Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
9 mayo 2016 1 09 /05 /mayo /2016 09:16

Aplazar o no aplazar. Esa es la cuestión. La Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires acaba de reinstalar los “insuficiente”, los “sobresaliente” y los aplazos en sus escuelas primarias. Esta forma de evaluación había desaparecido de los boletines a principio de 2015, cuando la provincia era gobernada por Daniel Scioli. Ahora, bajo la gestión de María Eugenia Vidal, se dio marcha atrás con la medida y desde junio los docentes volverán a esas escalas de calificación.

“Es una medida que devuelve sentido común al sistema educativo: fija un patrón claro respecto de lo que está bien y lo que está mal, y eso ayuda al sistema y a los chicos”, dijo Gustavo Iaies, especialista en Educación y director del Centro de Estudios de Políticas Públicas (CEPP). Para él, “ahora hay que trabajar en que los chicos aprendan y puedan cumplir con el patrón de aprobar”.

Silvina Gvirtz, que estuvo a cargo de la Dirección General de Cultura y Educación provincial entre 2011 y 2012, sostuvo: “Hay un sector que veía un problema en que no hubiera aplazos; se enteró y dijo ‘¡Qué barbaridad!’. Reinstalar los aplazos, creo, es una respuesta más política que técnica hacia esos sectores, pero no transforma el sistema educativo”. Según la pedagoga, “los estudios internacionales demuestran que la repitencia genera baja autoestima y menor rendimiento, y no genera que el chico aprenda más. Medidas así no resuelven el problema de la repitencia sino que sólo le cambian el nombre a las cosas”.

Andrea Alliaud, doctora en Educación, explicó: “El sistema de evaluación que desmantelan hacía hincapié en la trayectoria del estudiante, más que en su rendimiento en un momento preciso. Su virtud era evaluar el recorrido, y creo que tenía buenas intenciones porque no todos los alumnos aprenden al mismo ritmo”. Para la especialista “el desafío es que el sistema de evaluación de las escuelas contemple esos tiempos de aprendizaje diferentes”. En coincidencia con Gvirtz, Alliaud consideró: “Una mala nota puede desestimular el proceso de aprendizaje”.

En la vereda de enfrente se para Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina, que evaluó: “La calidad educativa de la Provincia está en franco retroceso, y esta medida contribuye a mejorar el rendimiento de los chicos. El argumento de que una mala calificación estigmatiza es muy flojo: la única estigmatización es la ignorancia”.

Consultado por Clarín sobre el argumento de que en los últimos años las escuelas se centraron en su rol de contención social y eso, en algunos casos, llevó a apoyar el fin de las “malas notas”, Iaies señaló: “La escuela contiene cuando enseña”. Algo similar aseguró Guadagni: “Esto puede contribuir en el nexo entre los chicos y la escuela porque restaura el valor del esfuerzo del estudio”.

Habrá que ver cómo funcionan estas viejas nuevas calificaciones en las evaluaciones internacionales de Educación.

clarin.com:

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios