Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

Texto Libre

Estadísticas del Blog desde su creación al 31 de julio de 2013

 

 

 Fecha de creación: 19/02/2009
 Páginas vistas:  283 129 (total)
 *Visitantes únicos: 191 825
 Día récord: 05/06/2013 (5720 Páginas vistas)
 Mes récord: 10/2012 (19 456 Páginas vistas)

* Número de personas diferentes que visitaron tu blog en un día

 

 

 

 

visitantes online

reloj para blog html clock for websites contador de usuarios online
16 septiembre 2015 3 16 /09 /septiembre /2015 16:30

Las escuelas de adultos ofrecen la posibilidad de terminar el colegio a quienes tuvieron que abandonarlo por diferentes motivos. Sus aulas reúnen historias de grandes esfuerzos de hombres y mujeres que, al aprender, logran saldar una cuenta pendiente consigo mismos. Algunos, además, aprovechan la formación para el trabajo que estas escuelas ofrecen –de manera totalmente gratuita– para salir del colegio con un título bajo el brazo y herramientas laborales (computación, electrónica, corte y confección, etcétera) al alcance de la mano.

Una de las escuelas que ofrece esta doble posibilidad –terminar la primaria y recibir formación para el trabajo– es la Escuela de Adultos N° 17 Blas Parera, en pleno barrio de Palermo. Su directora, Liliana Fréchou, cuenta: “Los alumnos de escuela de adultos están atravesados por historias de vida muy diferentes. Son un grupo de personas heterogéneas con algunas características comunes que las traen como marcas de vida. El alumno adulto o adolescente que vuelve a estudiar –o que empieza a estudiar– lo hace movido por una necesidad de superarse. Son ávidos de aprender, particularmente los adultos: tienen muchísimo interés en aprender”.

En la mayoría de los casos, sobra el entusiasmo entre los alumnos. El desafío más grande, para ellos, es animarse a empezar: juntar el coraje necesario para atravesar la puerta de la escuela y confesar, a veces con timidez, que no terminaron la primaria. “Algunos vienen muy golpeados, entonces tienen una autoestima muy baja. Ese es uno de los aspectos que más hay que trabajar con ellos. Muchas veces no empiezan porque no se atreven, y otras veces porque no conocen la realidad de las escuelas de adultos, y además tienen un poco de vergüenza”, explica Liliana.

El video que acompaña esta nota repasa las historias de Clara Beatriz Luna (45), Haydeé Quiroga (59), Gloria Bogado (62) y Graciela Costa (51), cuatro mujeres que se decidieron a encarar el proceso de terminar la primaria y, además, sumar herramientas laborales que les permitan proyectar un futuro diferente, convencidas de la potencia transformadora de la educación. Todas coinciden en que el apoyo de sus familias –parejas, hijos, nietos– fue fundamental para ayudarlas a dar el primer paso. “Para mí fue muy difícil volver después de muchos años a estudiar, pero con la colaboración de mis hijos, de mi pareja y de la gente de mi trabajo, me animé. Los profesores son muy buenos y nos tratan de apoyar siempre; nos sentimos muy acompañados. ¡Espero que podamos terminar!”, resume Clara.

A ellas se suma el testimonio de Robert Rwasoka (80), que llegó desde Sudáfrica hace ya muchos años, pero sigue sorprendido por las posibilidades que le ofrece la escuela pública, donde hoy aprende Computación para comunicarse con sus familiares del otro lado del Atlántico. Para él, las aulas de la escuela de adultos demuestran que, a pesar de todo, Argentina puede ser todavía una tierra de oportunidades.

clarin.com

Compartir este post

Repost 0
Published by Polimodalitos
Comenta este artículo

Comentarios