2 14 /04 /abril /2009 21:15

Siempre supe que la escuela pública nos quita la imaginación, A lo largo de mi vida he escuchado historias que no hacían otra cosa que afirmar esta idea. Hace unos 10 años, en una charla de café, hablando con un amigo, también docente, debatíamos las problemáticas de la educación e intercambiábamos experiencias, anécdotas, rumores, chismes, todo relacionado con el sistema educativo. Recuerdo que en esa oportunidad me comentó como su hijo, en ese momento de 7 años, había sufrido un retroceso. Resulta que cuando el nene tenía 4- 5 años era un pequeño artista. Dibujaba muy bien, se la pasaba en la casa horas enteras dibujando, donde los dibujitos de autitos y de personas eran sus favoritos. Pero cuando empezó la primaria  empezó a dibujar cada vez menos y después de un tiempo directamente había abandonado los colores. El nene un día le contó a mi amigo que en la escuela la señorita no lo dejaba dibujar. Mi amigo, en la primera oportunidad que tuvo (en una reunión de padres) le preguntó a la maestra por qué ya no dibujaba en la escuela, e insólitamente la “seño” le respondió que no lo dejaba pintar tanto porque “se ensuciaba mucho las manos”. Es real (aunque parezca irreal) pero sucedió.

Historias como esta he escuchado siempre, con distintos grados de irracionalidad, pero existen. Yo mismo veo continuamente en mis cursos como el sistema le pone una barrera a los más capaces.

 En un curso de octavo, de noveno, o de polimodal, siempre hay 4 ó 5 alumnos que se destacan, que están para más, pero como los cursos tienen en promedio 20 ó 25 alumnos también hay 4 ó 5 “antialumnos” y el resto está de relleno. El sistema frena a los más capaces simplemente porque frena el desarrollo de ellos. Un docente, lamentablemente, no puede dar clases exclusivas para ellos, tiene que buscar un nivel de clases “promedio” para tener un nivel donde los que están de relleno puedan seguir el ritmo pedagógico. Y lamentablemente los alumnos más inteligentes se van perdiendo, se van frenando, por el propio sistema educativo.

Pero también les pasa a los docentes (bueno, por lo menos a mí). El sistema nos va lentamente “comiendo el bocho”. Cuando rendí historia medieval, en la UNLP, me acuerdo que la materia la dictaba el prof. Astarita, era difícil, había estudiar bastante. La preparé con un amigo, con tres meses de tiempo y con dos programas distintos. El año pasado, por un comentario que quise hacer a un grupo de alumnos de adultos sobre la vida medieval empecé a explicar la dinámica de la sociedad feudal, pero insólitamente a mi relato no lo pude sostener más de cuatro o cinco minutos, después de ese tiempo me había quedado sin “libreto”. Y claro, como ya no damos más historia medieval en la escuela, con el tiempo fui perdiendo en mi memoria a un Le Goff, a un Duby (para los que no son de historia son autores especialistas en la Edad Media). Lamentablemente, muchos de nosotros después de 20 años en la escuela terminamos dominando lo que damos en clase, y el resto de lo que aprendimos se queda en una parte del cerebro "con tela arañas”.

Pero lo más insólito que escuche fue este domingo de pascua. En el almuerzo, asado de por medio, estaba mi familia, y en un momento determinado, pregunté como iban mis sobrinitos en el jardín. El hijo de un primo va a uno privado, y con tres añitos, cuenta hasta diez en inglés, aprende los colores en inglés, y según su papá va muy bien. Mi otro sobrinito, hijo de otro primo, va a un jardín de Ezpeleta, público, y me contaba que antes de empezar las clases se iba a dormir todas las noches tipo diez, diez y media, pero que después de dos semanas de clases no se dormía antes de las once, doce de la noche. Resulta que cuando fue a buscarlo un día al nene al jardín la maestra le dijo que “todavía estaba durmiendo”. Siii, la señorita, les hacía jugar un juego, donde los nenes tenían que quedarse quietitos arriba de una almohada, y los hacía dormir!!!...¡¡¡ Que notable!!! Mientras uno de mis sobrinitos (el que puede pagar) aprende cosas en inglés mi otro sobrinito (el que no puede pagar) va al jardincito a dormir la siestita. Claro, la cuota del jardín privado es de $180 y si paga después del 10 de cada mes tiene que pagar $210, una multa de $30 (según mi primo).

¿Hace falta que haga algún comentario? Bueno, entonces me despido diciendo solamente que esto es lo máximo….Pero la verdad es que quiero conocer a esa maestra, gracias a ella me reí diez minutos sin parar, aunque casi me atraganté con una uva.

 

Hasta la Próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
13 abril 2009 1 13 /04 /abril /2009 22:46

El sistema es tan heterogéneo, está tan fragmentado que pareciera que existieran “miles” de sistemas dentro de uno solo. Hay escuelas privadas. Dentro del “sistema privado” hay escuelas en country, en ciudades grandes, en ciudades chicas, en pueblos, con cuotas que van desde los $100 hasta los $2000. Hay escuelas privadas laicas, hay escuelas católicas.

En el “sistema Estatal” hay escuelas para todos los gustos, escuelas rurales, escuelas con matrículas que superan los 1000 alumnos, escuelas mucho más chicas. Escuelas provinciales, escuelas municipales, escuelas para adultos. Lo que usted quiera.

También el profesorado es heterogéneo, hay profesores con formaciones distintas, egresados de universidades públicas, de universidades privadas, de universidades laicas, de universidades católicas, profesores egresados de institutos privados, de institutos Estatales.

En cuanto a la realidad salarial docente también es dispar, el salario del docente que recién se inicia es muy diferente al que tiene 20 años de antigüedad. Están los que  tiene 8 módulos, los tienen 25 y los que tienen 70. Están los docentes que ven a la docencia como una verdadera profesión, con vocación, y los que ven a la docencia como una “changa”.

Ni hablar de las más de 50 modalidades distintas que surgieron con la ley federal de educación de 1993, que dificultó cualquier unidad del sistema, donde un alumno si quiere pasar de una jurisdicción a otra tiene que rendir materias por equivalencias. Si un chico viene del Chaco o Tucumán a nuestra provincia, lo más probable es que se sintiera como que si se hubiera mudado de país.

El principal problema es que el sistema educativo quedó tan fragmentado porque el Estado nacional se “desresponsabilizó” de la educación con la transferencia de escuelas en distintas etapas desde la década del setenta. Un ejemplo de esto es que el Estado nacional, tiene un ministerio de educación pero ninguna escuela a su cargo. Si observamos a un alumno del “Nacional Buenos Aires” y a uno del “profundo conurbano bonaerense” vamos a ver un abismo tal que parecieran chicos de distintos continentes.

¿A qué viene toda esta síntesis de lo que es nuestro sistema educativo? A lo difícil que resulta “nadar” en él. Por ejemplo, a la hora de discutir las propuestas salariales que otorga en cada momento el Gobierno, el impacto no es el mismo en cada docente, si bien la gran mayoría nunca está de acuerdo (y con razón) con los magros aumentos, otros, con mucha antigüedad y muchas horas cátedras dudan o lo aceptan. Es que en algunos compañeros el aumento puede representar $50 ó $60 pero en otros puede ser de $300, $350/400. Es complicado unificar criterios.

Pero dejando de lado las cuestiones salariales. La fragmentación resulta también un escollo a la hora de evaluar. Muchas veces dos colegios de los mismos distritos y con alumnos de la misma edad y los  mismos años  son muy distintos. Incluso hay diferencias entre alumnos del turno mañana y del turno tarde en un mismo colegio. La semana que viene ya empiezo a evaluar en todos los cursos, se va acercando una  etapa de definición para el primer trimestre y ¿Qué hacer?

Lo pregunto porque dando los mismos temas en tres o cuatro cursos a la hora de evaluar se me complican. Mis evaluaciones también están fragmentadas. En los últimos años me pasó que tuve que preparar evaluaciones integradoras (por dar un ejemplo) idénticas para dos o tres cursos pero el nivel de exigencia terminó siendo distintos para cada uno de ellos. Hay alumnos que aprobaron evaluaciones pero que si hubiesen estado en otro curso lo hubiesen desaprobado. ¿Entonces qué evaluar? ¿Hay que evaluar los progresos? ¿Hay que poner un “piso”? ¿Y cuál sería ese piso? Porque las “evaluaciones piso” de un curso tranquilamente podrían ser “evaluaciones techo” para otros. Ninguna teoría pedagógica me puede ayudar ante esta realidad educativa…a ustedes les pasa lo mismo?

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
13 abril 2009 1 13 /04 /abril /2009 05:13

Sábado de gloria. Bueno, no tan glorioso, estaba durmiendo cuando sonó el timbre, era una prima a la que no veía hace tiempo y como pasaba por la esquina de mi casa decidió pasar a saludarme. Mientras tomábamos unos mates me contó que era de su vida. Resulta que está estudiando en un terciario. Le faltan cuatro materias para terminar el profesorado de lengua. No sabe que tengo este blog, y  menos que lo que me va a contar formará parte de la historia de hoy.

SERALE (desde ahora S): ¿Cuánto te falta para terminar?

Mi prima (desde ahora P): cuatro materias, pero las voy a rendir todas ahora en Mayo.

S: Bien. Ya lo tenés cocinado.

P: Si, casi…

S: ¿Qué onda con el instituto?

P: ¿En qué sentido?

S: en todos, ¿Cuándo empezaste?

P: En 2003. Me llevó más tiempo de lo esperado, tenía que trabajar.

S: ¿Es difícil la carrera?

P: No, todo tranqui.

S: ¿Y los profesores?

P: Piolas, a algunos ya los conocía, fueron mis profes en el secundario

incluso, a un profesor lo tuve, además, en noveno.

S: ¿Ya diste clases?

P: Si. Ya terminé las prácticas.

S: ¿Qué tal la experiencia?

P: “maso”, el año pasado me tocó un primero de polimodal, si no estaba la profesora del curso no hubiera hecho nada. Eran terribles.

S: Bueno, pero estabas preparada…digo…, con tantas materias pedagógicas…

P: Si, la mayoría, pero es pura teoría, la realidad es muy distinta.

S: Viste que una vez te dije que no es tan fácil.

S: ¿Cuántas materias pedagógicas tenés?

P: Un montón.

S: ¿Son buenos los docentes?

P: Hay de todo. Hay muchos que faltan más que en el secundario. En primer año me acuerdo que en dos materias no tuvimos clases hasta como Junio, y cuando los nombraban empezaban a faltar, venían cada tres o cuatro clases, creo que porque tenían otros trabajos. Uno me parece que era un  sociólogo que vivía en capital.

S: ¿Te anotaste en el listado de emergencia para hacer suplencias?

P: Si, Pero no hay nada, no salen horas, ni para los del listado oficial.

P: Me enteré que te aumentaron el sueldo.

S: Si, pero si estuvieras trabajando no te iba a tocar nada. Sólo $50 al básico. Y $100 cada 10 módulos, si tuvieras un par de curso el aumento para vos que no tenés antigüedad  te iba a pasar por arriba, de los $50 olvidate, ya que te lo come los descuentos. Y con un par de cursos y sin antigüedad, con suerte te tocaba algo para el colectivo.

P: Che que mala onda!!

S: jaja, no fue el gremio, que querés…

P: que lindos gatitos…bueno, me tengo que ir…

S: ¿Viste? Este es Fidel, es un gatito atrevido, aquella es más tranquilita, es la “tufita”. Para que bajo a abrirte, saludos a la tía y al tío….

 

Bueno, se fue mi prima. Y no podía dejar de sacarle información sobre el terciario donde estudia. Cuántas cosas que podríamos analizar de este diálogo. ¿Por dónde comienzo?

Va a rendir las cuatro materias en Mayo. Si, cuatro al toque. Por más que sea inteligente, ni mi prima ni nadie puede rendir, en un sistema de educación serio, cuatro finales en un llamado. Pero no me sorprende, yo mismo he tenido alumnos practicantes en mis clases que me contaban que en Diciembre llegan a rendir siete u ocho materias!!! El mundo ideal para un estudiante, pensar que en una universidad seria con mucha suerte se pueden rendir dos materias cuando mucho por llamado. Pero en los terciarios del conurbano pasa esto. Y claro, si empiezan en Junio, y el profesor encima falta, con tres o cuatro apuntes rinden una materia.

¿Y el plan de estudio? ¿Por qué tantas materias pedagógicas? Bueno, creo que es producto de los reformadores de siempre, y claro, del aporte de los teóricos de la educación (muy a pesar mío, que soy también un licenciado en Educación). Hay tantas materias pedagógicas que no tienen sentido, y le quitan espacio a las materias especificas: En primer año los alumnos de los terciarios van a un colegio a hacer anotaciones como cuantas aulas hay y esas cosas; en segundo, van a escuchar clases; en tercer año otra materia para ir a dar clase; en cuarto año las prácticas; Didáctica; teoría de la educación, teoría del aprendizaje, planeamiento, currículum, etc, etc. Y las materias específicas van perdiendo espacio.

Los teóricos de la educación son como los generales de la primera guerra mundial. A la  hora de los “bifes” no estaban. Los generales de la primera guerra mundial planificaban la guerra en los cuarteles pero cuando había que combatir eran los soldados los que estaban en las trincheras. Los teóricos de la educación teorizan y teorizan pero cuando hay que dar clases son los maestros los que tienen que estar en el aula. (Que no se ofendan los de ciencias de la educación, repito, yo también soy lic. en Educación).

¿Más que decir? Sí, volvemos a los magros salarios ya dicho anteriormente. Un docente de un terciario no puede caer en la lógica del “profesor taxi”. Muchos de ellos son profesores de octavo, de polimodal, además directivos, cargados de horas. En octavo, puede pasar, porque no se necesita planificar nada, pero en un terciario, el docente tiene que leer, rotar autores, releer viejas lecturas, está formando docentes, no se puede caer “en paracaídas” como en un noveno. Y todo producto de los salarios. Nos acorralan a tener horas por todos lados, y las horas cátedras de un terciario son apenas un 30% mejor pagas que en media. Un profesor de terciario debería tener un cargo semi exclusivo, y dedicarle más tiempo al profesorado.

Pero también hay que reconocer que si los profesores de los terciarios son más exigentes se crea el mismo problema que en la escuela media, se quedan sin alumnos. Los alumnos que ingresan a los terciarios son los que egresan de polimodal, con unos años más. Si se aprieta el acelerador, abandonan, y la gente más grande que ingresa al profesorado tiene el problema de haber  perdido la disciplina de estudio (si alguna vez la tuvo). Entran, no como hace tres o cuatro décadas, con vocación de docencia, entran porque la docencia les asegura un trabajo medianamente seguro, con cargas sociales, difícil de conseguir en otro lado. Entran con un escaso capital cultural, lo que dificulta aún más el estudio exigente.

La docencia les va a asegurar un trabajo más seguro, con una obra social, con lindas vacaciones, pero lamentablemente sólo nos va a dar una pequeña movilidad social, no  como antaño. Es que con los ajustes constantes que hemos sufrido, las profesiones se han proletarizado, no sólo la docencia, también le pasa a un médico, a un abogado, a un dentista…

Y la última: ¿Vieron la última parte del diálogo? No hay horas, y siguen saliendo profesores por todos lados. Y esto es peligroso, cuando hay “un ejército de reserva de mano de obra” es más fácil después seguir ajustando. ¿No?

Todo mal. ¿Soy muy pesimista? Pero bueno, no podía dejar de opinar, Y de paso le respondo al secretario de una escuela, “Osqui”, que el martes me decía: “no sabés los profesores que están entrando últimamente…”. Y pensar que después tienen 25 puntos de puntaje inicial por título, igual que un egresado de la UBA. ¿En la torre no saben lo que es rendir un final en la UBA? No, claro que no. Y después hacen un curso de esos donde ni siquiera hay que rendir nada y obtienen un puntito más y pasan al profesor de la UBA con un postgrado. La Argentina patas para arriba.

Después se enojan cuando digo que hay que dinamitar el sistema educativo  desde las salitas de 5, para reconstruirlo nuevamente, no emparcharlo “año por medio”.

Y perdón si “se me salió la cadena”, pero me descargo aquí, después de todo el blog es para decir lo que pienso y compartirlo con la gente.

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
11 abril 2009 6 11 /04 /abril /2009 08:31

Ayer pasé por el frente de la media 10 de Berazategui. Edificio majestuoso. Inaugurado este año. Se ve espléndido desde afuera. La media 10 es una escuela emplazada en un barrio periférico de dicha ciudad. Un barrio muy humilde, Villa Mitre. Cuando “el 603” (el colectivo que pasa por el barrio) recorre sus calle se ve la pobreza característica del “profundo conurbano bonaerense”. Una pobreza que duele, donde se nota que la mayoría de sus habitantes tienen sus necesidades básicas insatisfechas.

La verdad es que no estoy muy de acuerdo con que se hagan colegios en esos barrios. Y no es una “gorilada”, que se entienda. Uno de los tantos problemas de la educación es la segmentación. La segmentación es tan fuerte que las escuelas terminan convirtiéndose en guetos. La segmentación es tan profunda que los alumnos más pobres van a la escuela sin tener contacto con  alumnos de otros sectores sociales. No tienen posibilidad de un intercambio cultural, ya que sólo se juntan con otros alumnos pobres. El intercambio cultural es la idea primaria de la educación desde que la educación pública se expandió con la ley 1420.Una de las virtudes de la educación pública de comienzos del siglo XX fue la interacción entre distintos grupos  sociales. La segmentación es tan fuerte que las escuelas terminan siendo guetos, donde los pobres van a la escuela con los pobres, los hijos de la clase media van con sus pares y los ricos van a clase con los ricos. No se experimenta así la diversidad cultural que enriquece el crecimiento humano de cada uno de nosotros.

Creo que los alumnos de Villa Mitre deberían ir a otros colegios. Cuando los alumnos van “a la escuela del barrio” no hacen más que encontrarse con los mismos compañeros “de la esquina”. Muchos se inscriben en estos colegios a partir de una invitación de un amigo que le dice “vamos que está bueno” y para muchos ese “está bueno es la joda”. En este caso me consta que la disciplina de la media 10 es muy buena (bien por sus directivos) pero en muchos colegios periféricos de cualquier distrito del conurbano directamente no se puede dar clases. Muchas veces las peleas del barrio terminan de definirse en las aulas.

Todo esto también es válido para las escuelas periféricas de la ciudad de Buenos Aires. Las escuelas de Villa Soldati, Villa Lugano, las escuelas dentro de las villas de emergencia. En muchas ni siquiera hay profesores para cubrir los cargos, es que nadie se anima a ir a trabajar ahí, los taxistas no se animan a entrar y los colectivos son insuficientes y nadie se anima a esperarlos en una de las paradas existentes de noche.

Por supuesto que los chicos de Villa Mitre tienen los mismos derechos a estudiar como cualquier mortal. Lo que quiero decir es que tienen que conocer otras realidades. Intercambiar experiencias con sus pares de clase media, tienen que conocer otra realidad y que el mundo no es sólo pobreza y marginalidad. También los chicos de clase media deben conocer otras realidades, el desconocimiento es lo que lleva a la tan mentada y manipulada discriminación. Mostrarles un camino que pueden recorrer distinto al suyo. Y si son muy pobres mejoremos el tema de las becas. Así como están no sirven, tramitemos boletos estudiantiles gratis. Viajar en colectivo aunque sea 5 minutos es importante para el alumno. Salir de su barrio e ir a una institución céntrica con alumnos de otras clases sociales ya representa un “click” psicológico que puede ayudar a lo cognitivo.

La escuela pública fue pensada para que las clases social se mezclen. Para que el hijo del obrero se siente junto al hijo del abogado, para que el nativo se siente junto al hijo del inmigrante. El intercambio cultural a partir de la propia experiencia en el recreo es tan importante como los conocimientos fácticos.

Cuando los políticos de turno construyen estos colegios me parece que terminan practicando un falso progresismo. “La clásica” obra pública “para que se vea”, para la tribuna, pero nada cambia en lo sustancial, o lo que es peor, bajo consignas progresistas se terminan arraigando experiencias que terminan con efectos  sin duda perversos, como es  el caso de  las escuelas en las villas. Después no se consiguen maestros. Pensemos ¿qué mensaje se le da a un alumno que tiene su escuela en el medio de la villa? Un poco de reflexión sobre el tema puede llevar a conclusiones nefastas.

Que quede claro que si digo todo esto no es por tener una mentalidad elitista, todo lo contrario, lo digo pensando en los chicos de estos barrios. Ya lo dijo Sarmiento: “hay que educar al soberano”, Yo agregaría "no encerrarlos en guetos".

Me despido saludando a los colegas de la media 10, espero que quede claro lo que quiero decir. Un abrazo.

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
10 abril 2009 5 10 /04 /abril /2009 06:16

El tema excluyente en las últimas 48 horas es el muro que el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quiere levantar en el límite con San Fernando. Medida que crea una “frontera” artificial, absurda, inexplicable, e insólitamente apoyada por unos cuantos.

Creo que el muro de la discordia va en línea con lo que quiere mostrar este blog. ¿Por qué? Porque, bueno, en el blog quiero mostrar como el Estado se desentiende de la educación pública, y sólo busca tapar los baches, con medidas espasmódicas, pero nunca con una solución de fondo. El muro y la educación son sólo muestras de cómo el Estado claudicó en sus funciones. El muro, es sencillamente la claudicación del Estado ante su lucha contra la inseguridad. Lo mismo que las leyes de obligatoriedad de la educación media son la claudicación ante la realidad: la deserción escolar. Ni un muro termina con la inseguridad, ni la obligatoriedad de la educación media termina con la deserción escolar.

Esto pasa porque tenemos un Estado “simplista”, ante la impotencia de aplicar políticas públicas de fondo, la solución que encuentra son simplemente medias superficiales, nunca encuentra medidas de fondo para solucionar problemas.

Si el Estado pusiera en marcha una verdadera política de inclusión social, la construcción de muros no sería ni siquiera pensada. Y la inclusión social empieza por una educación de calidad, con igualdad de oportunidades,  que sea acompañada con políticas públicas activas para terminar con la pobreza y la marginalidad.

Tenemos que ir pensando de qué manera podemos recuperar el rol del Estado. Es muy difícil recuperar al viejo Estado nacional, sé que son otros tiempos históricos a los de su formación, pero tampoco como sociedad, podemos permitir la total ausencia del Estado en ciertas cuestiones.

En estos días estamos viviendo una incertidumbre total. La dirección de escuelas no sabe muy bien como zafar de este nuevo zafarrancho que provocó la nueva reforma educativa en marcha. Las autoridades educativas no saben como articular las ESB con las ESS. Hay incertidumbre con la reubicación de los docentes. Y los mayores responsables ni siquiera se encuentran en “la torre”. Los responsables directos están en el vértice del poder. La educación pública tendría que ser una política de Estado, Tiene que existir un acuerdo nacional entre oficialismo y oposición para reformular el rol de la educación en por lo menos el próximo cuarto de siglo. No puede ser que ante un cambio de Gobierno haya nuevas reformas educativas. ¿Cuándo se vayan Cristina y Scioli, otra vez vamos a reformar el sistema educativo? Nada tiene sentido. Aquellos dirigentes que piensan a largo plazo son los que pueden engrandecer el país. No se puede vivir el presente y pensar no más allá que la semana próxima.

Cuando uno recorre el sistema educativo, se puede observar que hay  muchos docentes que cumplen, muchos alumnos que se esfuerzan, pero lo que falla es el sistema educativo como tal. Sistema cuyos objetivos deberían apuntar hacia un proyecto común. La educación de un país no mejora porque haya buenos docentes, buenos alumnos, buenos directivos, sino porque todos apunten a un mismo objetivo, necesitamos que el sistema educativo se ordene alrededor de un objetivo común, claro, concreto, y ese objetivo tendría que ser nada más ni nada menos que un país mejor, más justo, más equitativo, más solidario, menos expulsivo, y a partir de esta base si reestructurar los conocimientos disponibles en la sociedad para darle sentido. Sino, los esfuerzos individuales se evaporarán, o solamente serán aprovechados por quienes estén en condiciones sociales de hacerlo reproduciendo el darwinismo social.

En definitiva, el muro es consecuencia directa de una ausencia del Estado a la hora de aplicar políticas redistributivas. El muro es consecuencia directa de la pobreza, el muro es consecuencia directa de la marginación, consecuencia directa del la deserción escolar y la falta de oportunidades. Ya hay 500.000 chicos afuera del sistema educativo sólo en la provincia de Buenos Aires. No lo dejemos también detrás de un muro.

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo
9 abril 2009 4 09 /04 /abril /2009 11:55

Hace dos días nuestro Gobernador Daniel Scioli lanzó una noticia que provocó un revuelo. La misma decía que iba a jubilar unos 10.000 agentes públicos. La idea es jubilar a todos aquellos que tienen los años de aporte y la edad necesaria para jubilarse. En cuanto a los docentes la versión más fuerte que corre por estos días es que se va a jubilar a los que tengan los requisitos cumplidos y que estén con tareas pasivas.

Cuando empecé en la docencia estos docentes eran para mí, y para los que recién empezaban como yo, los llamados “dinosaurios”. Si hay algún docente que hoy por hoy está en esta situación (y está leyendo este blog) no se enoje, yo mismo estoy en camino de transformarme en un “argentinosaurio rex”, es la ley de la vida, si hay algo que no podemos hacer es detener el tiempo.

¿Está bien esta medida? ¿Y si respondo y me gano la antipatía de algún colega que me conoce? No importa, Serale abrió este blog para decir lo que piensa.

Creo que es una buena medida. Hay muchos compañeros en esta situación, algunos que aprecio mucho, pero los espacios se deben cubrir con las nuevas generaciones. Y no es descarta al viejo docente, sencillamente pienso que se dan muchas injusticias a partir de esta situación.

Nunca entendí porque un docente que está jubilado en una rama va y toma horas en otra. Y en el mismo sistema. Si está jubilado un docente en primaria ¿Cómo puede seguir activo en media? O estamos para trabajar en todos lados o no estamos para trabajar en ningún lado, bueno, es lo que siempre pensé (y claro que me puedo equivocar).

Pero si un docente no  puede estar en el aula con chicos de sexto grado ¿Cómo puede estar en el aula con chicos de primero, de noveno? Después de todos son los mismos chicos, con un par de añitos más.

Pero además, las tareas pasivas, son “tareas comodines”, tareas que pueden ser cualquier cosa, y cosas que bien podrían tranquilamente no hacerse. Quizás lo que digo lo digo porque soy un poco rencoroso (y vaya que lo soy). Hace unos nueve años me desplazó de un curso una maestra jubilada, nunca había sentido tanta injusticia, la compañera era muy apreciada por mí, pero el problema (que se entienda) no es personal, simplemente yo creía que no era lo más justo, tanto que como estábamos en ese momento en igualdad de condiciones, elevé una nota a secretaría de inspección y bueno, se inició un expediente… ¿saben cuál fue el resultado? Bueno, yo tampoco…quizás para el 2035 tenga la respuesta.

Yo sé que es duro para una persona que no quiere jubilarse que la jubilen de “prepo”. También soy consciente que es todo un cambio de vida, y que una jubilación repentina podría provocar un shock psicológico. Estoy al tanto de todo eso. Pero creo que la realidad hay que afrontarla, y bueno, si los futbolistas se sobreponen jubilándose a los 35-40 años todos vamos a superarlo cuando llegue el momento. Lo único que si quiero es que si se van ahorrar recursos con estas jubilaciones estos recursos vuelvan al sistema educativo para aumentar el presupuesto. La Argentina es el país que menos invierte por alumno en la región. Si este supuesto ahorro sirve para ese fin apoyo este proyecto. Pero si ese ahorro se despilfarra en gastos “confusos” que los compañeros con tareas pasivas sigan en sus cargos.

Pero también sería bueno que se jubilen a los políticos que tienen cargos desde la recuperación de la democracia. Y hasta alguno que en el ´73 ya era concejal en su patria chica y todavía hoy está armando “operaciones políticas en las sombras”. ¿Qué opinan?...

Lástima que yo no entre en este proyecto de jubilaciones masivas!

 

Hasta la próxima

SERALE

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo