Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
30 septiembre 2016 5 30 /09 /septiembre /2016 09:21

Por Guillermina Tiramonti. Investigadora de FLACSO y profesora de la UNLP.

El modelo disciplinar de las escuelas resulta de su propuesta pedagógica, o sea, de cómo organizan el proceso de enseñanza aprendizaje y qué roles definen para el alumno y para el docente.

La escuela tradicional, la que se instituyó en el siglo XIX y que marcó a fuego el sentido común de cómo debe ser una escuela, pensó al conocimiento como un conjunto de contenidos que debían ser incorporados por los alumnos, a medida que el docente los iba exponiendo en el frente de la clase, siempre con el auxilio de gráficos, mapas o cuadros.

Aquí los alumnos tienen un rol pasivo: solo deben prestar atención en silencio para registrar lo más fielmente posible aquello que se dice o se exhibe en el frente de la clase.

En las versiones más contemporáneas de esta escuela tradicional hay videos, proyecciones, intercambios entre alumnos y docentes, y trabajos grupales en los que los alumnos deben contestar una serie de preguntas buscando las respuestas en el manual de la materia de que se trate.

Niños y jóvenes, inmersos en el estimulante intercambio que les permiten las nuevas tecnologías, acostumbrados a la simultaneidad y la velocidad de los contactos, al ir venir de textos e imágenes, a la continua e interrumpida provocación de intervenir en el tránsito virtual; deben recortar diariamente una parte de su jornada, para escuchar una serie de clases en las que se les transmite una información que se puede encontrar en Internet o hacer como que se investiga compatibilizando preguntas y respuestas en un manual de clase.

A la compulsión de la quietud, a la obligada atención a lo carente de sentido e interés, le corresponden tumultuosos recreos en los que los alumnos se desahogan de tanta presión.

Hay, claro, otras propuestas pedagógicas, centradas en la creatividad y productividad de los alumnos, quienes allí investigan, resuelven problemas, inventan y construyen hipótesis que ponen a prueba conjuntamente con sus compañeros y docentes.

La disciplina, entonces, es otra.

No se espera el silencio sino el ruido del intercambio y del trabajo compartido. El movimiento que exige el desplazamiento para la consulta y el trabajo.

Aquí el recreo es un momento de descanso o de juego, no de desahogo.

Este modelo ya está presente en numerosas experiencias: en nuestro país, en la región y en muchas otras latitudes donde la tarea escolar se estructura en base a la asociación entre aprendizaje y gratificación, a la inversa de la asociación clásica entre enseñanza y sacrificio.

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios