Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
25 marzo 2017 6 25 /03 /marzo /2017 09:04

Laura, le comentó a su mamá mientras ambas tomaban un té: Mami, me voy a separar de Miguel – dice Laura a su mamá. Si lo pensaron y no hay otra, dale para adelante, yo siempre te voy a apoyar, le contesta su mamá. Esta conversación es actual, no podría haber ocurrido hace veinte años porque un divorcio era un hecho observado y condenado por la comunidad. Laura lo hubiera pensado, probablemente no se hubiera animado al divorcio; hubiera intentado aguantar, por cómo la mirarían sus padres, los vecinos y amigos, los padres de la escuela de sus hijos.

La familia era una institución, estructuraba conductas, había cosas que se podían o no hacer cuando alguien se casaba. Hoy, el divorcio es más tolerable, entendible, se comprende, incluso se acompaña. La presión de Laura y su marido para tomar la decisión es mucho menor, incluso es menor la gravedad de los conflictos o dificultades que deben tener para llegar a esta decisión. La tolerancia ante las situaciones no es la misma que hace algunos años atrás, es más fácil que se cansen, que se sientan sobrepasados, que les cueste definir una pauta.

La conclusión de este proceso es que nos encontramos ante familias más débiles, con estructuras de menor estabilidad, menor seguridad en el futuro, que las del modelo familiar tradicional. Ese escenario de discontinuidad, de debilidad, de menor tolerancia, hace que los padres, unidos, resistan menos cualquier conflicto. Como adultos, tienen menos capacidad de “cerrar filas”, como ocurría hasta no hace mucho, ante transgresiones o desafíos de los chicos a los valores comunes.

Quizás por eso, todos estamos más solos, menos seguros, sometidos a las situaciones de cada día, y eso nos muestra más débiles delante de los conflictos de la vida, de los chicos, de las apuestas al futuro, de las seguridades frente a los conflictos.

La escuela debe convivir con estas nuevas familias, discutir con unos padres que tienen dificultades para discutir, pautas, direccionar las prácticas de sus hijos. Es una sociedad de adultos que viven al día, que no logran proyectar su vida en común hacia un futuro lejano y quizás por eso, muchas veces los desborda la acumulación de “contratiempos diarios”

Esa familia-institución, que construía hábitos, modales, formas de vida, que institucionalizaba, se ha transformado en un acuerdo condicionado por otros elementos que la unen: el amor, el afecto, el bienestar. Estos sentimientos son mucho más inestables, temporarios, vinculados al contexto y a las situaciones. Son uniones con mayor tendencia a la inestabilidad, con menor capacidad de enfrentar conflictos.

En gran medida, con estos nuevos modelos de familia “habla” la escuela, con padres que les cuesta poner límites a sus hijos, que les cuesta pensar el “largo plazo”, aliarse a maestros y directores en el planteo de pautas, de rumbos. Incluso, les cuesta digerir que sus hijos sean sancionados por no cumplir las normas, o por alguna razón vinculada a un orden que los excede.

Docentes y directores pasan por situaciones similares en la vida cotidiana, les cuesta enfrentar a ese mundo nuevo que duda, cambia, que le cuesta vincularse a un orden.

Esta es la situación que vivimos todos los días, chicos con adultos indecisos, inseguros, con dificultad de pensar el mediano plazo, con culpas, con dificultades para marcarles “lo que sí y lo que no”, les proponen que elijan, les dan opciones ambiguas, les proponen definir escenarios, nada demasiado claro.

¿Está mal eso? Ni mal ni bien, son los tiempos que corren, por un lado con mayor libertad, mayor espacio para decidir, pensar. Pero por otro lado, son chicos que no están encontrando referencias, parámetros; pareciera que ellos tienen que decidir lo que está bien y lo que está mal. Y les cuesta.

Una escuela cuyo rol es fijar caminos, plantear referencias, definir sentidos, educar, se encuentra atrapada en un escenario en el que nadie se siente seguro de hacerlo. Los chicos no cuentan con referencias, parámetros, señales, deben caminar más solos. Y entonces a la escuela le cuesta transmitir sentido, futuro.Hace un tiempo, un amigo me preguntó por darle o no un consejo a su hija respecto de la carrera que debía cursar en el futuro. “¿Te parece que no la voy a condicionar si le digo?

Los chicos necesitan adultos que hagan de adultos. ¿Eso recorta la libertad? En parte sí, pero da tranquilidad, orden, seguridad, certezas para caminar en la vida. La escuela necesita construir un contexto de más seguridad, de certezas, y eso exige otro rol de los padres, de los maestros, y de los adultos en general. El desafío de intentarlo vale la pena.

 

Gustavo Iaies. Director de la Fundación CEPP

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios