Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
19 febrero 2017 7 19 /02 /febrero /2017 07:59

La información puede meter mucho ruido, al menos por lo controvertida. Eso ya está asegurado si sale a luz con membrete incluido, pues sacudiría una pulseada que el Gobierno ha tomado como un test clave en varios sentidos: la paritaria docente de Buenos Aires, donde el oficialismo juega varias cosas simultáneas además de la partida misma.

Es interesante, para empezar, ver el recorrido de la información. Arrancó con los cálculos de un organismo oficial que no tiene arte, mas si parte, en la contienda. Y como su jefe puede acceder directo a la Casa Rosada, es legítimo suponer que los datos ya han viajado hacia Balcarce 50.

Esos cálculos afirman que el año pasado el salario real de los maestros bonaerenses aumentó 7,4% y que, si se le agrega el 11,9% de 2015, la mejora efectiva acumula 20%. En línea con las cifras, los gremios podrían darse por conformes con que en 2017 se les asegure un incremento igual a la inflación: 18% más la cláusula de ajuste automático.

Los resultados surgen de una combinación de variables: primero, descontar a los aumentos nominales la suba del índice de precios nacional, incluido el de la Ciudad; luego, cruzar ambos datos y así llegar al promedio real de cada año. La infografía de esta página fue acercada por el propio ente oficial.

¿Puedo citarlos a ustedes como fuente?, le preguntó Clarín a encumbrados funcionarios del organismo

Respuesta: “Preferiríamos no meternos en un baile que no es nuestro. Pero sí podemos contar de dónde sacamos la información”. El de dónde son dos organizaciones: una, contable- administrativa, que trabaja con bancos y empresas y asesora, entre otras, a instituciones educativas; la siguiente es un centro de estudios vinculado a la enseñanza privada.

Una y otra miden salarios docentes, pero los datos de la segunda son los que más se aproximan a las cuentas de quienes las hicieron. Aunque vale aclarar que se refieren a maestros de escuelas privadas.

Aquí ya hay ruido y sería mucho mayor si los funcionarios se arriesgasen a ponerle sello propio a su información.

Y más ruido habría aún, en caso de que el propio Gobierno la ventilara en la disputa con los gremios. Pero como la información fue transmitida a Clarín con carácter de reservada, nunca será revelado aquí el origen.

El problema es que los cálculos no provienen de fuentes oficiales y que los oficiales no acompañan precisamente.

Los últimos disponibles son de la Dirección de Planeamiento Educativo, que depende del Ministerio de Educación. ¿Y qué dicen?:

-- Que los sueldos de un maestro de grado bonaerense con diez años de antigüedad aumentaron 33,2%, entre septiembre de 2015 y septiembre del año pasado. Para entonces el índice de precios de la Ciudad de Buenos Aires corría al 43,1% anual y el costo de la canasta de consumos total, al 41%.

-- Con subas del orden del 45% en el mismo período, Salta, San Luis y Tucumán encabezaban ese ranking salarial.

-- Hacia el fondo de la tabla aparecen San Juan, Misiones y sobre todo Santa Cruz, donde el sueldo nominal de los maestros sólo había crecido 23,5%. Nada casual es, entonces, que en la cuna de los Kirchner el conflicto docente martille todo el tiempo.

Visto el escenario completo, se entiende por qué el organismo oficial de los números elevados prefiere mantener su identidad bajo siete llaves.

Puro ejercicio teórico, la parte de la curva que le toca a este año señala 4,5% en cada cuatrimestre. Eso supone trasladar a los docentes el modelo que la gobernadora María Eugenia Vidal acordó con los gremios que representan al personal administrativo.

Vale aquí otra aclaración: antes del arreglo, esos sindicatos habían conseguido un reajuste salarial que elevó a 38% la mejora de 2016. Luego, arrancaron 2017 desde un piso relativamente acomodado.

Según Vidal, algo semejante le ofrecieron a los docentes y fue rechazado por el cristinista jefe de Suteba, Roberto Baradel. El incremento anual quedó clavado en 34,6%, o en 6,4 puntos porcentuales menos que el índice de precios de la Ciudad.

Hay más para este boletín, como el reclamo de las provincias en el sentido de que el gobierno central aumente el Fondo de Incentivo Docente que cubre parte de sus costos salariales, y gran parte en ciertos casos.

El planteo fue hecho el martes pasado, durante una reunión que 23 ministros de Economía del interior mantuvieron con sus pares nacionales de Interior, Hacienda y Finanzas. Y revela por si mismo la dificultad de acoplarse al 18% indexado que levantan la Nación y Vidal, o el riesgo de ofrecer sólo eso.

La respuesta no fue la que los ministros provinciales esperaban: el aumento del Fondo se limitará al 17% fijado en la pauta de inflación. Esto es, el mismo porcentaje que rige las cuentas del presupuesto bonaerense.

Si así de estrechos son finalmente los márgenes de la discusión y si los gremios continúan plantados en exigir 35% o cerca de 35%, el peligro de un inicio de clases sin clases sigue picando. Y como a su manera cada gobernador tratará de evitar la carga de un conflicto sonoro en tiempo de elecciones, unos cuantos saltarán la cerca del 18%.

Una medida de cómo están repartidos los tantos, del apuro y del esfuerzo comprometidos, asoma en lo que cuesta sostener a los maestros primarios. Calculados por habitante, los mayores costos corresponden a Santa Fe, Buenos Aires y Salta. En el piso de la pirámide figuran Catamarca, Formosa, Tierra del Fuego y, de nuevo, Santa Cruz.

El cuadro habla tanto del reparto de la recaudación tributaria nacional, desparejo y siempre en contra de Buenos Aires, como de la capacidad-incapacidad de generar ingresos impositivos propios.

“Es una estrategia interesante extender la regla del 18 indexado al resto de los gremios”, arriesgan algunos analistas. Pero arriesgan hasta ahí, porque trascartón advierten que será muy complicado conseguir que los dirigentes resignen la pérdida de 2016 y se suban al ómnibus oficial: según gente acostumbrada a manejarse con empresarios, las demandas promediarían 25%.

Para el caso, un precedente que puede ampliarse a todo el espinel laboral. Los bancarios acaban de acordar 24,3% para todo el año, con cláusula gatillo y el reconocimiento de una pérdida de ingresos de cuatro puntos en 2016.

La pregunta salta obvia, entonces: ¿por qué el resto de los sindicatos no pedirá un tratamiento similar, si encima éste fue santificado por el propio Ministerio de Trabajo? Casi seguro o seguro, el antecedente será utilizado por los docentes.

El combo completo revela que la cuestión salarial se agrega a los problemas que enfrenta el Gobierno; entre ellos, los autogenerados por quienes gozan de la mayor confianza del Presidente. Nada más y nada menos.

Un panorama como éste levanta el precio de la economía. Aunque la economía sola no gane elecciones, está claro que no valen igual un repunte capaz de ser percibido por la gente que otro opaco, intangible.

Tampoco da lo mismo que el consumo crezca o vuelva a ser apretado por los ingresos magros. En ausencia de inversiones privadas considerables, se trata justo del motor que hoy empujaría actividad productiva.

La suma de todos los factores en danza puede ser terreno propicio para los candidatos de la oposición, así prefieran ocultar palabras políticamente contraindicadas.

Por lo tanto, importa mucho el cómo marche la locomotora de la economía, si lento o más o menos rápido. Importa porque subida a esa locomotora va la dupla fuerte del oficialismo: Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. Van ellos y también sus problemas.

 

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios