Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
11 febrero 2017 6 11 /02 /febrero /2017 19:21

El Gobierno se pinta la cara para ir a la guerra con los docentes: no piensan aceptar los reclamos gremiales y se centralizarán en la oferta del 18% de María Eugenia Vidal. No a la nacionalización de la discusión, sí al tope salarial. Aseguran estar dispuestos a enfrentar el paro. Lo consideran un test político imprescindible.

La decisión política se tomó en el máximo nivel de la Casa Rosada. En lo formal, se trata de un “apoyo a Vidal”, que es quien tendrá que poner la cara en el conflicto.

Veamos cuál es el mapa. Vidal ofreció esta semana a los docentes 18% de ajuste salarial durante 2017, en cuatro cuotas, con una cláusula gatillo por el cual en cada trimestre pagará la diferencia si la inflación supera el 4,5%.

A fines del año pasado, la gobernadora bonaerense había firmado un acuerdo igual a este con los estatales provinciales. Pero llegó a la mesa con los docentes, el lunes pasado, con un antecedente más: 19 de los 24 gobernadores acordaron poner un techo del 18% a la discusión paritaria docente en todo el país.

“Muchos gobernadores insistieron durante el debate que el acuerdo dijera menos del 18%, porque no están en condiciones ni siquiera de llegar a ese número”, dicen en la Casa Rosada.

El mismo lunes, poco después del ofrecimiento de la Provincia, los docentes bonaerense lo rechazaron. Argumentaron que la propuesta no contemplaba la recuperación de la pérdida del poder adquisitivo de los salarios durante 2016. Y pusieron su propio número sobre la mesa: 35%.

El jueves, los docentes se reunieron con la CGT, y allí llevaron otro planteo: quieren paritaria nacional. Hasta ahora, siempre fue la Nación la que dio el primer paso fijando las bases de la discusión y luego era quien debía garantizar a las provincias los recursos para pagar ese nivel de aumento. Este año el Gobierno dio vuelta el tema, argumentó que el salario básico se ajusta en forma automática y que no debía intervenir. Tuvo el apoyo de los gobernadores en ese planteo, aunque, claro, estos a la vez le pidieron financiación a la hora de pagar los aumentos.

O sea: el Gobierno plantea 18% y discusión provincia por provincia; el gremio reclama 35% y negociación de escala nacional.

“No vamos a acceder a una paritaria nacional, mientras Mauricio Macri sea gobierno, no habrá paritaria docente nacional”, se endureció ayer uno de los hombres más cercanos al Presidente.

Pero van más allá: “El número es 18%, no hay recursos para más que eso. Así como la Nación tiene un déficit que debe reducir, las provincias están en la misma situación. No hay recursos. Los mercados nos miran con atención, tenemos que mostrar qué estamos haciendo para reducir el déficit. No es momento para recomposición del salario real en el Estado”.

O sea: tambores de guerra. “Estamos dispuestos a ir a un conflicto, a enfrentar paros si es necesario”, añaden, por si hiciera falta más precisión.

Claro que con una aclaración: la Nación no tiene maestros, así que quien tendría que enfrentar un conflicto, un potencial paro, es la gobernadora Vidal, no Macri.

Y eso por eso, seguramente, que en La Plata tienen matices sobre el tema. “Es cierto que no tenemos posibilidad de dar más aumento -dicen-. Porque además todo lo que le demos a los docentes por arriba de 18% después se lo tendríamos que dar al resto de los estatales, cuando ya tenemos el 50% de las paritarias firmadas por ese número. Pero si tenemos que bajar el tono para llegar a un acuerdo, lo vamos a hacer. No es lo mismo estar sentado acá, poner la cara a los problemas, que hablar desde un sillón de la Casa Rosada, no?”

Igualmente en La Plata coinciden con un planteo que se escucha en la Rosada: Vidal este año descontará los días de paro a los docentes que no trabajen. “Es como siempre se hizo en la Ciudad”, coinciden fuentes de ambos gobiernos.

“De todas maneras, no hay que perder de vista el objetivo, que es que el 6 de marzo empiecen las clases -insisten los funcionarios bonaerenses-. Y vamos a hacer todo los posible para lograrlo”. Claro que no dejan de señalar en medio que “el sistema hoy es un desastre”, que la gobernadora quiere sí o sí discutir sobre capacitación docente y, la carta mayor, hablar del ausentismo que, dicen, llega al 19%. Otro dato numérico: dicen que sólo la mitad de los 280.000 maestros bonaerenses está sindicalizado.

En el gobierno nacional, en tanto, ven el caso como un “leading case”, como un ejemplo. ¿Por qué? Es que la discusión paritaria docente, sobre todo la bonaerense, será la que marque el ritmo de las discusiones con todos los estatales. Y, en segunda instancia, pondrá un marco a la discusión paritaria privada.Sobre todo si se acepta (o no) la idea de discutir sobre la inflación futura (18 o 20%) y no sobre la pasada (35 o 40%).

Hay otro factor en juego que los funcionarios no dejan de poner sobre la mesa, y es el del costado político de esta discusión. “Roberto Baradel, el gremialista docente, es kirchnerista, y no quiere que nos vaya bien, ya en diciembre empezó con que las clases no iban a empezar en fecha -argumentan-. Pero además está queriendo ganar un espacio en la CTAunificada, y se quiere validar con un conflicto. Es así”. Pero ellos también juegan en el escenario de la política, y lo expresan con una pregunta: “Baradel contra María Eugenia, ¿quién crees que gana en la opinión pública?”, señalan. Justo en un año electoral, el delicado equilibrio entre imagen de gobernabilidad, de eficiencia, de tolerancia y flexibilidad

 

 

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios