Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
14 febrero 2017 2 14 /02 /febrero /2017 09:36

EL CHALTÉN.- "¡Profe, me salió el boulder!" En la entrada de la escuela, todos aplauden el logro: haber superado esa modalidad de escalada en paredes bajas sin necesidad de protecciones. "Ellos son escaladores", presenta con orgullo a sus alumnos Vicente Labate, profesor de geografía y escalador, que les imparte esa pasión y la del cuidado del medio ambiente. Es el primer día de clases en el Secundario 28, el único del pueblo, que, con 107 alumnos repartidos en un puñado de aulas y con sólo dos baños, ayer empezó el ciclo lectivo en medio de un fuerte reclamo por la falta de espacio y las fallas edilicias.

Según cifras oficiales, ayer debían empezar el Período Especial 2500 alumnos de escuelas rurales y de contexto urbano en toda Santa Cruz. La provincia encabeza el ranking de días perdidos por paros en 2016, que alcanzaron los 85.

Ese récord de Santa Cruz como la provincia con menos días de clases, acompañada de cerca por Tierra del Fuego, que alcanzó los 70 días, se debió a los reiterados paros en reclamo de mejoras salariales, que no fueron atendidos por la gobernación de Alicia Kirchner. Y ayer, otra vez, una medida de fuerza opacó el inicio de clases en algunas escuelas de la provincia. A pesar de los reclamos, los docentes santacruceños son los que mejores sueldos tienen en el país, con un promedio de 16.000 pesos. Los peor pagos son los de Misiones, con apenas 7450.

A raíz del riguroso clima invernal, tanto esta localidad situada al pie de la Cordillera como las escuelas de Gobernador Gregores están adaptadas al régimen rural. Pero aquí los docentes no hicieron paro. Acuciados por la realidad edilicia, fueron ellos los que convocaron a los padres en la sede del pequeño edificio, que albergaba hace unos años todos los niveles de enseñanza.

Es que con los años El Chaltén explotó y se convirtió en un sueño tangible para quienes quisieron escapar de la ciudad y radicarse al pie de la meca del montañismo. En 1998 eran 260 habitantes. Y ahora, casi 20 años después, ese número supera los 1600, una cifra que se duplica en el verano con los trabajadores temporales.

Como si el imponente perfil del cerro Fitz Roy no fuera suficiente, un arco iris se estampa en el cielo a las 8 de la mañana. Suena el timbre y los chicos sin guardapolvos y sus padres llegan a la escuela. Entran apretados en el hall de entrada y todos se preguntan cómo van a entrar los 42 inscriptos de primer año en un aula en la que a duras penas entran 28.

"Pese a que no estaban las condiciones, con los docentes decidimos igualmente iniciar las clases. Queríamos que ustedes mismos vean que no tenemos más espacio y que las aulas comprometidas no están." Así da la bienvenida al Secundario 28 su director, Jorge Pedraza.

El rector, aunque intenta ser optimista, comparte con los padres lo que ya habló largamente con los docentes: no tienen espacio; las dos aulas prometidas para desdoblar primer año no están, no hay seguridad de los nombramientos de cargo necesarios, y tampoco tienen los docentes requeridos para quinto año. Y otro dato de gravedad: la escuela no cuenta con la habilitación del municipio de parte de los bomberos.

Aquí todos se conocen por su nombre. No cierran con llave la puerta y se enorgullecen de reciclar la basura. Muchos eligieron este lugar para vivir porque sus hijos podrían crecer en contacto con la naturaleza. Son jóvenes, pero llevan aquí una vida. Tal es el caso de Gabriel Falcón, oriundo de Córdoba, quien hace 23 años llegó a estos pagos. "Me genera impotencia que no haya condiciones. Queremos que nuestros hijos se eduquen en un lugar decente", detalla Falcón, el carpintero de 46 años, que tiene dos hijas.

Las carencias en materia edilicia no son nuevas. Cada año, se ocuparon de informar el crecimiento exponencial de la población escolar a la autoridades de turno. Desde el gobierno provincial informaron que se encuentra en marcha una licitación para la construcción de una nueva escuela, con financiamiento de la Nación (ver aparte). Pero eso, por ahora, sólo está en los papeles y que se desarrollen las clases urge.

Verónica Shapiro es la asistente pedagógica de la escuela. Llegó desde Rosario y, como tantos, El Chaltén la enamoró a primera vista. Ella explica cómo el carácter estacional del trabajo durante el verano define también el perfil de los alumnos. Asiste a los docentes en la definición del perfil de los nuevos egresados, que pasó de un polimodal de ciencias naturales a un secundario con orientación en turismo.

Tras una mañana agitada, los docentes se reúnen y tratan de organizar cómo transitar lo que definen "una semana crítica". Sin aulas, esperan realizar actividades con los alumnos, mientras el rector, desde la pequeña oficina que comparte con la secretaría, intenta resolver a quién pedir un espacio para los 42 estudiantes. Pese al revuelo, para las autoridades provinciales "el inicio de clases en El Chaltén" fue con normalidad.

La vida sigue adelante. Los docentes y estudiantes mantienen la ilusión de viajar a las islas Malvinas en abril como parte de un proyecto escolar que nació el año pasado. Se estima que la delegación estará integrada por 30 personas. Aquí la enseñanza de inglés es parte de un proyecto: no se enseña por grados, sino en niveles, y se da por la tarde.

Aylén, Valentina, Brisa, Araceli, Agustina, Celeste toman una taza de café con leche en el recreo y charlan de todo eso que charlan las chicas de 12 y 13 años. Hayan nacido aquí o hayan llegado de chicas con sus padres, todas aman El Chaltén.

La escuela es un pequeño edificio de apenas tres aulas y dos espacios adaptados. Afuera todo es color. Como parte del proyecto de huerta orgánica, Vicente Labate y otros docentes enseñan a sembrar a cielo abierto y bajo techo, preparan compost, separan la basura, cultivan papas dentro de cubiertas de autos, pintan y alegran la escuela, confeccionaron una palestra de escalada y, sobre todo, pese a los problemas que enfrentan cada año, no hay dudas de que disfrutan de lo que hacen.

 

lanacion.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios