Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
2 diciembre 2013 1 02 /12 /diciembre /2013 08:50

En los próximos días se van a producir dos noticias de importancia para el sistema educativo de la Ciudad. Se conocerán los resultados de las evaluaciones PISA, donde la Ciudad de Buenos Aires fue evaluada en forma aislada, además de su participación en la muestra nacional, y la votación de la legislatura de la Ciudad creando el Instituto de la Calidad y la Equidad Educativa fuera del Ministerio de Educación y con autonomía de funcionamiento.

Estos dos temas no serían noticia en otros países de América latina que vienen llevando adelante este tipo de estrategias, pero en la Argentina donde hace más de una década tenemos una política educativa basada en minimizar el valor de las evaluaciones y generar presentaciones de resultados, que por ser generoso, solo sirven al propio ministerio, se convierte en una de las reformas del sistema educativo más importante de los últimos años.

En efecto países con gobiernos de signos políticos tan distintos como Brasil, Chile, Uruguay, México, Colombia o Ecuador han construido, en los últimos años, instituciones autónomas de evaluación de la calidad educativa.

¿Por qué lo hacen? En principio porque han puesto en el centro de la agenda educativa al aprendizaje y ese es el contrato que están construyendo con la sociedad. Y habiendo establecido “lo público” lo que toda la sociedad busca, que los chicos estén en la escuela y aprendan, han “protegido” las institucionalidades que miden los resultados de cualquier manipulación política. Y al mismo tiempo, han aumentado la transparencia de los mismos y las metas de cada escuela, para que las comunidades educativas asuman, también, la responsabilidad sobre los aprendizajes.

Nadie se propone competencias entre escuelas, en la región, las metas de mejora son de cada escuela con ella misma, la idea de la mejora permanente, el esfuerzo de cada uno contra sus propios indicadores.

Esto no quiere decir que tengan las mismas políticas educativas, pero a ninguno de esos países se les ocurre negar a las evaluaciones, para todos ellos son una herramienta que sirve para diagnosticar una parte y solo una parte de la vida escolar. Pero una parte no menor: lo que aprenden los chicos. Están convencidos, como muestra la literatura internacional, que cuando en una escuela los chicos aprenden, hay muchas otras cosas buenas que están pasando, compromiso de los docentes, clima escolar favorable, participación de los padres, orden para el trabajo, etc.

Para darnos idea de autonomía, el presidente Correa no solo le dio plena autonomía al instituto de calidad de Ecuador, sino que llamó a un concurso internacional para cubrir el cargo de director, que fue ganado por un experto mexicano que hoy está al frente de dicho organismo.

Defender la autonomía del instituto es importante no solo para garantizar que sus resultados no sean manipulados por el gobierno de turno sino también, para despejar las discusiones sobre el origen de los datos y dedicarse a trabajar con ellos.

La utilización de esta información es más importante que su producción, desde los años 90 en los que estos dispositivos de evaluación empezaron a desplegarse su papel cambió radicalmente.

La mayoría de los ministerios de América latina tienen claro que evalúan para mejorar y esos procesos de mejora ocurren en las aulas, no en los despachos ministeriales.

Casi nadie cree como en los noventa, que el centro de la mejora pasa por presionar a la escuela, se trata de entender que la misma es el motor del cambio, y para ello, es necesario tener información y fundamentalmente metas.

Las estrategias de mejoramiento de la calidad tienen como centro a la escuela y su capacidad de diagnosticar y proponerse metas de mejora a partir de los resultados de sus propias prácticas.

Con diversos formatos de autonomía escolar, en todos los países de la región hay comprensión de que la batalla por la equidad y la calidad se da en las escuelas y para eso se necesita información y adecuado soporte por parte de los ministerios.

Qué un distrito importante como la ciudad de Buenos Aires se esté incorporando a las evaluaciones internacionales PISA y construya un instituto de calidad autónomo, es una señal clara de la sociedad porteña, de instalar en el centro de la agenda la calidad de los aprendizajes, de sumarse a las agenda de política educativa de la región, y alejarse de una política educativa nacional que no puede mostrar mucho en materia de resultados.

Andrés Delich-exministro de educación-

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by serale
Comenta este artículo

Comentarios