Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
25 diciembre 2016 7 25 /12 /diciembre /2016 18:37

"Se llevaron hasta la sopapa del baño. Ya no quedó nada, que no vuelvan porque quedamos vacíos”, contó Betty Kaial, la directora de la EP 53 de Monte Chingolo. La escuela primaria, ubicada en Maure 3314, fue robada 13 veces en el año. Los últimos tres saqueos fueron el fin de semana pasado.

“Aparte de destruir toda la escuela, se llevaron televisores, computadoras, el equipo de música, parlantes y la bomba de agua. El viernes rompieron la alarma, y los días restantes se fueron llevando cosas”, agregó el profesor de gimnasia, Adrián Irrera. Es que el modus operandi de los delincuentes es un robo tipo “hormiga”, donde preparan el terreno y se van llevando de a poco las cosas. Es por eso que el lunes los profesores encontraron bolsas con mousses, teclados y teléfonos tirados en el jardín, que seguramente dejaron los ladrones para facilitar el robo.

La comunidad educativa del colegio se vio muy golpeada con la noticia, ya que aseguran que todo lo que se llevaron fue producto de “ocho años de trabajo duro”.

Los directivos aseguran que la zona es peligrosa: “Una mamá vino a inscribir a su nene en Primaria el lunes a la mañana y cuando salió le robaron la cartera en la puerta”, dijo Betty.

En la zona tiene jurisdicción la comisaría 8ª de Chingolo, donde radicaron las denuncias correspondientes. Además presentaron reclamos en el Consejo Escolar, pero la situación no cambia. “En la 8ª nos dijeron que tienen un sólo móvil y que encima está en reparación. Necesitamos seguridad en la cuadra y en el colegio”, comentó Irrera.

Los destrozos en la Primaria 53 de Chingolo.

Para reponer lo perdido, las profesoras harán rifas y eventos estudiantiles para recaudar fondos. Además, desde el Club Lanús se solidarizaron con la causa y le ofrecieron un televisor de 29 pulgadas que la directora tiene miedo de aceptar, ya que teme que los roben una vez más.

Mirá también: Asaltan un colegio privado de Pilar y se llevan la plata de las cuotas

Al cierre de esta edición, el secretario de Seguridad, Diego Kravetz, quedó en recibir a las autoridades en la Municipalidad para encontrar una solución.

 

 

clarin.com

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
21 diciembre 2016 3 21 /12 /diciembre /2016 10:26

Festejo de 15 de cuatro chicos armando por una escuela en La Plata.

Para ellas fue como ingresar en un mundo mágico. En un cuento de hadas. Cuatro adolescentes de una escuela especial de Melchor Romero, a 20 km del centro de La Plata, concretaron una fiesta de 15 años gracias al aporte solidario de maestras, auxiliares y padres de otros alumnos.

Todo empezó por iniciativa de un grupo de docentes de la Escuela Especial N° 529 “Ofelia Díaz”. Allí asisten casi 400 niños y jóvenes con problemas de aprendizaje. Y muchas necesidades. Educativas y de las otras. El establecimiento cumplió 50 años hace dos meses y después de los festejos una de las profesoras –Estefanía Ayala- planteó un objetivo que parecía inalcanzable: celebrar un cumpleaños de 15 a un grupo de jovencitas que jamás imaginaban un festejo como el que tienen la mayoría de las chicas.

Así se comenzó a construir el sueño de Rocío, Karen, Brenda y Liliana. Cuando la idea se hizo pública, llegaron las propuestas de colaboración. Una madre se ofreció a cocinar la torta, otra puso un equipo de música, alguna con aptitudes para la costura arregló los vestidos –también heredados de alguna fiesta anterior- y entonces lo que parecía una quimera comenzó a tomar forma de festejo.

Como ocurre en el sistema educativo público provincial, todo se hizo con los permisos y habilitaciones. Intervinieron y aceptaron la iniciativa, la directora del instituto, Catalina Arcidiácomo y la inspectora regional, Maricel Guerra.

El día indicado fue el viernes pasado. “Lo hicimos a pulmón y con mucha voluntad. Y resultó una jornada inolvidable para todos”, admitió a Clarín, la fonoadióloga de la escuela, Mónica Martínez.

Las cuatro agasajadas cumplieron los 15 a lo largo del año. Algunas había podido hacer una celebración en familia. Y otras, ni siquiera eso.

La organización llevó casi un mes de trabajo. La madre de Karen confeccionó las tarjetas de invitación y se puso en marcha una máquina solidaria de la que participó “la comunidad educativa”, como recalcó la directora. El evento tuvo todos los condimentos que utilizan los organizadores profesionales, que cobran bien por su trabajo. En este caso el trabajo en equipo reemplazó la falta de recursos. Una voluntaria consiguió donaciones de gaseosas, muchas madres se anotaron para cocinar tartas dulces, la mamá de una de las quinceañeras aportó el cotillón -que había comprado para el festejo que nunca se concretó-, el taller de economía doméstica del colegio preparó pizzetas y las trabajadoras de la cocina hicieron sus mejores empanadas.

Menú de lujo para una conmemoración memorable, que nadie quiere olvidar. “Diseñamos antifaces con goma eva, armamos luces y con botellas de vidrio hicimos centros de mesas. Para la decoración y los ramos de las chicas, una docente consiguió flores del mercado y otra profesora hizo un hermoso candy bar y los souvenirs”, contó una de las docentes.

Todos los rituales estuvieron: el vals, el carnaval carioca y las lágrimas. “Estuve todo el día con dolor de panza, de los nervios”, le confesó una de las agasajadas a la maestra antes de hacer el ingreso al salón de fiesta que improvisaron en un espacio de usos múltiples. Había casi 100 personas que fueron testigos de una tarde de emociones infinitas para 4 jovencitas que cumplieron el sueño de la fiesta de 15.

 

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
21 diciembre 2016 3 21 /12 /diciembre /2016 07:20

Aunque la reunión, en el Salón de los Escudos del Ministerio del Interior, fue en muy buenos términos y los gobernadores se fueron satisfechos con la promesa del Gobierno de que no va a implicar un recorte en los fondos para las provincias, no sólo se habló de Ganancias. Los mandatarios aprovecharon el último contacto del año con la Casa Rosada y trasladaron la inquietud respecto al primer gran problema que afrontarán en 2017: la paritaria docente. Por eso, se acordó la conformación de una mesa de diálogo en el que intervendrán la Nación y los 24 distritos con el objetivo de trazar una estrategia común para poder garantizar el inicio de clases. La idea es que ya en enero se realicen las primeras reuniones.

Si bien la convocatoria fue por Ganancias, varios mandatarios llegaron a Casa Rosada con el tema Educación como prioridad. Más cuando, días atrás, el ministro de Educación Esteban Bullrich había indicado que, a partir del próximo año, el Gobierno nacional “va a trabajar en las condiciones laborales pero el salario lo negociarán las provincias”, un anuncio que desató las quejas de los gremios que se declararon “en alerta”.

Advertido de un potencial foco de conflicto, y tras escuchar diversos reclamos de los mandatarios -algunos, como el neuquino Omar Gutiérrez, ya se lo habían planteado días atrás públicamente- el ministro del Interior Rogelio Frigerio les prometió que el Gobierno impulsará una mesa de diálogo.

La mesa no estará cerrada a la discusión salarial. Otros, como el chubutense Mario das Neves y la bonaerense María Eugenia Vidal, propusieron incorporar nuevos temas en la agenda, como la implementación de cambios en los programas de estudio ó la incorporación de herramientas tecnológicas.

“(Frigerio) nos dijo que la idea es que la mesa se empiece a juntar en enero”, contó, satisfecho, a Clarín uno de los gobernadores al retirarse de Casa Rosada. En principio, la intención del Gobierno es convocar -con Bullrich a la cabeza- a los ministros de Hacienda y Educación de todos los distritos para consensuar tiempos y porcentajes de aumento de cara a las paritarias. Este punto es clave, ya que el nuevo escenario planteado por Bullrich inquietó a varios mandatarios que temían que algunos pares se cortaran del resto e hicieran una oferta muy superior que complicara las negociaciones con los gremios en su provincia.

Dentro de este grupo se encuentran los gobernadores de las provincias que menos pagan y que ven con buenos ojos la cláusula gatillo que fija un piso de un 20% por encima del salario mínimo, vital y móvil para los docentes.

En este pelotón se encuentran, entre otros mandatarios, la fueguina Rosana Bertone y la santacruceña Alicia Kirchner, en cuya provincia hubo apenas 90 días de clase durante el ciclo lectivo 2016. Ayer, en la reunión con Frigerio, la cuñada de Cristina volvió a exponer sobre la agobiante situación financiera de Santa Cruz.

Más allá del rechazo inicial de los sindicatos, en Balcarce 50 confían en que, al igual que sucedió en otros temas, el consenso político con los gobernadores allanará el camino. “Queremos generar un escenario de previsibilidad en el que los gremios sientan que pueden negociar de manera razonable”, aseguraron desde el Gobierno.

 

clarin.com

 

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
15 diciembre 2016 4 15 /12 /diciembre /2016 07:15

Silvana Corso en una charla TEDx del año pasado.

Es la directora de una escuela de la Ciudad de Buenos Aires a la que asisten más de 500 alumnos del barrio humilde de Fuerte Apache, muchos con parálisis cerebral, hidrocefalia, espina bífida o esquizofrenia. Acaba de ser elegida entre los 50 finalistas al Global Teacher Prize, el galardón considerado "el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo" y que premia con un millón de dólares al ganador. Pero, detrás de esta buena noticia, hay una tragedia personal.

Mirá también: Feliz hasta las lágrimas por su nieto: es el primero de su casa en terminar la escuela

Se trata de la de Silvana Corso, de 46 años, profesora de historia y directora de la escuela E.M.E.M. Nº 2 "Rumania", del barrio porteño de Villa Real. Fue seleccionada entre más de 20.000 maestras de 179 países de todo el mundo y representa a Argentina, una de las 39 naciones incluidas en la preselección. El premio conmemorativo es de un millón de dólares y se entregará en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el 19 de marzo de 2017.

Mirá también: Harán un sitio web con contenidos de PISA para todos los estudiantes

"Si te tengo que decir la verdad, mi maestra fue mi hija. Catalina. Se asfixió con el cordón cuando nació y le provocó una parálisis cerebral severa y falleció a los 9 años", cuenta Silvana a TN sobre por qué arrancó este proyecto inclusivo.

"Ella consolidó esta mirada de escuela que tengo. Me demostró que había una posibilidad de sociedad diferente, porque a ella se la incorporó a través de un jardín y eso nos devolvió [a ella y a su marido] a la vida porque con su nacimiento nos habíamos alejado de todo. Todo era rehabilitación, estudios y médicos", siguió.

Video thumbnail for La historia de Silvana, una de las mejores maestras

Y la docente detalla su aprendizaje: "entonces, ella me demostró, primero, que podía aprender con sus limitaciones, segundo que podía comunicar y, tercero, que había una posibilidad de cambiar la sociedad". Con esto último, Silvana se refiere a que "los chicos me demostraban cómo la aceptaban a Cata, porque no tienen prejuicios. Los prejuicios se aprenden de los grandes".

Esta es la tercera edición del premio creado por la Fundación Varkey, una ONG que incentiva la docencia para garantizar la educación de calidad a los chicos de sectores vulnerables, fundada por el multimillonario indio Sunny Varkey. Y la elegida argentina no lo veía en su horizonte.

"Yo no tenía idea del premio, sabía algo del año pasado, que hubo dos argentinas, las vi por la tele. Pero no pensé que era una nominación que podía llegar a mí. Pensé que era algo que tenía que ver más con los ministerios de educación", dice.

Mirá también: La maestra de Fiorito que armó en la India un refugio para 100 chicos

A Silvana la nominó una colega y también su marido. Llegó "casi justita con los tiempos" para la aplicación vía formulario online.

"Acá están premiando el día a día. Al reconocer nuestra escuela están premiando eso. Y es maravilloso que un premio así mire este tipo de proyectos. No lo puedo creer", concluye la mujer que recién se enteró anoche la cantidad de maestras entre las que fue seleccionada.

Y, entre tantas notas, recuerda lo importante dar a conocer un proyecto escuela, reconocer a los docentes que lo hacen posible todos los días. "y demostrarles a los chicos que la escuela puede hacer un cambio en sus vidas".

 

 

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 12:38

La educación es una de las principales preocupaciones de los argentinos

Los malos resultados de las pruebas PISA tuvieron mucha repercusión en la Argentina y generaron una gran polémica en el país. Argentina recibió la peor de las calificaciones en las pruebas PISA 2015: la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) no la incluyó en el ranking que mide los estándares de calidad educativa.

En un estudio realizado por Ipsos, una empresa multinacional de Investigación Social, Política y de Mercado, la educación quedó sexta en el ranking de preocupaciones en Argentina, por debajo de la inseguridad, la pobreza, la inflación, el desempleo y la corrupción. A pesar de esto, un tercio de la población la menciona entre los tres principales problemas del país.

Los resultados fueron obtenidos luego de hacer un estudio a 18.014 adultos de 16 a 64 años de edad en 25 países del mundo, entre el 21 de octubre y el 4 de noviembre de este año.

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 11:33

Silvana Corso es candidata al Global Teacher Prize

 La directora de una escuela secundaria pública de la Ciudad de Buenos Aires a donde van más de 500 alumnos, en su mayoría adolescentes llegados desde Fuerte Apache y chicos con problemas severos como parálisis cerebral, hidrocefalia, espina bífida y esquizofrenia, acaba de ser elegida entre los 50 finalistas al Global Teacher Prize, el galardón que es considerado el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo y que premia con un millón de dólares al docente ganador.

Se trata de Silvana Corso, de 46 años, profesora de historia y directora la Escuela de Educación Media Nº2 "Rumania", en el barrio porteño de Villa Real, cercano a Fuerte Apache. Hace más de diez años que Corso llevó a su escuela la preocupación por la inclusión de alumnos con capacidades especiales y desde entonces se convirtió en el foco de su trabajo docente.

Corso llega a esta pre selección junto a docentes de 37 países diferentes, elegidos entre 20 mil maestros nominados en 179 países. Esta es la tercera edición del Global Teacher Prize, una iniciativa de la Fundación Varkey, una organización sin fines de lucro que incentiva la docencia de excelencia con el objetivo de garantizar educación de calidad para los chicos de sectores vulnerables. La Fundación Varkey fue fundada por el multimillonario nacido en India, Sunny Varkey, un emprendedor renombrado en el sector educativo por su cadena GEMS de escuelas privadas.

"En 2030 se necesitarán 30 millones de maestros en todo el mundo. ¿De dónde van a salir si la profesión está devaluada y nadie quiere convertirse en maestro? El premio busca desandar ese camino", le decía el CEO de la Fundación Varkey, Vikas Pota, a LA NACION el año pasado.

El legado de Catalina

"La escuela inclusiva se construye todos los días -le dice Corso a LA NACION, a pocas horas de haber recibido la noticia de su nominación-. Cada día es un desafío lograr que los chicos aprendan y promocionen. En nuestra escuela no hay barreras no importa los problemas con los que los chicos lleguen o vengan de donde vengan. No hay selección alguna. Se los incluye a todos".

"Trabajo en contexto de riesgo, de vulnerabilidad y pobreza -relata Corso-, con chicos judicializados o de familias judicializadas, alumnas adolescentes que ya son madres". Desde que fue fundada en 1990, la escuela Rumania que dirige Corso tuvo como objetivo incluir a poblaciones vulnerables en lo social.

La inclusión de alumnos con discapacidades físicas y mentales, en cambio, fue una preocupación encarada por Corso. "Me propuse ampliar el concepto de vulnerabilidad y de inclusión. Ahora podemos adaptarlo a todos", explica la docente y agrega: "Faltaban las Catalinas y Catalinos"

Corso se refiere a chicos con desafíos similares a los que tuvo que enfrentar su hija Catalina, que murió a los 9 años en 2009. "Cata se asfixió al nacer con el cordón umbilical. Quedó con parálisis cerebral severa.", relata Corso. Finalmente, en plena epidemia de Gripe A, Catalina murió de una infección pulmonar

A pesar de que Catalina respiraba por traqueotomía, comía con botón gástrico, se movilizaba en silla de rueda postural porque no podía sostener la cabeza ni el tronco, no veía ni escuchaba, pudo empezar su escolaridad en un jardín de infantes común, donde pudo integrarse.

No sólo la historia de su hija inspiró a Corso. Su propia biografía, también. Su escuela primaria estuvo signada por el dictamen de sus maestras establecieron que decretaron casi la pequeña Corso no estaba en condiciones de aprender y convenía que se dedicara a aprender corte y confección o cocina en lugar de seguir estudios secundarios.

"Durante toda la primaria fui pasando de grado más por voluntad de las maestras que por aprendizaje real. Yo no lograba entender y aprender", recuerda. "Iba a la escuela a la mañana. Entraba llorando y salía llorando. La tarde era mi único momento de felicidad. A la noche, volvía a sufrir imaginando la mañana siguiente. El problema era que no sabía estudiar", rememora.

A pesar de todo, inspirada por el hogar esforzado donde creció, acompañada por su padre Julio, un pintor de carteles cuya educación terminó con su escuela primaria, y su mamá, Vicenta Ortega, un ama de casa que no sabía leer y escribir, Corso empezó la secundaria y logró terminar, al mismo tiempo que estudiaba corte y confección. Fue la única de los tres hijos del matrimonio Corso que obtuvo el título secundario.

"En primer año me enseñaron a estudiar", remata y reflexiona: "Cuando estaba en primaria, en mi caso que no tenía en realidad ninguna discapacidad real, nadie se preguntaba por mí, porqué no aprendía y cómo podían ayudarme para que aprendiera. Con Cata aprendí todo lo que hago ahora. Yo empecé a preguntarme cómo aprendía Catalina. Entendí que había otras formas de aprender que no eran las convencionales"

La hipertonía del cuerpo de Cata o los cambios en su respiración se convirtieron en la formas poco convencionales de expresar los aprendizajes que la niña lograba. "Todo el mundo puede aprender", sintetiza Corso.

En el camino de la inclusión

Con la muerte de su hija, una pregunta se instaló en la vida de la docente: "¿Qué hago con todo esto?". Así fue que orientó su carrera docente al tema de la inclusión de las capacidades diferentes, con énfasis en los problemas severos.

Ese principio fue el que Corso llevó a la escuela que dirige. Corso misma se especializó en el área. Corso tiene una diplomatura por FLACSO, otra por la Universidad Central de Chile y el Centro de Altos Estudios Universitarios de OEI y una especialización por la Universidad de Salamanca, siempre en el área de inclusión y discapacidades.

La escuela Rumania integra adolescentes con todo tipo de dificultades. Hay alumnos con Trastornos del Espectro Autista, con Trastornos Generalizados del Desarrollo, con síndrome Asperger, síndrome de Tourette, síndrome de Down, alumnos con problemas pisquiátricos como esquizofrenia o psicosis. También con parálisis cerebral, con mielomelingocele, con espina bífida o microcefalia. "En el turno mañana, donde cursan unos 300 chicos, entre 60 y 70 alumnos tienen estos diagnósticos", dice Corso.

El legado de Catalina

"La escuela inclusiva se construye todos los días -le dice Corso a LA NACION, a pocas horas de haber recibido la noticia de su nominación-. Cada día es un desafío lograr que los chicos aprendan y promocionen. En nuestra escuela no hay barreras no importa los problemas con los que los chicos lleguen o vengan de donde vengan. No hay selección alguna. Se los incluye a todos".

"Trabajo en contexto de riesgo, de vulnerabilidad y pobreza -relata Corso-, con chicos judicializados o de familias judicializadas, alumnas adolescentes que ya son madres". Desde que fue fundada en 1990, la escuela Rumania que dirige Corso tuvo como objetivo incluir a poblaciones vulnerables en lo social.

La inclusión de alumnos con discapacidades físicas y mentales, en cambio, fue una preocupación encarada por Corso. "Me propuse ampliar el concepto de vulnerabilidad y de inclusión. Ahora podemos adaptarlo a todos", explica la docente y agrega: "Faltaban las Catalinas y Catalinos"

Corso se refiere a chicos con desafíos similares a los que tuvo que enfrentar su hija Catalina, que murió a los 9 años en 2009. "Cata se asfixió al nacer con el cordón umbilical. Quedó con parálisis cerebral severa.", relata Corso. Finalmente, en plena epidemia de Gripe A, Catalina murió de una infección pulmonar

A pesar de que Catalina respiraba por traqueotomía, comía con botón gástrico, se movilizaba en silla de rueda postural porque no podía sostener la cabeza ni el tronco, no veía ni escuchaba, pudo empezar su escolaridad en un jardín de infantes común, donde pudo integrarse.

No sólo la historia de su hija inspiró a Corso. Su propia biografía, también. Su escuela primaria estuvo signada por el dictamen de sus maestras establecieron que decretaron casi la pequeña Corso no estaba en condiciones de aprender y convenía que se dedicara a aprender corte y confección o cocina en lugar de seguir estudios secundarios.

"Durante toda la primaria fui pasando de grado más por voluntad de las maestras que por aprendizaje real. Yo no lograba entender y aprender", recuerda. "Iba a la escuela a la mañana. Entraba llorando y salía llorando. La tarde era mi único momento de felicidad. A la noche, volvía a sufrir imaginando la mañana siguiente. El problema era que no sabía estudiar", rememora.

A pesar de todo, inspirada por el hogar esforzado donde creció, acompañada por su padre Julio, un pintor de carteles cuya educación terminó con su escuela primaria, y su mamá, Vicenta Ortega, un ama de casa que no sabía leer y escribir, Corso empezó la secundaria y logró terminar, al mismo tiempo que estudiaba corte y confección. Fue la única de los tres hijos del matrimonio Corso que obtuvo el título secundario.

"En primer año me enseñaron a estudiar", remata y reflexiona: "Cuando estaba en primaria, en mi caso que no tenía en realidad ninguna discapacidad real, nadie se preguntaba por mí, porqué no aprendía y cómo podían ayudarme para que aprendiera. Con Cata aprendí todo lo que hago ahora. Yo empecé a preguntarme cómo aprendía Catalina. Entendí que había otras formas de aprender que no eran las convencionales"

La hipertonía del cuerpo de Cata o los cambios en su respiración se convirtieron en la formas poco convencionales de expresar los aprendizajes que la niña lograba. "Todo el mundo puede aprender", sintetiza Corso.

En el camino de la inclusión

Con la muerte de su hija, una pregunta se instaló en la vida de la docente: "¿Qué hago con todo esto?". Así fue que orientó su carrera docente al tema de la inclusión de las capacidades diferentes, con énfasis en los problemas severos.

Ese principio fue el que Corso llevó a la escuela que dirige. Corso misma se especializó en el área. Corso tiene una diplomatura por FLACSO, otra por la Universidad Central de Chile y el Centro de Altos Estudios Universitarios de OEI y una especialización por la Universidad de Salamanca, siempre en el área de inclusión y discapacidades.

La escuela Rumania integra adolescentes con todo tipo de dificultades. Hay alumnos con Trastornos del Espectro Autista, con Trastornos Generalizados del Desarrollo, con síndrome Asperger, síndrome de Tourette, síndrome de Down, alumnos con problemas pisquiátricos como esquizofrenia o psicosis. También con parálisis cerebral, con mielomelingocele, con espina bífida o microcefalia. "En el turno mañana, donde cursan unos 300 chicos, entre 60 y 70 alumnos tienen estos diagnósticos", dice Corso

Los mismos profesores de las áreas tradicionales se ocupan de adecuar los contenidos. "Ellos ponen el cuerpo literalmente cuando algún chico tiene un brote y se pone violento", comenta Corso. La capacitación en servicio de los docentes se orienta haca el área de la inclusión de las capacidades diferentes.

"En la escuela, además de lo académico, a los chicos les enseñamos que todos somos iguales. El chico que viene del Fuerte es tan valorado que se siente único", explica Corso.

En su proyecto pedagógico, primer año es el año clave. Lo explica Corso: "Ahí todavía se dan las burlas y la discriminación entre ellos. Una vez que maman los valores de la escuela, con tutorías muy personalizadas, los chicos aprenden a cuidarse mutuamente. Los chicos que llegan de Fuerte Apache, cuando ven a sus compañeros en sillas de rueda que la siguen peleando, aprenden a relativizanr sus propias situaciones. Todos aprendemos que todos tienen algo que aportar y eso enriquece la vida de todos. Trabajamos sobre el valor agregado de cada uno y no sobre el disvalor".

Evaluando logros

Por eso, según Corso, las evaluaciones estandarizadas no resultan útiles para sopesar el aporte de su escuela. "No nos va muy bien en relación con la media que maneja el ministerio. Nos va muy bien en relación con nosotros mismos".

Corso se refiere a las historias de sus alumnos, cuyos logros no suelen estar reflejados en las evaluaciones estandarizadas. Cuenta el caso de un ex alumno con parálisis cerebral que estudia derecho en Universidad de La Matanza y es uno de los mejores promedios. O por el contrario, el caso de un adolescente que llegó a quinto año, sólo se llevó sólo dos materias previas a febrero pero algo pasó: "A veces los atraviesa el barrio y los perdemos en un verano. Así pasó con ese alumno: terminó el verano y no volvió. Le cortaron la cara en un boliche. Lo desfiguraron. Se quedó sin proyecto. Le arruinaron la vida".

En la escuela Rumania no festejan antes de tiempo los logros de sus alumnos. "Festejamos con cada alumno que se recibe y se puede insertar -explica-. Recién ahí estamos en condiciones de medir los logros".

Si en marzo Corso gana el premio millonario, planea primero mejorar las condiciones de su escuela. "Nuestra escuela es re pobre -dice-. A los chicos con sillas de rueda tenemos que llevarlos a upa. La rampa que funciona un día y 20 no; el hueco para el ascensor que hace 5 años que espera un ascensor". Entre sus planes también está abrir una guardería en la escuela y financiar viajes para capacitar a otros maestros. Además sueña con una fundación. "Para trabajar con chicos como Catalina que no cuenten con una obra social", detalla.

El nuevo ganador se conocerá en Dubai, en marzo de 2017, cuando se lleve a cabo una nueva edición del Global Education and Skills Forum (GESF), organizado también por la Fundación Varkey.

En la última edición del Global Teacher Prize a principio de 2016, dos maestras argentinas, Inés Bulacio y Gracia Goicoechandia, llegaron a la final. El premio recayó en la maestra israelí Hanan Hroub.

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 08:44

Pese a haber participado, la Argentina fue excluida del informe conocido ayer de las pruebas internacionales PISA 2015. Estos exámenes evalúan cada tres años, desde 2000, las competencias de los alumnos de 15 años en lengua, matemática y ciencia. Son realizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organismo al que la Argentina aspira ahora a pertenecer, integrado por 34 países, la mayoría desarrollados y dos latinoamericanos: Chile y México. La prueba se toma a una muestra representativa de alumnos de escuelas de gestión estatal y privada de todas las regiones del país. Es construida por la OCDE mediante estratos al azar, pero se basa en una lista de escuelas provista por las autoridades nacionales. Los organizadores consideraron que el listado enviado por las autoridades educativas argentinas, siendo presidenta Cristina Kirchner, era insuficiente para lograr una muestra representativa de la población de 15 años. Es claro que hubo al menos incompetencia. Pero dados los antecedentes de dicho gobierno de ocultar la realidad en los más diversos órdenes, con el Indec a la cabeza, serán necesarias más evidencias para descartar el daño intencional.

Este lamentable hecho no debe impedirnos hablar de educación. El número de sistemas educativos reportados sigue en aumento y llegó a 70 en 2015 (incluyendo las ciudades de Buenos Aires, Hong Kong y Macao). Se dividen por mitades entre países de la OCDE y del mundo emergente. China aumenta de a poco las provincias participantes y este año fueron sólo seis -las más desarrolladas- sobre un total de 33. El desempeño de los nueve países de América latina y el Caribe fue mediocre, pero afianzó una tendencia a la mejora. No debe ignorarse que el nivel sociocultural y económico de sus estudiantes -principal determinante de los resultados educativos medibles- es menor que el de la mayoría de los países testeados. Pero también es cierto que hay países, como Vietnam, con mejores resultados y menores ingresos que todos los latinoamericanos. Se evidencia así, una vez más, que el "misterio del aula" existe y que aun en contextos desfavorables, con buenos directores y maestros, es posible la inclusión educativa con calidad. Perú, Colombia y Chile, en ese orden, fueron los países latinoamericanos que más mejoraron entre 2013 y 2015. Los siguieron Brasil, México y Uruguay. Esta mejora gradual pero sostenida de muchos países de la región derrumba el mito que descalifica la PISA por ser "para otra idiosincrasia".

Hay bastante "tela educativa" para cortar en estas pruebas 2015. Se destaca el caso de la ciudad de Buenos Aires, cuya mejora ha llamado la atención por ser la mayor registrada hasta ahora en dos ediciones consecutivas de la prueba PISA. En sólo tres años subió en matemática 38 puntos y pasó del puesto 52 al 42; en lengua aumentó 46 puntos y saltó del puesto 51 al 37, y en ciencia aumentó la friolera de 50 puntos, pasando del puesto 51 al 38. Todo esto le permitió a Buenos Aires superar a Chile y colocarse así a la cabeza de América latina, como en otros tiempos. La sorpresa no fue sólo por la intensidad de la mejora, sino también porque los resultados son superiores a los obtenidos en la prueba internacional Timss, publicada hace diez días, que mide también competencias en ciencias y matemática, aunque sólo en el cuarto y el octavo año de escolarización. Es muy importante que las autoridades educativas de la ciudad de Buenos Aires expliquen cuáles son a su juicio las causas de esta mejora. Hay quienes la atribuyen a un entrenamiento previo y focalizado -llamado "sensibilización" y que se aplica en muchos países- de los alumnos de las escuelas que habían sido seleccionadas para la prueba, y agregan que esto no sería legítimo. Discrepo sobre este enfoque, porque si con sólo algunos cursos intensivos se logra mejorar un diez por ciento la medición de las competencias en ciencias, matemática y lengua, estamos en presencia de una novedad educativa importante. El riesgo que sí existe -bastante común y criticado en los Estados Unidos- es la "educación para el test" y consiste en que tal es la obsesión por este tipo de pruebas, a veces vinculadas a la remuneración de los maestros, que la enseñanza y el aprendizaje terminan dedicando un tiempo excesivo a la competencias medibles, que no son todas ni todas las más importantes. En todo caso, las autoridades de la CABA tienen la obligación de difundir lo antes posible las políticas y medidas que posibilitaron esta mejora, sencillamente porque abre una luz esperanzadora.

No debe olvidarse, en la misma línea, que la devolución de los resultados a las escuelas y a toda su comunidad educativa es la principal función de las evaluaciones. Si la prueba es censal, se posibilita así que cada escuela pueda identificar sus fortalezas y debilidades y actuar en consecuencia. Si, como en la PISA, se trata de una muestra, igualmente el Consejo Federal de Educación puede hacer idéntica identificación y llevar las conclusiones a una mejora escolar inmediata.

El papelón tampoco debe hacernos olvidar el gran deterioro ocurrido en los logros educativos de los estudiantes argentinos en las últimas dos décadas. Tanto en la escuela primaria (pruebas de la Unesco) como en la secundaria (PISA), tales logros han caído desde el primer o segundo lugar en América latina a entre el cuarto y el octavo. En contraste, por distintos caminos países como Ecuador y Perú están avanzando a tal velocidad que si no mejoramos nuestro rumbo nos postergarán pronto al noveno o décimo lugar en la región (sic). La prueba PISA 2015 también muestra el progreso de países con muy diferentes culturas, logros socioeconómicos y políticas educativas, desde Estonia hasta Chile, desde Singapur hasta Albania, desde Perú hasta Vietnam. No se trata de copiar o recomendar a unos o a otros -y menos aún a casos icónicos como el de Finlandia, pese a que ha sido mucho más citado que estudiado-. Pero sí es bueno aprender con humildad algo de cada uno de ellos, y de varios más, y poner un proyecto en práctica.

Por cierto, lo ocurrido no ayuda a lograr una mayor valoración de la educación por parte de la sociedad argentina, que vaya más allá de la de sus propios hijos. No ayuda porque afianza el triunfo del ¿viste que no valía la pena?, del descreimiento de la posibilidad de la mejora colectiva. Y por eso tampoco ayuda a incentivar a los políticos a encarar la cuestión, porque los cambios educativos suelen generar conflictos y sus resultados se ven, en todo caso, a mediano y largo plazo. Hoy se ven nuevas iniciativas que pueden ayudar a afianzar una nueva etapa. Por ejemplo, un proyecto con estado parlamentario, firmado por legisladores de varios partidos -todos ellos de la Red de Acción Política, RAP- para crear un Instituto de Evaluación y de Calidad y Equidad Educativa -ya existente en la ciudad de Buenos Aires-, que ayudaría a transformar la evaluación en política de Estado. Se cuenta también con la declaración de Purmamarca, firmada por los veinticuatro ministros de Educación, y con el Plan Estratégico Argentina Enseña y Aprende. Sería muy bueno que todo esto se plasmara cuanto antes en una iniciativa de mayor fuste, capaz de generar un mayor apoyo de la sociedad y la política a la mejora educativa.

 

Juan J.Llach

Economista, ex ministro de Educación de la Nación

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 08:31

"Hay un derecho a la educación y un derecho a la huelga docente. Hay una contraposición que no puede ser resuelta judicialmente. La situación de la provincia de Santa Cruz [tuvo sólo 90 días de clase] marca que hay que debatir la huelga de los maestros. No cambiaron los salarios, dejaron a los pibes sin clase y destrozaron la escuela estatal." Así lo señaló, ayer, en una entrevista con LA NACION, el ministro de Educación, Esteban Bullrich , que volvió a cuestionar la muestra de escuelas enviada a las pruebas PISA 2015. "Fueron incapaces", dijo.

Al borde del fin del primer año de gestión, Bullrich está convencido de que la crisis educativa de Santa Cruz no debería prolongarse en el tiempo, aunque no sabe cómo hará la gobernadora Alicia Kirchner para lograr la aprobación de los alumnos de los establecimientos estatales, los más perjudicados por los paros. En sus días de ministro porteño siguió con interés el caso de Ecuador, que por una reforma constitucional definió la educación como un "servicio esencial", equiparándolo con la salud y la seguridad, lo que desterró la posibilidad de huelgas del sector. Pero ahora no cree necesario tocar la Carta Magna para resolver el conflicto patagónico o, eventualmente, evitar otros en el país.

-¿El Gobierno estaría dispuesto a modificar la Constitución para incorporar la educación como servicio esencial?

-No. Yo soy un gran defensor del diálogo. En la ciudad de Buenos Aires no necesitamos eso (modificar la Carta Magna) para reducir la cantidad de huelgas. Lo que hicimos fue sentarnos y escucharnos. Dialogar no es sentarse a escuchar lo que pienso o venir con posiciones prefijadas. Si me siento sabiendo que no me voy a mover ni un centímetro, perdí. El movimiento no es una derrota, pero aquí, en el país, cualquier concesión por pequeña que sea es considerada una derrota.

-¿Cómo van a aprobar las clases en Santa Cruz, tanto en el primario como en el secundario, si sólo hubo el 50% del ciclo lectivo?

-Está claro que los sindicatos no han mostrado mucho interés por los chicos. Vamos a tener que trabajar mucho con los padres y explicarles que, al final del día, el título lo tiene que validar el Ministerio de Educación de la Nación y no podemos validar algo así.

-¿Entonces la semana que viene un estudiante de 5° año en Santa Cruz no va a recibir su título por la huelga?

-Nosotros no estamos mintiendo. Creemos que mentirle a un estudiante diciéndole que sabe lo que no sabe no es bueno. Esa cultura se terminó. Si hay chicos que no aprendieron lo que tenían que aprender, tienen que aprenderlo. El problema es que si le das el título secundario a quien tuvo 90 días de clase y va a la universidad no va a entender nada. Los profesores les dirán que estos temas los vieron en quinto año y ellos no los vieron porque tuvieron huelgas.

-¿Hay posibilidades de que tengan que recursar el año, aunque en teoría no se lleven materias?

-Habrá que ir viendo cada caso. Es un tema muy delicado. Le hemos marcado al ministro de la provincia (Roberto Borselli) con mucha claridad que no vamos a repartir títulos porque sí. Les dijimos que tenían hasta fin de año para tomar la decisión de cómo resolverlo. Estamos a 15 días, hay mesas hasta fin de año. Estamos esperando ver qué sucede porque las mesas de exámenes también validan conocimientos del año.

 

-Lo que sucedió con las pruebas PISA, ¿fue incapacidad o perversión?

-Fue incapacidad atada a un gobierno al que no le importaban las estadísticas. Si vivís en un país en el que te dicen que hay menos pobres que en Alemania, a partir de eso, todo es relativo.

-Aunque no fue incluida en el ranking, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) difundió la calificación argentina. ¿Le sirve o no al país esta prueba?

-No le sirve. En estadísticas una muestra independiente no es señal de nada. Cuando veas a la Argentina en los próximos 20 años van a aparecer dos agujeros. Los dos fueron durante el kirchnerismo: uno, en 2003, porque no participamos; el otro, en 2015, porque hicimos mal la muestra. Por eso lo marcamos como algo que no fue, no hay ninguna tendencia. No se sacaron las peores escuelas, sacaron escuelas al azar. Faltaron 3096 colegios, lo que hace que la cobertura no sea válida para PISA.

-En dinero, ¿cuánto le costó al país esta evaluación fallida?

-Más o menos ocho millones de dólares en total, incluidos los facilitadores.

-¿No hay una figura legal para determinar cuál fue el error?

-No habiendo malicia, no. No había compromiso con la evaluación. Vivimos en un país en que la idea de evaluarte, de tener información de cómo estás, no es algo a lo que estamos acostumbrados.

-En mayo pasado, el Presidente anunció la obligatoriedad de la sala de 3 años a partir de 2017, pero no se aprobó la ley, ¿por qué?

-Se demoró el debate en Diputados, tuvo mucho que ver con esta discusión sobre el tema de los recursos (la necesidad de construir escuelas). Vamos a tratar de que llegue al Senado en sesiones extraordinarias, en febrero, al igual que el Instituto de Evaluación y Estadísticas que tiene dictamen de comisión y quedó en las gateras.

-También el Gobierno impulsa una reforma del nivel secundario. ¿Cuándo y cómo comenzaría a funcionar?

-La escuela secundaria de hoy necesita un cambio profundo que haga que el colegio se personalice. En 2017 vamos a empezar a funcionar en algunas escuelas en las que estamos trabajando con algunas provincias, pero es un proceso gradual. Este cambio va a estar acompañado por uno en los institutos de formación docente. Trabajamos en darle una formación continua y más práctica, con una mirada más puesta en la práctica docente que en la teoría. Se sancionó una ley a nivel nacional donde se habla de dos carreras: una a nivel directivo y otra a nivel docente. Nunca se implementó. Creemos que no es lo mismo ser directivo que ser docente frente a un aula. Queremos que se pueda desarrollar una carrera docente y llegar al máximo ingreso que sea compatible con el de un director, pero dentro del aula.

 

lanacion.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 07:43

Efraín, junto a su nieto | Twitter: @Cronistavolante

 

Efraín (13) y su abuelo Ángel Delgado se quiebran de la emoción y se cubren con una mano sus caras. Hugo Baricheval, director del colegio en el que este chico acaba de terminar la primaria y recibir su diploma de honor, los abraza. El momento, que ocurrió el lunes en la Escuela N° 239 del paraje rural Pampa Chica, en Chaco, fue retratado, se viralizó por las redes sociales y conmovió al país. Ayer, Efraín, el flamante egresado 2016 de la comunidad Qom, habló con Clarín. Y, junto a su tío Sergio, compartieron su historia y le dieron todavía más sentido a esas lágrimas de alegría.

Desde el medio del campo, Efraín atiende el llamado telefónico. Pide un minuto para moverse hasta la zona en la que sabe que hay “más señal”. De fondo, se escucha el viento y la voz del nene: “Sí, me emocioné porque logré lo que quería desde hace mucho, terminar la primaria. Y fui abanderado porque tuve las mejores notas del curso”.

El chico vive junto con su abuelo, su tío y su hermana, Celeste, de 10 años. Al colegio va caminando unos seis kilómetros junto a Celeste e intenta ir siempre, “hasta cuando llueve”. Ángel los acompaña cuando puede. “Los días fríos los mandamos muy abrigados, Efraín nunca quiere faltar”, cuenta su tío Sergio, que asegura estar “muy orgulloso”.

“Su abuelo y yo no pudimos terminar la primaria. En mi caso sólo pude llegar hasta segundo grado. Por eso Ángel se emocionó tanto, porque con lo poco que tenemos su nieto logró hacerlo. Es el primero de la casa”, explica Sergio.

A pesar de la alegría del momento, el tío se muestra preocupado porque el colegio secundario queda “todavía más lejos” que la primaria y no sabe cómo va a hacer Efraín para trasladarse todos los días hasta ahí. “Necesitaría una bicicleta para llegar a su nueva escuela. Además, nos faltan útiles y libros”, sigue Sergio que vive de changas en el campo y sueña con que su sobrino tenga “un futuro mejor”. “Siempre le insistimos para que estudiara, le dijimos que era importante que lo hiciera para que después pueda conseguir un buen trabajo”, aporta el tío

Y el nene lo escuchó a tal punto que se recibió con honores. “Lo hice solo, nadie me ayudó”, asegura Efraín. ¿Ni la maestra? “La señorita Mirta sí: lo que yo no sabía se lo preguntaba a ella”, suma y cuenta que su materia preferida es matemática y que está contento porque va a arrancar la secundaria con algunos de sus amigos. “Quiero recibirme y de grande ser policía”, agrega.

Baricheval, que además de director del colegio fue su docente en tercer grado, lo define como un chico “sencillo, tierno, activo y predispuesto”. Aunque aclara que, si bien es un ejemplo, “no hay un solo Efraín”. “Trabajo en esta escuela hace 22 años y acá hay muchos chicos que, a pesar de vivir en situaciones complejas, dan todo para superarse y salir adelante”, cierra el maestro.

 

clarin.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo
13 diciembre 2016 2 13 /12 /diciembre /2016 10:03

“No es fácil explicar hoy a los estudiantes del siglo XXI cuáles son los valores de Sarmiento. Hay una arraigada tradición de desprestigio, denostación y burla que, aunque lo ignoran muchos de quienes hoy la retoman, fueron el producto del profundo rechazo que en los sectores reaccionarios y clericales produjo lo que Sarmiento pensó, proyectó y construyó: los combates que dio en vida y que siguen vigentes hoy”, escribió hace pocas semanas el investigador e historiador Luis Alberto Romero.

Actual miembro de la Academia Nacional de la Historia, Romero agrega que Sarmiento “además tuvo una capacidad, de raíz romántica, para percibir la realidad profunda. En Facundo expuso “la noche de ignorancia” del país, el atraso, la barbarie del país viejo que debían ser superados con la palanca de la razón iluminadora”.

Sarmiento “perteneció a una generación de proyectistas que se propusieron construir un país nuevo, y lo hicieron. En 1852, cuando les tocó gobernar el país, casi todo estaba por hacerse. Ni siquiera existía el Estado. La tarea inicial fue consolidar su soberanía, doblegando para ello a los poderes locales y a los imperios aborígenes. Fue una tarea dura y poco grata, que Sarmiento asumió como un deber”

No es Sarmiento una figura aceptada sin retaceos. Por el contrario, a su solo nombre vuelven a replantearse controversias y cruces de acusaciones, como si él mismo estuviera en el centro de una rencilla eterna, pero no peleando para ningún bando sino enconado con todos a la vez. Tal vez gritará con esa voz cascada que los historiadores exhuman: “La ignorancia es atrevida”, uno de sus aforismos.

Pero de a poco las aguas se van serenando. Hace pocos años, el entonces ministro de Educación, Daniel Filmus, consignó en una conferencia brindada en la Universidad Católicade Buenos Aires que un grupo de educadores de Corea del Sur, luego de recorrer allá por la década del 50 los países a los que consideraban con mejor estructura educativa –y la Argentina estaba entre ellos- se deslumbraron con el esquema de la escuela pública creada por Sarmiento y lo adoptaron para su país.

Lo cierto es que en los años corridos desde entonces, la política educativa de Corea del Sur –que desbancó a la de Finlandia del primer lugar, con un avance imparable- sacó primero al país del analfabetismo que existía tras su liberación de Japón en 1945 y se colocó en el podio de las mejores educaciones a nivel mundial.

Se ha dicho que el principio fundamental del sistema educativo coreano es fomentar la formación como medio para el crecimiento económico del país, así como el sentimiento patriótico para acrecentar y participar del desarrollo del país. Su lema es: “Si eres el primero en la clase, lo serás en la vida”. Y da excelentes resultados: el 98 por ciento de los estudiantes termina la educación secundaria y casi un 60 por ciento obtiene un título universitario. Al lado de esos porcentajes, los de la Argentina exhiben hoy un raquitismo ciertamente ominoso y frustrante.

Romero es desde hace pocos días, el primer colaborador de la revista por ahora digital –ya está en imprenta- que relanza los históricos “Anales de la Educación Común” fundada por Sarmiento en 1858. En esa nota titulada “Sarmiento: la lucha por la razón”, añade el autor que el ex presidente (y primer director general de Escuelas de nuestra provincia) imprimió a su vida un matiz personal, que fue “el énfasis en la educación popular y en la necesidad de un enorme esfuerzo del Estado para promoverla.

“Trabajó en este proyecto toda su vida; maestro o presidente; en San Juan, en Buenos Aires y en el gobierno nacional. Hizo muchas cosas y proyectó otras tantas, que confluyeron, al final de su vida, en la Ley de Educación Común, gratuita, laica y obligatoria, la célebre Ley 1.420 de 1884. La ley definió un rumbo, una política del Estado, que se sostuvo casi un siglo. Con ella se construyó el sistema educativo: se formaron los maestros y profesores, se hicieron escuelas y colegios, se elaboraron los programas y se convenció a padres e hijos –la sola obligación no habría bastado– de los valores tangibles de la educación. Todo eso conformó una propuesta escolar excelente, que superó en calidad y cantidad a las otras ofertas existentes: la de la Iglesia, débil por entonces, y la de algunas colectividades, como la italiana, que sostenían sus propias escuelas. Las superó ofreciendo la mejor educación, igual para todos. Efectiva igualdad de oportunidades, para que cada uno llegara hasta donde su talento se lo permitiera”.

“Le dio al progreso argentino una dimensión integrativa, democrática y ciudadana. Fue, en un sentido amplio, la educación pública de la República. La que se perdió y la que hay que reconstruir”

Mirado en perspectiva, fue un proyecto exitoso, añade. “Le dio al progreso argentino –que se mantuvo hasta la década de 1970– una dimensión integrativa, democrática y ciudadana. Fue, en un sentido amplio, la educación pública de la República. La que se perdió y la que hay que reconstruir. Además del prócer ritualmente venerado, hay un Sarmiento vivo, que debe ser recuperado en las aulas. No en lo accidental y contingente, sino en lo medular: su propuesta de de una escuela pública”.

POSTURA OFICIAL

“Esta revista refleja todas las voces. Ese es el legado de Sarmiento, un hombre que provocaba el debate que nos hizo crecer como sociedad. La Argentina fue grande cuando las ideas se debatieron, cuando se construyó un modelo de país basado en la diversidad. Sarmiento planteó un modelo educativo que nos hizo argentinos a todos los que veníamos desde distintas procedencias del mundo. Nosotros, como Sarmiento, apostamos a la pluralidad de voces para construir ciudadanía”, dijo el director general de Cultura y Educación, Alejandro Finocchiaro.

Cabe señalar que el número 1, del año 1 de la nueva etapa digital, que ya se puede ver en el portal educativo ABC -revistaanales.gov.ar- lleva el nombre de “Sarmiento en el Bicentenario de la Declaración de la Independencia”.

Sarmiento, ex presidente (y primer director general de Escuelas de nuestra provincia) imprimió a su vida un matiz personal, que fue “el énfasis en la educación popular y en la necesidad de un enorme esfuerzo del Estado para promoverla

Además de Romero, colaboran en ella, entre otros, Roy Hora, Claudia Romero, María Catalina Nosiglia, Claudia Schmidt, Silvia Finocchio, Fabián Herrero, Pablo Scharagrodsky, Guillermina Tiramonti, Graciela Perrone, Daniel Pennac, Mariano Muracciole, Beatriz Hiriart y Konstantina Michalopoulos.

La responsable de la revista es Laura Manolakis, licenciada y magister en educación, a cargo del área de Planeamiento, quien aseguró en la presentación que la emblemática ley 1420 de educación común “se establecieron los principios rectores de la educación que aún siguen vigentes: gratuidad, laicidad y obligatoriedad. Esto significa hacer del país una escuela, que es el ideal sarmientino”

EL LUCHADOR

Con una población total del país que apenas alcanzaba a los dos millones de habitantes y con la mayor parte de su territorio virtualmente desértico, la construcción de un orden político sólido fue preocupación esencial de la era histórica inaugurada por Urquiza y Mitre, según lo señala el investigador del Conicet, Roy Hora. La utopía del progreso basado en el constitucionalismo y en la educación había sido sembrada por Alberdi y Sarmiento.

Al asumir la presidencia de un país despoblado y aún anarquizado en 1868, Sarmiento había dicho: “Para que haya paz en la república Argentina, para que los montoneros no se levanten, para que no haya vagos, es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales. Para eso necesitamos que toda la República sea una escuela”.

En ciudades apartadas, con muy pocos habitantes, empezaron a florecer enormes edificios que parecían palacios, muchos de ellos de una manzana de extensión y de dos pisos. Pero no eran palacios, fueron y siguen siendo escuelas primarias y secundarias. Según dice María Catalina Nosiglia, el sistema educativo actual, basándose en el modelo sarmientino, reclama “una progresiva incorporación al sistema de docentes mejor formados, compenetrados con los nuevos contenidos curriculares y aptos para desempeñarse frente a alumnos de todos los sectores sociales, incluidos los grupos más vulnerables. La necesidad de mejorar las condiciones del sistema docente que incluye la remuneración, profesionalizar su trabajo y fortalecer su formación, son cuestiones señaladas por diversos especialistas”.

EL LEGADO

Autor de una obra tan copiosa como elogiada, en sus 52 tomos grávidos de obras intemporales, Sarmiento dejó frases –mejor dicho, aforismos educativos- que sintetizan en pocas palabras su legado. A continuación se transcriben algunas:

* Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo: todo está en los humildes bancos de la escuela.

* Lo escrito permanece.

* Todos los problemas son problemas de educación.

* La ignorancia es atrevida.

* Los discípulos son la mejor biografía del maestro.

* Escribo como medio y arma de combate, que combatir es realizar el pensamiento.

* Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización.

* Puede juzgarse el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer.

* El buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño.

 

eldia.com

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo