Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
13 septiembre 2016 2 13 /09 /septiembre /2016 20:56

La relación entre los Millennials –los jóvenes nacidos entre los años 1980 y 2000– y las nuevas herramientas tecnológicas es una realidad que llegó para quedarse y que en la actualidad instaló diversos conflictos –incluso contradictorios– en las aulas. Si bien permiten un acceso a la información más directa, sin intermediarios, los smartphones también pueden ser utilizados para el ocio. Y es allí donde el conflicto se hace más notorio.

Uno de los casos más resonantes fue el del periodista y profesorLeonardo Haberkorn, quien renunció a seguir como coordinador de la materia de ciencias de la comunicación en la escuela ORT, en Uruguay.Infobae dialogó con diferentes especialistas para conocer cómo transitar el conflicto sobre los nuevos usos culturales.

Marcelo Jov, profesor de cuarto año de Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires, sostuvo que "el celular es una gran fuente de distracción, pero no es la única. Yo no prohíbo el uso del celular, es más, hasta lo permito en ciertos exámenes que son para reflexionar, pero es responsabilidad del alumno usarlo para buscar información vinculada a la materia y no para revisar Facebook. Lamentablemente hoy el alumno universitario se parece al de nivel secundario por su inmadurez".

Daniel Gutiérrez, director de la carrera de Publicidad de la Universidad del Salvador, explicó: "Hay que entender que se produjo un cambio generacional, que tiene sus características propias. Los Millennials tienen a su disposición una multiplicidad de plataformas, que los ayuda a tener un acceso directo a la información. La manera en que lo utilizan puede ser lo conflictivo, pero eso siempre depende del profesor".

Para Julián Leone, profesor de Economía en el CBC de la UBA, "el celular es un dato dado, es imposible que los alumnos pasen dos horas sin mirarlo en clase para ver qué novedad tiene el WhatsApp o en las redes sociales. Hay que saber que una vez que se termina un tema, hay 4 o 5 que no lo entendieron y siguen prestando atención, pero el resto ya está con el celular en la mano".

 

Una herramienta, dos generaciones

 

Con respecto a las características de los jóvenes, Gutiérrez sostuvo que "a los estudiantes de hoy se los acusa de tener una menor 'capacidad de atención'. La realidad es que tienen una manera multitasking de afrontar las actividades diarias y esto no está mal, es solo otra forma de concentrarse".

Para Gutiérrez, lo que se produce básicamente es el choque de dos generaciones que enfrentan lo mismo con diferentes herramientas: "Creo que el problema no son las redes o las nuevas tecnologías, sino que muchos docentes no pueden escapar de la manera tradicional de enseñanza, en la que él expone y los demás lo siguen. Cada cambio trae su complejidad y hay que prepararse para enfrentarlo".

"Parte de la pedagogía es saber buscar puntos de interés. Ese es el desafío de los profesores. Renunciar o rechazar los cambios es una manera simplista de afrontar el problema. Además, la clase debe ser un espacio democrático", dijo Gutiérrez, docente de grado y posgrado.

Carlos Pachuk, médico psiquiatra y autor del libro Terapia grupal. Curarse por Internet, explicó a Infobae que "el uso excesivo del celular denota un fenómeno sociocultural actual: hemos pasado de dar un salto antropológico a ser seres biotecnológicos o 'tecnovivos'. Está claro que con el exceso del uso del celular no se puede disfrutar del ocio".

 

¿Sirve prohibirlo?

 

"Lo peor que podés hacer es prohibirlo porque genera una expectativa y ansiedad brutales. Sólo genera que lo saque a escondidas. El mejor indicio es cuando el alumno mira el celular y lo deja rápidamente para seguir con la clase", dijo Leone.

Cómo sacarle provecho

"Es más, el celular se puede llegar a incorporar a la clase porque tenés información al instante al alcance de la mano. Hoy ya es casi un apéndice de la vida, no estar comunicado te limita terriblemente", explicó Leone.

Para Gutiérrez "el uso puede ser positivo", debido a que "los chicos pueden ser muy críticos, ya que tienen la capacidad de chequear lo que dice el profesor en simultáneo".

Ya lo dijo Isaac Asimov hace más de 50 años: las personas del futuro van a estudiar lo que quieran y por su cuenta. Este momento ya llegó.

infobae.com

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios