Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
13 octubre 2016 4 13 /10 /octubre /2016 17:16

Martín, papá de dos hijos que asisten a una escuela privada de jornada completa en Palermo, no acuerda con las tareas escolares. "Los chicos van siete horas diarias a la escuela y ocho cuando tienen alguna actividad extra curricular. No me parece bien que le den tareas, quiero que el tiempo que estén fuera de la escuela lo aprovechen para jugar, entretenerse y disfrutar de su familia y amigos", cuenta a LA NACION.

Miranda, mamá de una alumna de séptimo grado de una escuela privada de jornada simple de Adrogué, dice estar harta de las tareas. "Todo los días hay que estar corriendo detrás de las tareas escolares porque los maestros piden cosas donde sí o sí debemos intervenir los padres. Cuando estudiaba mi mamá era ama de casa y me ayudaba, pero hoy eso cambió. La escuela debería pensar que hoy trabajan tanto el papá como la mamá y no disponemos de tanto tiempo como antes", reclama.

¿Tareas sí o no?

Cada vez que los docentes y los padres tienen que charlar sobre las tareas escolares aparecen preguntas recurrentes: ¿Son necesarias las tareas? ¿Qué cantidad es pertinente? ¿Les quita tiempo a los chicos para realizar otras acciones formativas?

"Cuando estudiaba mi mamá era ama de casa y me ayudaba, pero hoy eso cambió"

Compartilo

En los últimos años, gran parte de las escuelas plantearon reducir o eliminar la tarea escolar para que los alumnos puedan aprovechar el tiempo extraescolar en actividades recreativas y lúdicas. Sin embargo, otras instituciones mantienen la tradición y la fomentan con el propósito de reforzar lo aprendido en clase.

Natalí Savransky, especialista en educación de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), destaca que las investigaciones no muestran una respuesta uniforme. "Hay estudios que muestran efectos positivos de la tarea escolar en relación a la motivación de los estudiantes y a la construcción de hábitos de estudio como la responsabilidad y el manejo del tiempo. Pero también existen otras investigaciones que sostienen que la tarea escolar no tiene efecto alguno o incluso logra efectos negativos" explica.

Para analizar la utilidad de las tareas escolares es imprescindible dividir el mapa educativo entre las escuelas de jornada simple y aquellas de jornada completa.

Tamara Manario envía a su hija de siete años a una escuela pública de San isidro de medio día. Cuenta que tiene una maestra que suele dar deberes hogareños a sus alumnos. "Está bien que le den tareas. Quizás soy chapada a la antigua y me gusta ese momento, donde se sienta conmigo a merendar y hacemos las tareas juntas. Además, de esa manera la alejo un poco de la televisión, el celular y la computadora", sostiene convencida.

Paloma García Abel, madre de alumna de quinto grado del Instituto Orsino de Caballito, apuesta a un punto intermedio. "La tarea sirve para crear un hábito de responsabilidad y cumplimiento de deberes, pero realmente no creo que aporte a sumar más o mejores conocimientos de los contenidos aprendidos, porque el proceso de aprendizaje más fuerte se hace dentro de la escuela, con la maestra y su explicación".

Sobre la cantidad de tarea que suelen recibir los chicos, Paloma pone reparos: "La tarea funciona bien cuando no es mucha y con días de plazo para realizarla, ya que los chicos tienen muchas actividades extra escolares, sobre todo cuando cursan jornada completa, como mi hija".

¿Falta compromiso en los padres?

Existen otras situaciones que complican a los maestros a la hora de encargar tareas hogareñas, como la falta de colaboración de los padres en el control de esa labor. Eso genera que los chicos no tomen la tarea como un compromiso inalterable.

Andrea, maestra de quinto grado de una escuela pública de Berazategui que lleva 18 años en la docencia, cree que está bien que los chicos tengan tareas escolares porque siempre fue una parte importante en el proceso educativo. Sin embargo, tuvo que abandonar esa práctica. "Dejé de darles trabajo para hacer en su casa rendida ante la evidencia. Los cuadernos volvían en su mayoría igual que el día anterior. Ni siquiera los abren fuera de la escuela y los padres no se preocupan por preguntar si tienen tarea", se queja, y agrega resignada: "Solo tres o cuatro alumnos, sobre veinticinco, cumplen con los deberes".

Veronica Weisberg, Directora de la Escuela Puerta Abierta, dice que cuando sus alumnos llevan tarea lo hacen con el objetivo de vincular a la familia con la escuela. "Enviamos consignas o trabajos que tienen que resolverse en el grupo familiar. Pero también hay casos excepcionales, donde algún alumno necesita un refuerzo y la escuela brinda herramientas a los padres para que trabajen en casa", señala. "Los padres preguntan en las reuniones si son necesarias las tareas escolares. También es cierto que se escuchan algunas voces que apuestan a que sus hijos no tengan tareas fuera de la escuela, incluso en las redes sociales, pero va a llevar un tiempo dejarlas de lado de modo definitivo. En educación cuesta mucho modificar algo tradicional", añade Weisberg.

Sin coincidencias para abordar el tema

"No creo que tengamos que tomar una postura sobre tarea sí o tarea no", remarca Savransky. "Sí me parece importante que la escuela pueda reflexionar acerca del sentido que le otorga. Cuando la institución se pregunta ¿para qué vamos a dar tarea?, esa respuesta debería ser compartida con los estudiantes y las familias. De este modo creo que estaremos más cerca de acompañar el proceso de aprendizaje de los estudiantes sin que la tarea se convierta en una acción rutinaria, mecánica y poco reflexiva", aconseja la especialista.

"El proceso de aprendizaje más fuerte se hace dentro de la escuela, con la maestra y su explicación"

Compartilo

"Los maestros dan poco y nada de tareas", afirma con autoridad Mirta Torres, Coordinadora del Programa Maestro Más Maestro del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. "Es que cambió la relación adulto-niño y también escuela-padres. Este es un indicador del cambio de época. Sin embargo, me parece importante recuperar el hábito de la tarea escolar porque el proceso educativo se completa cuando el chico relaciona con sus vivencias lo que aprendió en clase, pero es necesario tener una propuesta educativa relevante y que la tarea tenga sentido en ese contexto porque no debe ser una carga para los padres. Al contrario, debe ser una continuidad de lo aprendido en clase", subraya la funcionaria.

Un debate global

No es un problema exclusivo de nuestro país. Días atrás una asociación de padres de colegios públicos de España comenzó una cruzada para que desaparezcan las tareas escolares, incluso llamó a una huelga de deberes durante el mes de noviembre.

Algunos países asiáticos, como Japón, Corea del Sur, China o Singapur, cuentan con una jornada escolar que promedia las 9 horas de clase, con un ciclo lectivo de más de 200 días y aun así los alumnos están cargados de tareas escolares. En Corea del Sur, incluso, deben asistir a institutos particulares, los Hagwon, fuera de horario escolar como una obligación. Esto suele generar una presión extraordinaria sobre los alumnos y las familias, que conlleva trastornos de comportamiento entre los jóvenes.

En cambio, existen otros ejemplos en occidente, como Finlandia o Canadá, donde la carga horaria no es tan alta. Estos países tienen un ciclo lectivo corto y su tradición escolar no incluye tareas en el hogar. Distintos estudios marcan que la baja presión que ejerce la escuela sobre ellos hace a los alumnos finlandeses los más felices del mundo.

Ahora bien, si comparamos los resultados del modelo de los países orientales mencionados y el modelo de Finlandia, nos encontramos con que ambos lideran al mundo en términos de calidad educativa. Allí, la tarea no hacen la diferencia.

lanacion.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios