Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
5 octubre 2016 3 05 /10 /octubre /2016 10:51

Quizá el sistema educativo deba perderle el miedo a los exámenes. La palabra “evaluación” debería volver a rimar con “educación”. Y los resultados de esas evaluaciones deberían ser tomados como herramienta de trabajo y no descalificados con argumentos estereotipados.

Esto viene a cuento de la resistencia que genera entre los gremios docentes de la Provinciala evaluación que se piensa hacer este mes para conocer el nivel en que se encuentran los alumnos.

Puede haber aspectos metodológicos opinables; puede ser que la instrumentación del examen merezca fundados reparos. Pero lo que no debería descalificarse, como idea de fondo, es la necesidad de evaluar la calidad educativa de los alumnos; así como también de los docentes, de los directivos y de las propias escuelas como instituciones.

Si no se evalúa, es difícil saber dónde estamos parados. Y sin diagnósticos ajustados y confiables, es muy difícil mejorar las cosas. De eso se trata: de buscar herramientas y puntos de partida para mejorar la educación pública. Y las evaluaciones son el primer paso.

Lamentablemente, en Argentina no hay tradición ni cultura de evaluación educativa. Y se ha instalado una resistencia a estos sistemas que no le hace ningún favor a la calidad de la enseñanza pública.

Varias universidades -entre ellas las de La Plata- hacen “docencia” en esta resistencia a ser evaluadas. Cada vez que se conocen rankings de universidades, las voces que se alzan aquí son para descalificar los rankings; no para hacer autocrítica ni para asumir desafíos.

Otra vez: quizá la evaluación que se propone no esté bien instrumentada. Eso no invalida la idea de evaluar.

eldia.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios