Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
14 octubre 2016 5 14 /10 /octubre /2016 08:10

Pensar que el bullying es una cuestión de chicos y no una evidencia y una forma de violencia escolar es seguir invisibilizando el tema (Istock)

Nada cambia, si nada cambia. Sentencia la frase popular que muy bien puede aplicarse a la lógica más profunda para comprender cómo opera silencioso y dañino el acoso escolar o bullying en la vida de los niños y jóvenes en la Argentina y el mundo.

Una problemática que ya es conocida y que este tiempo sociohistórico, sumado a las nuevas tecnologías, no hacen otra cosa que amplificar y dar nuevos formatos, nuevos cobijos. Así, las redes sociales sintetizan hoy los dos extremos: las buenas intenciones de la democratización de la información y también la forma más popular y cruel de acoso escolar que ya logró nombre propio: ciberbullying.

Entre los expertos el consenso es unánime acerca de que lo más errado de encarar el bullying y sus diferentes formas es pensar que se trata de un conflicto de chicos. Es la peor forma para hacer desvanecer a la víctima.

Y como apuntó a Infobae Alejandro Castro Santander, psicopedagogo y catedrático argentino en convivencia familiar y escolar; y autor de varios libros sobre el tema de referencia en Iberoamérica: "Lo único que se logró es victimizar a la escuela y trabajar desde el control. Lo que hay que entender es que hoy la violencia social atraviesa también a la escuela".

Varios estudios en América Latina coincidieron que en muchas escuelas de la región todavía no se asume con responsabilidad el diagnóstico de que lo que está ocurriendo en "el aula" se llama acoso moral y psicológico contra un alumno.

Definiciones para comprender

La palabra bullying define claramente el acoso o violencia sistemática en un contexto escolar. Y el ámbito – la escuela- es justamente el valor agregado que hace que el tema sea dramático y relevante. Este tipo de acoso remite a toda forma de maltrato físico, verbal o psicológico que se produce entre alumnos, de forma reiterada y silenciosa en un lapso de tiempo determinado.

Y lo peor es que deja huellas en el tiempo, casi siempre a espaldas de los adultos porque los chicos que lo sufren rara vez lo manifiestan. O peor, lo hacen cuando la agresión ya lleva largo tiempo.

En las estadísticas globales sobre bullying existe el consenso entre maestros y padres que ambos son los últimos en enterarse del problema. Esto hace que aumente la invisibilidad del tema y sea difícil de prevenir.

La problemática del ciberbullying escaló en el mundo y también en la Argentina, tanto que la propia estrella teen Tini Stoesselprotagonizó hace pocos días una campaña nacional de concientización "Hoy el Bullying no da respiro" realizada por el Consejo Publicitario Argentino con un mensaje potente para frenar el ciberbullying avalado por las ONG's más prestigiosas que estudian el tema

Por otro lado, aunque entre los diversos grupos de estudiantes no hay diferencias según sexo, nivel de escolaridad de los padres, dependencia o ruralidad de la escuela, sí se evidencia que los educandos pertenecientes a una etnia indígena tienden a percibir muchas más conductas de violencia por parte de sus pares.

Respecto a los tipos de violencia en el ámbito escolar, Delaney afirmó que en la mayoría de los países de la región prevalece la de tipo psicológica. "El tema afecta tanto a niñas como a niños por igual, con mucho mayor impacto en países comoArgentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y República Dominicana. Esto presenta un desafío en cuanto a crear entornos escolares con más armonía entre compañeros, y una forma de hacerlo es a través del tipo de relaciones que generan los docentes".

Cada vez que Castro Santander conoce un nuevo caso de bullying en la Argentina sabe de antemano que no siempre se puede ser profeta en su tierra: "Tanto Argentina como México, Colombia, Chile, Perú, Venezuela y Brasil son países que no presentan realidades muy distintas frente a la convivencia escolar en general y a la violencia en particular; pero lo que sí cambia de acuerdo al contexto país es la implementación de las políticas públicas".

Concluyó a Infobae Castro Santander: "Para que un programa de convivencia escolar como KiVa en Finlandia o Zero en Noruega funcione en la Argentina debemos primero reconocer que nuestros resultados educativos son muy pobres; que los cambios no deben ser superficiales sino de raíz, y aceptar que en estos momentos el elemento que más incide en la calidad educativa, junto con la calidad de los docentes, es la calidad de la convivencia, del bienestar escolar que se respira diariamente".

infobae.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios